Juan Hernandez vs Jesus Silvestre f5102

Antes de desarrollar el tema principal de este material es pertinente aclarar cuatro puntos:

1.- En el boxeo perteneces a la división que puedas llegar a marcar en la báscula durante el pesaje oficial y no importa los kilos que hayas ganado al siguiente día, cuando saltas al ensogado a combatir;

2.- Las divisiones de peso existen por una razón y esa es que cada boxeador pueda pelear en la más adecuada de acuerdo a sus dimensiones corporales, para que sus condiciones físico-atléticas no se vean mermadas el día de la pelea. Y si bien desde la implantación de las reglas modernas hasta la actualidad hemos pasado de ocho a diecisiete categorías de peso, cada una de ellas se creó bajo la misma premisa, que un pugilista combata en la división en la que mejor pueda desempeñar su trabajo;

3.- Cuando un boxeador emigra a una división superior, en realidad está bajando menos peso, ya que por lo regular camina con varios kilos por encima de las mismas y durante su preparación se encarga de ir bajando paulatinamente a través de dietas y ejercicios. Lo que quiere decir que cuando se mueve hacia una división superior está bajando menos peso del que acostumbraba, aunque formalmente se establezca que está subiendo;

4.- El límite de la división de peso paja es de  47.600 kg (105 libras), el minimosca de 49 kg (108 libras), el mosca es de 50.800 kg (112 libras), el súper mosca de 52.200 kg (115 libras) y el del peso gallo es de 53.500 kg. (118 libras).

Entendido esto pasemos al resultado ocurrido el sábado en el combate celebrado en la Arena Coliseo de la Ciudad de México entre los mexicanos Juan “Churritos” Hernández y Jesús “Negrito” Silvestre.

Lastimosamente la pelea se anunció como eliminatoria de título mundial y se aseguró que el ganador accedería a un match ante el campeón mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) el nicaragüense Román “Chocolatito” González. Sin embargo, los boxeadores se enfrentaron a diez rounds en peso gallo y de haber sido eliminatoria lo habrían hecho a doce rounds y en el peso mosca. 

Durante el pesaje oficial celebrado el viernes a las afueras de la Comisión de Box y Lucha Libre del Distrito Federal, Juan Hernández marcó 53.500 kg, mientras que Jesús Silvestre detuvo la romana en 52.200 kg. De lo que se desprende que el primero de ellos llegó hasta la categoría de los gallos y el segundo a la súper mosca.

El 21 de febrero de 2015 en Mónaco, el “Negrito” falló en su intento de apoderarse del fajín paja de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en poder del sudafricano Hekkie Budler y el 29 de agosto del mismo año venció por decisión dividida en ocho rounds al mexicano Mario Andrade en pleito donde pesó 50 kilos.

El “Churritos” se encuentra clasificado como número cuatro del peso minimosca por el CMB (Enero 2016) y lo más cerca que estuvo de esa división fue en su pleito del 12 de octubre de 2013, cuando pesando 49.800 kilogramos derrotó al también mexicano Saúl “Baby” Juárez. En sus siguientes seis compromisos marcó en la balanza pesos que oscilan entre las divisiones súper mosca y gallo.

¿Qué llevó al “Negrito” Silvestre a aceptar un careo ante un adversario mucho más pesado?

Tengo la certeza de que el menos culpable es el propio peleador  y quienes deben de aceptar toda la responsabilidad de la paliza que recibió a manos del “Churritos” Hernández son su entrenador Abel “El Ruso” Rivas y su apoderado Leopoldo González.

Seguramente el aficionado casual se apantalló al ver que durante dos rounds Hernández consiguió lastimar con cada uno de sus golpes a un Silvestre que tuvo que besar la lona en cuatro ocasiones para que el réferi se apiadara de él.

Pero el boxeo no es un juego, el boxeo es un negocio bastante peligroso. Y si estos mánagers no fueron capaces de velar por la salud del “Negrito”, los miembros de la Comisión de Boxeo que sancionó la cartelera debieron de intervenir para evitar esta reyerta tan desigual.

El 7 de mayo en Las Vegas, EE.UU., veremos la misma película y me temo que el pecado será más grande, porque en la misma se discutirá un campeonato del mundo.

Si usted celebró la golpiza que Juan Hernández le propinó a Jesús Silvestre, será uno de los tantos que se emocionen al ver al campeón mediano del Consejo Saúl Álvarez apalear al peso welter Amir Khan.

¡Así pasa cuando pasa!

Video de la pelea:

Comenta sobre este articulo