Pedrin Guevara Boxeo Mexico d9080

En 2012, cuando el mexicano Pedro “Pedrín” Guevara echó por la borda su primer oportunidad campeonil, se ganó las críticas de aficionados por poseer un estilo frío y poco combativo. Pero eso no era su culpa, ya que su forma de boxear y la estrategia que desarrolló ante el entonces campeón mundial minimosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) el filipino John Riel Casimero, son acordes a la escuela de su mánager Marcos Hernández. 

La experiencia que le dejó el descalabro ante Casimero hizo que el “Pedrín” comenzara a arriesgar más en sus siguientes enfrentamientos y pronto lo vimos evolucionar en un púgil más completo. Lo que derivó en que en la siguiente chance que le dieron sus promotores, se agenció la corona universal. 

Difíciles contiendas sostuvo ante Raúl García y Armando Torres, pero finalmente cuando fue a Japón a pelear por la correa minimosca vacante del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) encaró la oportunidad con gran diligencia. 

Guevara se convirtió en campeón un 30 de diciembre de 2014 noqueando en Tokio al nipón Akira Yaegashi, al asestarle un gancho al hígado en el séptimo round. 

Su condición de monarca la refrendó en dos ocasiones y en su tercera exposición fue despojado en Sendai, Japón, en un choque con el oriental Yu Kimura. 

Durante los primeros cinco rounds el mexicano fue el amo y señor del tinglado, pero dejó que Kimura se le creciera y a partir del sexto le cedió toda la iniciativa. Provocando que la brecha se fuera acortando a medida que avanzó la reyerta. 

Si bien Pedro Guevara no mereció perder, el match fue muy cercano y un par de rondas mal calificadas lo alejaron de una victoria que hasta la segunda lectura parcial de tarjetas parecía tener en el bolsillo. 

Una de las cartulinas que entregaron los jueces fue de 117-111 en su favor y las otras dos de 115-113 para Kimura. Este redactor anotó la pelea 115-113 para Guevara. 

El pasado sábado en su natal Mazatlán, México, se impuso por decisión unánime sobre el filipino Jether “The General” Oliva, mostrando mucha más agresividad que la que acostumbra.  

“Sentí que debía verme bien y avasallador, puesto que Jether Oliva es un peleador duro, lo sentí. No se cae para nada, por más que le des golpes,” declaró en entrevista posterior a la lucha, agregando que “corregí los errores que tuvimos en el pasado y vamos por el campeonato del mundo, cómo no.” 

Durante el tercer round, Oliva lo lastimó con un fuerte gancho de derecha al mentón que le hizo perder momentáneamente el equilibrio. Sin embargo, segundos después el “Pedrín” logró recuperarse. 

“Afortunadamente la buena preparación que tenemos nos sacó adelante, se me doblaron las piernas, pero yo aguanté,” reconoció Guevara, quien pidió una oportunidad para recuperar la faja que cedió ante Kimura, misma que éste pondrá en juego el 3 de marzo en Japón ante el mexicano Gánigan López. 

En caso de que López sea derrotado, Pedro Guevara tendrá que regresar al país del sol naciente, pero llegará con dos nuevas armas, la primera de ellas es el uso de orejeras por parte de los jueces, que impedirá que los aplausos y gritos del público influyan en su discernimiento, y la segunda, el aviso de los últimos treinta segundos de cada round por parte del anunciador, que fomenta la combatividad e impide que el púgil que se siente ganador del asalto se relaje en los cierres. 

“Tengo una espina clavada con Kimura y le quiero pegar a ese que me quitó el campeonato injustamente […] Voy a ir [a Japón] siempre y cuando haya justicia y voy a ir a noquearlo a ese tipo,” finalizó.

Comenta sobre este articulo