Antonio Margarito vs Jorge Paez Jr 53db3

“Después de 22 años de plena dedicación a la profesión que amo, he tomado la decisión de anunciar mi retiro del boxeo”, fueron las palabras de Antonio Margarito el 7 de junio de 2012, seis meses después de sucumbir en pelea revancha frente al puertorriqueño Miguel Cotto, en Nueva York.

El llamado “Tornado de Tijuana” perdió el combate cuando el médico le sugirió al árbitro Steve Smoger que finalizara las acciones en el noveno asalto, pues el ojo derecho del azteca se encontraba completamente cerrado y sin visibilidad.

“Después de mucho pensamiento y haber tenido conversaciones con mi familia y equipo, todos hemos coincidido que ha llegado el momento de colgar mis guantes y comenzar un nuevo capítulo en mi vida”, añadió Margarito con evidente nostalgia ante el trauma, que lo obligaba a concluir su carrera profesional.

El paso tomado parecía responsable y de mucha madurez para evitar consecuencias imprevisibles, si continuaba recibiendo castigo en el rostro y particularmente en la zona orbital.

Pero ahora, a punto de cumplir 38 años y casi cuatro transcurridos desde aquella decisión, Margarito ha tomado de nuevo el camino del ensogado, sin evaluar en toda su magnitud las consecuencias de recibir otra carga de impactos en su dañado ojo.

En respaldo del arriesgado paso que intenta dar Margarito, el Consejo Mundial (CMB) le concedió la autorización para regresar al cuadrilátero, después que el boxeador recibiera el alta médica, tras cumplir con un examen oftalmológico que valoró como se encuentra su visión.

“Estoy listo para regresar después de cuatro años”, afirmó Margarito olvidando sus palabras anteriores, al conocer la autorización del organismo mundial y. “No tengo problemas económicos, quiero que mis hijos me vean pelear, que sepan quién es su padre”.

Margarito se enfrentará a su compatriota Jorge “Maromerito” Páez, el 5 de marzo, en la Arena Ciudad México, de la capital azteca, en un combate pactado a 10 asaltos en la categoría súper welter (154 libras).

LESION ANTERIOR

También conocido por “Tony” o “El Tren Expreso”, Margarito sufrió una lesión anterior, consecuencia del revés unánime ante el filipino Manny “PacMan” Pacquiao, el 13 de noviembre de 2010, en Arlington, Texas, donde disputaron el cetro vacante de las 154 libras, correspondiente al CMB.

Los golpes en la zona orbital de Margarito desembocaron en una cirugía para reparar una retina desgarrada y remover las cataratas de sus ojos, que se convirtieron en obstáculo temporal, aunque finalmente le otorgaron la licencia para pelear contra Cotto.

ESCANDALO EN CALIFORNIA

Margarito tuvo un incidente bochornoso, que se convirtió en escándalo, cuando lo sorprendieron con vendajes alterados en los vestidores del Staples Center, de Los Ángeles, un rato antes del enfrentamiento ante el estadounidense Shane “Sugar” Mosley, en enero de 2009.

Entonces a Margarito le vendaron las manos nuevamente y fue noqueado en el noveno asalto por Mosley, quien dominó de principio a fin el pleito. Junto al revés, la Comisión Atlética de California le revocó la licencia al púgil y a su preparador Javier Capetillo.

ARUM RESPALDA DECISION DE MARGARITO

De acuerdo con fuentes cercanas a Margarito, éste se acercó al promotor Bob Arum hace algunos meses para explicarle sus deseos de regresar al encordado y, sobre todo, para que le diera el respaldo que necesitaba.

Arum accedió a darle la oportunidad, con la condición de que cumpliera los chequeos médicos. Y también se comprometió a interceder con la comisión de California para que le otorguen nuevamente la licencia en Estados Unidos si sale airoso ante Páez Jr.

Comenta sobre este articulo