Manny Pacquiao Retiro 85bcf

Se dice que el 9 de abril de 2016, cuando enfrente al estadounidense Tim Bradley (31-1-1), el astro filipino Manny Pacquiao (57-6-2, 38 KO´s) estará disputando la última pelea de su fructífera y lucrativa carrera como boxeador profesional. 

¿Será definitivo su adiós? Parece un paso lógico, si se miran su historial, en el que se le reconocen títulos mundiales en ocho categorías de peso (aunque en realidad existe un par de la Revista “The Ring” que parecen más emblemáticos que reales), y también la fortuna acumulada en su trayectoria, pues se calcula que ha conseguido ingresos superiores a los 200 millones de dólares. 

Vista esta realidad, tiene sentido que Pacquiao, de 37 años, cuelgue los guantes tras su duelo con Bradley en la Garden Arena del MGM Grand de Las Vegas, Nevada, y se dedique por completo a una carrera política que ya la ha deparado un puesto como congresista en su natal Filipinas, y que pudiera convertirle en Senador, tras los comicios previstos el 6 de mayo de 2016. 

Pero ni el influyente empresario estadounidense Bob Arum, ejecutivo de la promotora Top Rank, ni el famoso entrenador Freddie Roach quieren que eso suceda. 

Ellos consideran que Pacquiao, un seguro miembro del Salón de la Fama, y un indiscutible ídolo de multitudes en todo el mundo, sigue siendo una mina de oro de la cual aún pueden extraerse lucrativas ganancias. 

Arum ha mostrado su lado “democrático” gritando a los cuatro vientos su disposición de aceptar el retiro de Pacquiao, en aras de que se dedique por completo a la política, aunque se sabe que entre bambalinas refresca a todos la memoria con la letra del contrato Top Rank-Manny Pacquiao, vigente hasta finales del 2016. 

Roach, por su parte, no se resigna a dejar escapar tanto talento, y ha dicho a la cadena HBO que le gustaría ver a Pacquiao enfrentando a Floyd Mayweather Jr. en un “remake” de la muy promocionada, e inmensamente lucrativa “Pelea del Siglo”, que fue el mayor éxito financiero en la historia del deporte profesional…aunque un fiasco como espectáculo deportivo. 

Mucho más lejos ha llegado el habilidoso estratega: “Me encantaría que Manny (Pacquiao) se calzara los guantes para pelear con el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez.  No crean que estoy loco. Manny puede ganarle a “Canelo”.  A él siempre le ha ido bien contra los “grandotes”. Él (Pacquiao) tiene el potencial suficiente para derrotarlo (a “Canelo”). 

¿Son los anticipos aún tímidos de un par de mega combates que están por venir? 

¿Está Freddie Roach negociando en las sombras, y seguramente con el visto bueno del promotor Bob Arum, para allanar el camino hacia otros dos pleitos más de su discípulo, contra “Canelo” Álvarez y Floyd Mayweather Jr? 

Al menos, existe una intención.  Aunque Roach dejó entrever que todo depende de que Manny Pacquiao no consiga el puesto de senador para el cual se está postulando, porque el famoso preparador comprende que dos carreras tan complejas, -la de boxeador y la de político-, son muy difíciles de llevar al mismo tiempo. 

Lo cierto es que, aunque se ha ratificado que será su última pelea, es muy posible que el 9 de abril, en Las Vegas, el célebre Manny Pacquiao no esté lanzando ante Tim Bradley los últimos golpes de su carrera como pugilista de paga. 

Porque como dice el refrán: por dinero baila el mono.  Y un par de carteleras que tengan de protagonistas a un trío formado por Manny Pacquiao, Floyd Mayweather Jr, y Saúl “Canelo” Álvarez, parece tener garantizado el éxito financiero. 

Aunque parezca ilógico, y haya que regresar a la actividad a un Floyd que ya está oficialmente retirado, así como mantener boxeando a un hombre que cumplirá 38 años, y que ya no puede dedicarse por completo al deporte, en medio de sus compromisos políticos, para enfrentarlo incluso a un joven de 25 años como “Canelo” Álvarez, que puede pesar 30 libras más el día que se suban al ring.

Comenta sobre este articulo