Sturm vs Chidinov e31bd

El alemán Felix Sturm (40-5-3, un No Contest -18 KO’s-) vuelve a ser noticia.

Sturm, de 37 años, parece revivir el mito del Ave Fénix, tras apoderarse de la faja mundial de peso Súper Medio de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) con una reñida victoria por voto mayoritario a costa del hasta entonces invicto monarca ruso Fedor Chudinov (14-1-0, 0 KO’s), de 28 años.

Parecía que la carrera de Sturm declinaba definitivamente, y el mejor reflejo de su espiral descendente era el balance de sus últimas 10 peleas, previas a su duelo mundialista del 20 de febrero de 2016 con Chudinov, en la Koenig Pilsener Arena, de  Oberhausen, en la alemana región de Westfalia del Norte.

Antes de su agónico triunfo sobre Chudinov (dos jueces le concedieron boletas favorables de 115-113, y un tercero dio puntuación equilibrada 114-114), la carrera de Sturm iba directamente hacia el precipicio: 4 triunfos, 4 derrotas y dos empates, en sus 10 duelos previos.

Una de las derrotas, ante el australiano Sam Soliman, el 1 de febrero de 2013, en Dusseldorf, Alemania, fue considerada NO Contest (resultado anulado), tras comprobarse que el representante de la llamada tierra de los canguros utilizaba drogas y fármacos prohibidos por el reglamento para mejorar su estado físico.

Incluso, el último resultado de esa decena que utilizamos como antecedente, era una derrota precisamente con Chudinov, por decisión dividida, el 9 de mayo de 2015, en Frankfurt, Alemania.

Esta previa, y el invicto de Chudinov, que llegaba a la pelea del 20 de septiembre, en Oberhausen, con una cadena de 14 triunfos a hilo en el boxeo profesional, presagiaban un revés que podía acelerar el final de la carrera de Sturm.

Pero como el Ave Fénix, que según la mitología griega era consumida por el fuego después de 500 años, para resurgir de inmediato de sus cenizas, Felix Sturm, cambió el curso de una historia que muchos anticipaban adversa para él, en una reñida disputa en la que, incluso, recibió un corte en el ojo derecho, como consecuencia de un cabezazo accidental en el décimo asalto.

El comienzo fuerte de Sturm, quien mayoreó en las dos primeras rondas, recibió una contundente respuesta de Chudinov en los rounds tercero y cuarto, cuando el campeón ruso conectó con solidez al cuerpo y la cabeza del retador alemán.

Por fortuna para Sturm, el representante de Rusia que le entregó la corona de la AMB, no es precisamente de los que carga dinamita en sus puños, y la mejor prueba es que Chudinov no ha ganado ninguna pelea antes del límite en su carrera profesional.

Sturm capeó el temporal, y mantuvo niveladas las acciones a partir del quinto asalto.
Es difícil señalar un claro vencedor,  al ver en toda su extensión esa confrontación.

Tal como lo reflejaron  las boletas de los oficiales, afines con la realidad del ring, fue una bronca muy pareja.

Y, tal vez, Sturm inclinó la balanza en su favor en los dos últimos tramos, en los que, paradójicamente, la herida sufrida en el ojo derecho por un cabezazo accidental en el round 10, lejos de amilanarle, le propició un impulso adicional que seguramente validaron los hombres de blanco.

Comenta sobre este articulo