Adrien Broner Dinero aec9e

La carrera boxística del estadounidense de 26 años Adrien Broner (31-2-0, 23 KO’s) pende de un hilo.

Broner se apoderó de la faja de campeón del mundo de las 140 libras reconocida por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), al noquear al ruso Khabib Allakhverdiev, el 3 de octubre de 2015, en la US Bank Arena de su natal Cincinnati.  Este 1 de abril de 2016, Adrien tenía previsto defender su corona.

Y es que ya no se debate si Broner podrá defender su título mundial reconocido por AMB, en una pelea contra el británico residente en Estados Unidos Ashley Theophane, pactada en el DC Armory, de Washington DC, la capital estadounidense.

Se debate si merece continuar en el pugilismo.

¿Volverá a ser perdonado tras su último atraco? Y la palabra está bien empleada: atraco.

“El Problema” Broner, tal como él mismo se autodenomina, se ha convertido en un peligro social y constituye una amenaza para el prestigio del boxeo profesional.  Y no es la primera vez que el afro estadounidense nacido en Cincinnati enfrenta los rigores de la justicia por su inestable comportamiento social.

En la madrugada del  21 de enero de 2016, tras perder una elevada suma de dinero en apuestas con otra persona, Broner, convertido en un taimado delincuente, decidió recuperar por la fuerza el monto, y oculto en las sombras de un callejón esperó a su víctima, a la que tras amenazar con una pistola, le exigió le entregara todo el efectivo que portaba.

Para garantizar el éxito de su atraco, Broner golpeó con sus puños de pugilista profesional al individuo, hasta dejarlo inconsciente, y acto seguido tomó el dinero y se marchó, según el texto del expediente judicial abierto en su contra en Cincinnati, informó la página oficial de la AMB, que a su vez se remitió a un reporte de TMZ deportes.

Broner fue alguna vez un prometedor pugilista que seguía las huellas de su ídolo, el retirado multicampeón y compatriota Floyd Mayweather Jr., el deportista mejor pagado en la historia del deporte profesional.

Fanfarrón al extremo, Broner llegó a decir “ya se fue Floyd.  Ahora quedo yo”, en alusión al retiro anunciado por Mayweather Jr.

Muchos expertos consideran que sus problemas de conducta han afectado la carrera de Broner, quien en más de una oportunidad ha escalado el ring en deuda con el gimnasio, y en franco menosprecio de sus oponentes.

Es posible que esa actitud mucho haya pesado en las dos derrotas que ha sufrido en su carrera, ambas por votación unánime, ante el argentino Marcos René Maidana, el 14 de diciembre de 2013, en el Alamodome, de San Antonio, Texas, y frente a su coterráneo Shawn Porter, el 20 de junio de 2015, en el MGM Grand, de Las Vegas, Nevada.

Sin dudas talentoso, este problemático Broner muchas veces opacó su imagen de luchador sobre el encerado con sus actitudes altaneras, y sus payasadas previas y posteriores a los combates.

Ora un peine que su padre la pasa sobre el cabello mientras camina hacia el ring, o cuando contesta preguntas de los reporteros; ora una vestimenta extravagante; ora movimientos de burla ante sus oponentes, forman parte del nefasto repertorio de payaso que Broner ha presentado a los fanáticos del boxeo.

Es una lástima, porque este muchacho pudo llegar lejos en el boxeo de paga. Pero no creo que este último acto repudiable sea pasado por alto, y si se comprueban los hechos, sería una adición de mucho peso a la lista de actos antisociales que “El Problema” Broner ha protagonizado.

Y ese pudiera ser el fin de su carrera, porque Broner, es un problema demasiado grande para el boxeo.

Comenta sobre este articulo