Lucas Matthysse Golpe 00722

Para cualquier boxeador, una libra de más, implica una adición para su pegada. Pero si ese hombre se llama Lucas Matthysse, que ya de por sí tiene “una patada de mulo en su mano derecha”, cualquier incremento de peso corporal lo convierte en una amenaza sobre el ring, que justifica plenamente su sobrenombre de “La Máquina”.

Y es que el pegador de Argentina tiene intenciones de volver a la acción en las 147 libras, exactamente siete más que las que ha marcado en todos sus duelos previos a lo largo de su carrera, realizada íntegramente en el rango de los Ligero-Welters (140 libras).

Porque el argentino Lucas Matthysse (37-4-0, 34 KO’s) quiere regresar a los ensogados el 7 de mayo de 2016, ante un rival aún por determinar, en un pleito que servirá de complemento a la pelea estelar concertada ese día en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, Nevada.

El plato fuerte de la velada tendrá como protagonistas al mexicano Saúl “Canelo” Álvarez y el británico Amir Khan, en bronca en la que estará en juego la faja mundial de peso mediano avalada por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Precisamente, para acoplarse más al ambiente que rodea al “Canelo” Álvarez, y de paso “aprender más” (según sus propias palabras), Matthysse solicitó entrenar en Estados Unidos, como parte del equipo del pelirrojo mexicano que ostenta la corona mediana del CMB.

Tras una inesperada derrota ante el ucraniano Viktor Postol (por nocaut, el 3 de octubre de 2015, en el Stub Hubb Center de Carson, California), el argentino se alejó de los cuadriláteros, para someterse a varias pruebas médicas.

Según confesó el propio Matthysse, el golpe a la cabeza con el cual Postol definió aquel duelo en su favor, le dejó ciego por algunos segundos, y eso causó una preocupación que, afortunadamente fue temporal, pues los exámenes médicos posteriores revelaron que el pugilista sudamericano no sufrió ningún daño serio.

Tan traumático resultó el sorpresivo revés, que el sudamericano llegó a considerar que se había estancado en su desarrollo boxístico, y ello requirió un intenso trabajo de persuación de su promotora, Golden Boy Promotions, que le sugirió retornar en la división Welter.

Como parte de los cambios, Eric Gómez, vicepresidente de Golden Boy Promotions, recibió una solicitud personal de Matthysse para entrenar en el equipo de “Canelo” Álvarez, inspirado en los evidentes progresos que ha experimentado el pecoso nacido en Guadalajara, México.

“La verdad que yo planteé eso a Mariano Arano (su promotor)”, explicó Lucas. “Creo que estoy llegando… no al final de mi carrera, pero quiero seguir aprendiendo cosas, seguir superándome.  Tener nuevos desafíos, nuevas metas”, agregó el potente pegador argentino.  

“Y por ahí sí le dije eso, que me gustaría irme para ésta pelea que viene a una concentración con el equipo de “Canelo” Álvarez”, subrayó. 

“Creo que me estanqué y quiero salir de eso. Y nada, aprender”, fue el razonamiento de Matthysse al reiterar su interés por entrenarse a la sombra de la aún joven (25 años) estrella mexicana, convertida en el principal atractivo financiero del pugilismo profesional, tras la retirada del número uno de todos los tiempos en ganancias, el estadounidense Floyd Mayweather Jr. 

Para su pelea del 7 de mayo, Matthysse inició su preparación del 1 de enero del presente año, en suelo argentino.

“Lo que más deseo ahora es volver a la acción. Y nunca, nunca más, decepcionar a mis fans, que sé me siguen respaldando y nunca han perdido la confianza en mí”, concluyó Lucas.

Comenta sobre este articulo