Gabriel Campillo 7909e

Tras dos reveses consecutivos y convencido de que sus mejores tiempos en el boxeo quedaron en el pasado, el español Gabriel Campillo anunció que cuelga los guantes definitivamente, después de 13 años como púgil profesional.

Catalizador de su despedida fueron los nocauts que sufrió “El Chico Guapo” Campillo ante el ruso Artur Beterbiev (KO-4), en abril y cinco meses después versus el estadounidense Marcus Browne (KO-1), ambos el pasado año.

“Los aficionados al boxeo sabéis que mis dos últimos combates han sido derrotas y no hace falta que llegue una tercera”, dijo Campillo en las redes sociales. “Hay que ser realista y saber que mi mejor momento ya pasó y no va a volver”.

Campillo, de 37 años, debutó frente a su coterráneo David Hernández, el 9 de febrero de 2002 y el pleito finalizó sin decisión (NC) en cuatro asaltos, en Madrid, la capital española.

Después el español hilvanó una racha de 12 triunfos en línea hasta que el ucraniano Vyacheslav Uzelkov lo anestesió en el sexto round, el 13 de septiembre de 2007, en Kiev, Ucrania.

El mejor momento de su carrera ocurrió el 20 de junio de 2009, cuando se impuso por fallo mayoritario al argentino Hugo Garay, en Sunchales, Argentina, donde conquistó la faja semipesada de la Asociación Mundial (AMB).

En la primera defensa del título, Campillo venció por mayoría al kazajo Beibut Shumenov, pero en la revancha, disputada cinco meses más tarde, el cetro cambió de manos, pues Shumenov fue favorecido injustamente por los jueces dos votos contra uno. La prensa estadounidense rechazó el fallo de los oficiales al calificar el resultado como el “Robo del Año”.

Transcurridos dos años, al español nuevamente le arrebataron la posibilidad de obtener el cinturón del orbe, al sucumbir por otro bochornoso resultado dividido frente al estadounidense Tavoris “El Trueno” Cloud, el 18 de febrero de 2012, en el American Bank Center, de Corpus Christi, Texas, donde disputaron la corona de la Federación Internacional (FIB).

La gran mayoría de expertos, incluido el comentarista de Showtime Al Bernstein  estimó que le habían robado el título a Campillo, quien sufrió par de conteos en el primer asalto, pero en lo adelante dominó sin discusión a su oponente y terminó en forma dominante en los últimos asaltos.

“Este es un mundo maravilloso que tiene también una parte menos maravillosa”, añadió Campillo sin ocultar su tristeza por las decisiones injustas y alejadas de lo sucedido sobre el encordado. “La salud debe ser lo primero en la carrera de un boxeador. Los golpes de más los vas a pagar en el futuro”.

Y tiene razón, pues Campillo recibió mucho castigo en estos largos años sobre el encordado, que también incluyeron derrotas antes del límite frente al ruso Sergey Kovalev (KO-3) y ante el polaco Andrzej Fonfara (KO-9), ambas en 2013.

Campillo enfatizó que lo más honesto y lo mejor es poner punto final para no poner en riesgo la salud. Con total convicción dijo que “los golpes de más los vas a pagar en el futuro”.

mjk

Comenta sobre este articulo