Luis Ortiz vs Tony Thompson Pelea 1529a

Lento y sin ansías de victoria, el estadounidense Tony Thompson fue víctima de los puños del cubano Luis Ortíz, el 5 de marzo en Washington, donde el zurdo caribeño se ratificó como uno de los más atractivos púgiles de la división de los mastodontes.

 Invicto en 25 combates, 22 antes del límite, “King Kong” Ortíz “marcó su territorio desde el inicio al enviar a la lona al púgil local en el primer asalto, también derribado por tercera vez en el sexto, cuando recibió una potente izquierda al rostro, cayó como un pesado fardo sobre las cuerdas  y el árbitro Malik Waleed decidió suspender la reyerta al verlo en malas condiciones.

 Aunque no se puede minimizar el triunfo del caribeño radicado en Miami, “El Tigre” Thompson (40-7-0, 27 KOs) demostró que está muy lejos de su época de esplendor sobre el ring y, fundamentalmente, del que venció en par de ocasiones al también cubano Odlanier “La Sombra” Solís.

 Si tuviera plena conciencia de los innecesarios riesgos que podría afrontar si persiste escalando a los cuadriláteros, Thompson tomaría el camino del retiro sin más dilación, porque su lentitud y falta de pasión solo pueden aportarle lesiones de índole diverso, incluyendo un trauma cerebro-vascular irreversible.

 Y al término de las acciones, Thompson, de 44 años, evaluó con toda franqueza el desempeño de su victimario Ortíz.

 “Es fuerte, como decían”, afirmó Thompson. “Me siento muy triste que mi ciudad natal me haya visto en el declive de mi carrera y no en la mejor época, cuando hubieran visto un mejor peleador, pero mi rival es fuerte como un monstruo”.

 Sin dudas, Ortíz fue el dueño del pleito desde que sonó el primer campanazo, ante un adversario sin movilidad ni ideas y también con una dudosa preparación física. Pero no fue todo coser y cantar, porque el nacido en el archipiélago cubano recibió algunos golpes fuertes, resultado de descuidos en la defensa, que debe erradicar si desea llegar a la cima de la categoría, en la que otros gigantes de mayor calidad y fortaleza pegan con la potencia de un miura.

 “Estoy hambriento y listo para cualquier campeón”, expresó un emocionado Ortíz sobre el ring abrazando a sus dos hijos.  “El boxeo es mi pasión y estoy comprometido con él un ciento por ciento. Me entreno y paso tiempo con mi familia. Trato de destrozar a mi oponente y dejar que mis puños hablen por mí”.

 Nacido en la oriental provincia cubana de Camagüey y con residencia en Miami desde 2010, Ortíz, de 36 años, se había impuesto por nocaut en el séptimo asalto al estadounidense Bryant “By-By” Jennings, el 19 de diciembre pasado, en el Turning Stone Resort y Casino, de Verona, Nueva York.

 Thompson, quien sumaba dos victorias y tres reveses en sus últimas cinco presentaciones, había caído por unanimidad versus su coterráneo Malik Scott, el 30 de noviembre del pasado año en Orlando, Florida.

Comenta sobre este articulo