Tate vs Holm fd74c

Apenas habían trascurrido 30 segundos del segundo round del combate por el título femenil de peso gallo del UFC, que se efectuaba en la MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, EE.UU., cuando Meisha “Cupcake” Tate logró lo que no pudo ninguna otra peleadora que se enfrentó antes a la campeona Holly “La Hija del Predicador” Holm, ponerla de espaldas contra el tapiz.

 Meisha Tate se abalanzó sobre Holly Holm, la tacleó con una técnica de judo llamada ko soto gari, sujetándola de la espalda de una forma parecida al body lock y enganchándole la pierna derecha para que no pudiera escapar del derribo. Al caer al suelo, la entonces campeona quiso impulsar con su pierna a su retadora para transicional a una posición dominante, pero ésta no se lo permitió y se le abalanzó para aplicar una guillotina. “La Hija del Predicador” le alcanzó a trabar una pierna y así evitó que se le montara.

 Con codazos y puñetazos a las costillas y al rostro, Tate trató de abrir la guardia, aunque erró en cada intento. Faltando poco menos de dos minutos para que terminara el asalto, Holm buscó escapar girando hacia su derecha, pero de inmediato “Cupcake” tomó su espalda e inició los trabajos para rendirla con un mataleón. La soberana de los gallos consiguió jalar hacia abajo el brazo izquierdo con el que Tate le rodeaba el cuello, pegó su barbilla al pecho y anuló la estrangulación. Y así esperó a que se consumieran los cinco minutos del asalto, el cual fue contabilizado 10 a 8 en su favor por los tres jueces, pues lo dominó en su totalidad.

 En el tercer round, Holly recuperó el aliento y retomó al control que estaba ejerciendo en el inicio del combate, boxeando desde su guardia zurda y atacando desde la larga distancia con su jab, recto de izquierda y con una variedad de patadas circulares, frontales y laterales a todas las zonas del cuerpo.

 Para el cuarto round la contienda se había enfriado y “La Hija del Predicador” dominaba cómodamente, frustrando los intentos de derribo de su adversaria y tomando ventaja en cada clinch. Y parecía que el quinto recorrería la misma ruta, sin embargo, Meisha Tate consiguió tomar su espalda con un movimiento lateral y la llevó al piso, en donde le aplicó una guillotina. Holly Holm se resistió a pesar de que entró la estrangulación, se incorporó y se propuso lanzar a su contrincante por encima de su cabeza con un giro, pero era demasiado tarde y cayó a la lona desmayada. El réferi detuvo la refriega cuando el cronómetro recorría 3:30 minutos del último round.

 Tate se alzó como nueva monarca gallo femenil del UFC y el objetivo de Holm, de convertirse en una campeona sólida, tendrá que esperar.

 Una vez que tuvo en sus manos el cetro gallo, Meisha Tate dijo a los aficionados que asistieron a la arena que “teníamos un buen plan de pelea, tenía que ser muy paciente, hacer una pelea calculadora y esperar el momento,” y así lo hizo.

 Noche triste para el boxeo, pero una gran noche para las Artes Marciales Mixtas (AMM).