Thompson Ortiz Decision 8a99e

Washington, DC.-La Comisión de Boxeo y Lucha de Washington, Distrito de Columbia, está investigando al juez Lloyd Scaife por la votación que apareció en su boleta durante la pelea entre el cubano Luis Ortíz y el local Tony Thompson, el 5 de marzo, en el DC Armory, de la propia capital estadounidense.

Aunque el zurdo cubano “El Verdadero King Kong” Ortíz (25-0-0, 22 KOs) derribó en tres ocasiones al “Tigre” Thompson (40-7-0, 27 KOs), la última a los 2:29 minutos del sexto asalto, Scaife se inclinó favorablemente a su coterráneo (10-9) en el tercero, cuando sufrió una caída, lo que motivó que los otros dos oficiales dieron el asalto 10-8 al caribeño radicado en Miami.

Alejado desde el comienzo de lo que sucedía sobre el encordado -e igualmente del criterio de sus colegas-, Scaife anotó el primer asalto 10-9 por Ortíz, a pesar de que Thompson sufrió la primera caída en ese período, que debió anotar con diferencia de dos puntos como establecen los reglamentos de los árbitros.

Dueño del pleito desde que sonó el campanazo inicial, Ortíz fue inmensamente superior a Thompson, quien se presentó sin movilidad ni ideas y también con una dudosa preparación física, lo que el fallo emitido por Scaife se convierte en otro lamentable bochorno para el prestigio de los jueces.

La actuación de Thompson, de 44 años, demostró que su futuro inmediato es el retiro, ya que está lejos de su época de esplendor sobre el ring y, fundamentalmente, de la etapa en que venció en par de ocasiones al cubano Odlanier “La Sombra” Solís, campeón olímpico y mundial en las filas amateurs.

Ortíz, de 36 años, pegó en el sexto episodio una potente izquierda al rostro de Thompson, quien fue a la lona y se levantó en malas condiciones, por lo que árbitro Malik Waleed decretó el fin de las acciones.

Lo inaudito es que en ese momento Scaife tenía votación de 48-47 por Ortíz, mientras Tammye Jenkins y Paul Wallace, los otros dos oficiales, mostraron boletas con amplia superioridad  del ganador de 50-43.

“Por suerte no tuvimos que ir a las tarjetas”, dijo Jay Jiménez, gerente de Ortíz, quien está bajo contrato de Golden Boy Promotions.

Según personas cercanas a la Comisión de Boxeo y Lucha de Washington, está previsto que ese organismo emita el viernes un comunicado sobre el fallo de Scaife, que podría desembocar en una suspensión del juez si se comprueba que hubo parcialidad y/o mala intención para favorecer a su coterráneo.

“Todo el mundo está tratando de averiguar exactamente lo que pasó”, dijo una fuente en Washington, que prefirió el anonimato.

Pero al margen del dictamen de la Comisión, el voto de Scaife significa otra mancha para el arbitraje del boxeo, porque nada de lo ocurrido sobre el ring justifica lo que reflejó su boleta. Y en consecuencia parece inevitable que el oriundo de Washington reciba una sanción.