Martha Salazar y Alejandra Jimenez 53e99

El 18 de marzo de 2016 será una fecha histórica para el boxeo mexicano, ya que por primera vez se llevará a cabo en ese país una pelea por campeonato mundial peso pesado (90.8kg/200lb) entre mujeres. 

La campeona mundial Martha “The Shadow” (La Sombra) Salazar, expondrá su corona del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante la retadora mexicana Alejandra “La Tigre” Jiménez. El encuentro se realizará en la Arena Oasis en Cancún, Quintana Roo.  Será una presentación de Golden Boy Promotions, Cancun Boxing y Boxing Time Promotions.

Salazar, nativa de  Ocotlán, Jalisco, México, reside en California, EE.UU. desde los 9 años de edad. Es la primera mexicana en lograr un título mundial peso pesado.  A sus 46 años dice no sentir la edad sobre el ring, y todavía vibrar con el mismo entusiasmo de cuando empezó en el deporte.  Debutó en el boxeo profesional con 31 años de edad, y desde entonces ha realizado 17 combates, con 13 victorias (3KO) y 4 derrotas, sin empates.

Tres de sus cuatro derrotas han sido ante la boxeadora de Cleveland, Ohio, Vonda Ward, por márgenes muy estrechos, con quien ha disputado cinturones mundiales en dos ocasiones.

Salazar obtuvo su primer título mundial en noviembre de 2004, al vencer por nocaut técnico a Pamela London, originaria de Guyana, por el cinturón pesado vacante de la Federación Internacional de Boxeo Femenino.

“The Shadow” se tomó un receso de 6 años, desde febrero de 2007, cuando cayó derrotada por los puños de Ward, estando en juego los títulos peso pesado de la Asociación Internacional de Boxeo Femenino, del CMB y de la Asociación Internacional de Boxeo, hasta su regreso en abril de 2013, cuando derrotó a Sonya Lamonakis.  Salazar alega que era muy difícil encontrar rivales en su categoría, pero que ahora ha visto cómo el boxeo femenino ha ido creciendo y cada vez más muchachas deciden practicarlo.

Salazar logró su segundo título mundial en noviembre de 2014, cuando derrotó por decisión unánime a la trinitaria Tanzee Daniel, en San Francisco, California, llevándose el cinturón peso pesado del CMB.

Blanca Gutiérrez, dueña del gimnasio donde entrena Salazar en San Francisco, California, dijo que “Martha ha estado en el boxeo durante mucho tiempo, ya es una veterana del deporte. Sabe cómo boxear y se ha convertido en una leyenda en la historia del boxeo femenino”.

Ahora la campeona Salazar subirá al ring con la que quizá sea la rival más dura a la que ha enfrentado. En su primera defensa del cinturón verde del CMB, que ganó hace ya 15 meses, el 1.80m (5′ 11″) de estatura, y la fortaleza de “La Tigre” Jiménez, serán un verdadero reto para Salazar, quien mide 1.75m (5′ 9″), pero que está acostumbrada a pelear con rivales más altas que ella. Aunque es más baja que su contrincante, Salazar posee una mejor técnica de boxeo, pelea bastante bien en corto, no rehúye el combate y responde a la presión con buenas combinaciones.

Jiménez,  la retadora nacida en ciudad de México hace 28 años, alega tener ventajas sobre sus rivales: dice ser una peso pesado natural, debido a su estatura y a su contextura física gruesa, mientras que sus rivales son “chaparritas con sobrepeso”, por lo que su fuerza y alcance son mucho mayores que los de ellas.

Sin embargo, Jiménez no echa mano de esas ventajas. Aunque podría aprovechar el alcance que tiene para pelear de lejos, prácticamente no utiliza el jab, pues prefiere la pelea en corto. Tampoco se preocupa por su defensa ni evitar los golpes de las rivales, pues tan pronto suena la campana, avanza recibiendo todo lo que le envían, como si fueran mosquitos zumbando alrededor de su cabeza, buscando conectar ganchos de derecha e izquierda al cuerpo y uppercuts que parecen querer levantar a sus contendientes del suelo. El ímpetu con que se lanza tras sus rivales la hace fallar muchos golpes en un ataque que se aprecia un tanto desordenado.  Cuenta que “En cuanto siento un golpe, es como si se me prendiera un chip, y me voy con todo sobre la rival”.

Desde su debut en octubre de 2014, la “Tigre” está invicta en 5 peleas, ganando 4 de ellas por nocaut. Aunque de adolescente practicó el fútbol y llegó a integrar la selección mexicana en la categoría sub 15, luego abandonó el deporte. Según ella, “le ganaron las fiestas y los amigos”.

Como casi todas las boxeadoras, empezó a ir al gimnasio para bajar de peso. “Un día me quise amarrar los cordones de los zapatos y no pude por la panza, además que me dolían mucho las rodillas.  A los 24 años pesaba 140 kilos.  Entonces busqué un gimnasio para bajar de peso y desde la primera vez me encantó el deporte, y me dije: ‘esto es lo mío’.  Hice un régimen alimenticio y entrené muy fuerte y en seis meses había bajado 50 kilos”.  “La Tigre” Jiménez dice admirar a Jackie Nava, “porque es una atleta completa, no solamente una boxeadora”.

Si todo sale bien para Jiménez, México estaría a las puertas de tener el segundo título mundial peso pesado femenino de su historia.  Ambas púgiles soportan bastante castigo, ninguna conoce la lona todavía, por lo que quizá la preparación física para aguantar todo el recorrido del combate marque la diferencia en la balanza.

Comenta sobre este articulo