Cecilia Braekhus vs Chris Namus Fight 99b14

No fue mucho lo que pudo hacer la retadora uruguaya Chris Namús, para neutralizar a la múltiple campeona mundial peso welter, Cecilia “Primera Dama” Braekhus, quien regresó mejor que nunca  luego de una fractura en un pie durante su última pelea, que la mantuvo alejada del ring durante 14 meses. Braekhus ganó por decisión unánime, y las tarjetas de los tres jueces dieron un contundente y unánime 100-90, otorgándole todos los rounds a “La Primera Dama” noruega.

El encuentro a 10 vueltas se llevó a cabo el sábado 27 de febrero en el estadio Gerry Weber, en Halle, Nordrhein-Westfalen, Alemania. Estaban en juego los cinturones welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y de la Organización Internacional de Boxeo (OIB), todos en poder de Cecilia Braekhus, quien reina en el peso welter desde hace 7 años, sin que se vislumbre alguien que pueda arrebatarle las cinco coronas que ostenta. La “Primera Dama” extendió su record invicto a 28 victorias (7KO). 

Con una estrategia de golpear y alejarse, manteniéndose en constante movilidad, con un excelente contragolpeo mientras iba en retirada, Cecilia Braekhus logró mantenerse lejos de los puños de la retadora uruguaya Chris Namús, quien a pesar del intenso castigo de la campeona, no se vio en dificultades en ningún momento, soportando el chaparrón y siguiendo adelante, buscando la pelea, como una digna rival.

Braekhus, de 34 años, exhibió un estilo metódico, directo, constante, que no le dio ninguna oportunidad a Namús, insistiendo con su recto de izquierda que penetraba insistente la guardia de la uruguaya.  La campeona puso en juego todos los golpes del manual de boxeo, y sacudió a Namús a lo largo de los diez rounds que duró el combate. Namús también logró conectar buenos golpes arriba y abajo, tratando de disminuir la resistencia de Braekhus, pero la campeona parecía no inmutarse y repelía el ataque de la uruguaya con buenas combinaciones.

Chris Namús, de 28 años, subió al ring con un peso de 66.4kg (146.3Lb), mientras que la campeona detuvo la balanza justo en el límite del peso oficial de la división, 66.6kg (147 Lb).

No hubo round de estudio. En cuanto sonó la campana, ambas púgiles se enfrascaron en un toma y daca, y Namús logró conectar algunos buenos golpes en la humanidad de la campeona, quien repelió el ataque y contragolpeó mientras caminaba hacia atrás.  Braekhus continuó desplazándose por todo el ring, y la retadora detrás, aunque era más lo que recibía la uruguaya que lo que lograba conectar.

La esquina le ordenaba a Namús que buscara las partes bajas de la campeona, que no se centrara tanto arriba.  Namús acecha a la campeona, busca la pelea en corto, pero cada vez que se acerca es recibida con una andanada de golpes de Braekhus, quien evita los golpes de Namús con pasos laterales y saltos hacia atrás. 

Braekhus, quien se muestra muy sólida, sacudió violentamente la cabeza de Namús en varias ocasiones en el tercer round, muy precisa en sus golpes, con mucha puntería.  La esquina de Namús insiste en que golpee abajo, para restarle velocidad y resistencia a Braekhus.

En el cuarto round Cecilia entró un poco más decidida, golpeando arriba y abajo, insistiendo con rectos de izquierda y derecha, ganchos al hígado y al rostro. Braekhus insiste en empujar hacia abajo a Namús, presionándola por la nuca, y el referi detiene un momento la pelea para advertirle que la próxima vez tendrá que penalizarla, porque es algo que ha venido haciendo desde el primer round.

La pelea continuó con una Namús, muy valiente, siempre adelante, aguantando mucho castigo, con una buena preparación física. Aunque Namús es de brazos largos, parece que queda fuera de distancia al lanzar los jabs que se desvanecen en el vacío sin alcanzar su objetivo.  Braekhus sin apurarse demasiado, golpeando desde afuera,  revoloteando alrededor del ring. Namús persiguiendo, sin poder descifrar la defensa de la campeona.

En el séptimo round,  Namús, con la boca abierta, muestra señales de cansancio.  Braekhus apretando un poquito el paso, lanzando más golpes, con una técnica muy superior a la retadora uruguaya. Al sonar la campanada final Namús abrazó efusivamente a Braekhus.

Chris Namús había dicho de la campeona Braekhus: “Ella es una rival de grandísimo nivel, en 2014 fue catalogada como la mejor competidora libra por libra que, para quienes no conocen, es como ‘La Mayweather del boxeo femenino”.  Parece que esos cinco cetros estarán por mucho tiempo todavía guardados en el baúl de Braekhus.

Comenta sobre este articulo