Manny Pacquiao Beat Bradley 8b46d

Manny Pacquiao (57-6-2, 38 KO´s) no necesita demostrar que es superior a Timothy Bradley Jr. (33-1-1, 13 KO´s). 

De hecho, el Pacman de Filipinas ha superado sobre el ring en par de oportunidades al estadounidense que se hace nombrar “La Tormenta del Desierto”, aunque las cronologías boxísticas registran una victoria para cada uno.

El 9 de abril de 2016, en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada, Pacquiao y Bradley se enfrentan por tercera vez en un duelo pactado en la categoría welter, como los dos anteriores, en el cual el tagalo intentará noquear a su “rocoso” contrincante afro norteamericano.

El estadounidense Freddie Roach, reconocido entrenador del tagalo, quiere que su discípulo gane esta vez por la vía del cloroformo, para ratificar su predominio sobre un oponente al cual dominó claramente en dos duelos previos, los días 9 de junio de 2012 y 12 de abril de 2014, aunque los jueces concedieron un escandaloso triunfo dividido a Bradley en el primero de los enfrentamientos.

Al repasar la historia de los combates previos salta a la vista que tanto en 2012 como en 2014 Pacquiao superó sin contratiempos a Tim Bradley.

En ambas ocasiones, el filipino de 37 años mostró la potencia en el golpeo con ambas manos, así como la velocidad de brazos y piernas que le han convertido en campeón del mundo en ocho divisiones, y en un ídolo de multitudes que es candidato indiscutible al Salón de la Fama.

A pesar de su relativa juventud (32 años) y su indiscutible fortaleza física, Bradley no parte como favorito ante el ícono del archipiélago filipino.

No obstante, algunos analistas estiman que Pacquiao ya no es el mismo implacable atacante que encontró Bradley en su camino previamente.

Al respecto, resaltan la huella que pudiera haber dejado una lesión en el hombro derecho de Manny, que fue justamente la principal limitación con la que asumió la llamada “Pelea del Siglo”, que terminó en una derrota por unanimidad ante el estadounidense Floyd Mayweather Jr., el 2 de mayo de 2015.

En el medio, también se presume que ya el Pacman no está ni tan motivado, ni tan enfocado en el boxeo, como consecuencia de su vinculación a la política de Filipinas, donde alcanzó una plaza en el congreso, y aspira a una silla senatorial por espacio de seis años, en comicios previstos en mayo de este año.

Manny, por su parte, considera el duelo con Bradley como su “despedida del pugilismo”, aunque el entrenador Freddie Roach, y el promotor de Top Rank, Bob Arum, tienen esperanzas de que el tagalo dispute al menos un par más de lucrativos pleitos, y se han hecho públicos los nombres del hoy retirado Floyd Mayweather Jr. y del mexicano Saúl “Canelo” Álvarez.

Roach ha preparado mentalmente a su pupilo para que liquide a Bradley: “He hecho hincapié para que no se inhiba (Pacquiao) a la hora de hacerle daño a Tim (Bradley)”, ha dicho Freddie Roach.

“Manny a veces castiga a sus adversarios, pero una vez que los ha dañado, se asegura de obtener una ventaja clara sin esforzarse por noquearlos, y en esta oportunidad le he explicado que él tiene que liquidar.  Que tiene que mostrar todo su potencial”, ha puntualizado el entrenador.   

Según el punto de vista de Roach, una demostración de contundencia ante un pugilista de la fortaleza y el alto nivel de Bradley podría convencer a Pacquiao de que puede extender un poco más su actividad sobre los cuadriláteros.

En el caso de los combates precedentes con Bradley, el 9 de junio de 2012, un par de jueces, Duan Ford y C.J. Ross, fueron los únicos que consideraron vencedor al estadounidense.  Tan escandaloso fue el fallo, que ambos oficiales fueron suspendidos y en la actualidad no imparten justicia.

Gracias al regalo de Ford y Ross, Bradley preservó entonces su invicto en 29 presentaciones como profesional, una condición que perdió ante el propio Pacquiao, el 12 de abril de 2014, cuando el filipino golpeó en proporción de tres a uno, y los hombres de blanco le premiaron con un triunfo por votación unánime.

Comenta sobre este articulo