Roman El Chocolatito Gonzalez Boxeador cd788

Aunque el puertorriqueño McWilliams Arroyo asegura que no lo intimida el récord del astro nicaragüense Román González, la casi totalidad de los analistas del boxeo se inclinan por un triunfo por la vía del cloroformo del centroamericano, quien defenderá por cuarta ocasión la faja mosca del Consejo Mundial (CMB).

Al margen de su criterio personal, el gemelo McWilliams (16-2-0, 14 KOs) afrontará el 23 de abril, en el Forum, de Inglewood, California, el combate más difícil de su carrera profesional, que comenzó en 2010  y le obligará a mostrar exquisita defensa y resistencia granítica para llegar al límite de los 12 asaltos.

Porque “Chocolatito” González (44-0-0, 38 KOs), considerado el mejor libra por libra en la actualidad, suma 10 triunfos consecutivos por la vía del sueño y 15 en las 16 últimas peleas, lo que revela que salvo una impensable sorpresa, el boricua Arroyo tiene pocas opciones de finalizar de pie al término del enfrentamiento.

Con un triunfo y un revés en sus dos recientes ascensos al cuadrilátero, Arroyo, de 30 años, estima que “es ahora o nunca” cruzar guantes frente a González. “Tengo la mente clara y sé que es un gran campeón, pero mi sueño es conquistar una corona profesional y quiero aprovechar esta gran oportunidad.

Ubicado en quinto lugar en la OMB y el undécimo de la FIB en las 112 libras, Arroyo se impuso por nocaut técnico en el tercer episodio al zurdo mexicano Víctor “Pelón” Ruíz, el 11 de abril del pasado año, en el coliseo José M. Agrelot, de San Juan, la capital de Puerto Rico.

Siete meses antes, el boxeador oriundo del municipio de Fajardo, en el nordeste de la Isla del Encanto, había sucumbido por fallo dividido ante el Amnat Ruenroeng, en Tailandia, donde intentó arrebatarle al local la faja mosca de la Federación Internacional (FIB).

Arroyo y su grupo estimaron que la votación no fue justa y que los oficiales se inclinaron más por el entusiasmo del público, que por lo sucedido sobre el cuadrilátero.

 “Tengo 30 años de edad y mucha experiencia como boxeador”, afirmó Arroyo. “En los próximos cinco años no adquiriré más experiencia, por lo que esta es la oportunidad de la vida, la acepté y la voy a aprovechar”.

Arroyo reconoció la indiscutible calidad de González porque “merece lo que tiene y lo respeto. Pero no subiré al encordado con preocupaciones en mi cabeza. Mi mente está en ganar la pelea y haré todo lo posible por lograrlo”.

“Chocolatito” alcanzó tres victorias en 2015, que condujo a ESPN a elegirlo como el más sobresaliente en esos 12 meses, por delante del mexicano Saúl “Canelo” Álvarez y el kazajo Gennady Golovkin, ambos con excelentes resultados en la temporada.

El púgil nacido en el barrio La Esperanza, de Managua, la capital nicaragüense, cerró el año ofreciendo una magistral demostración ante el estadounidense y ex campeón mundial Brian “El Hawaiano Punch” Viloria, al que demolió en el noveno asalto, el 17 de octubre en el emblemático Madison Square Garden, de Nueva York, donde el vencido salió con mucha agresividad e intercambiando metralla con González, quien poco a poco impuso el ritmo de las acciones y terminó aniquilando a su adversario.

Sin menospreciar a su adversario y como siempre acostumbra, González explicó que Arroyo es un buen púgil, que combina bien sus manos, por lo que debe estar bien física y mentalmente para no permitirle libertades que pongan en peligro el resultado.

No obstante, González aseguró que si Arroyo no evita los intercambios “sentirá mi pegada, saldrá demasiado golpeado y estoy seguro se va a caer. No sé en que asalto ocurrirá, pero puedo asegurar que estoy al ciento por ciento de mi condición física y si se faja conmigo, se cae”.

El pleito González-Arroyo será de respaldo del que efectuarán el kazajo Gennady “GGG” Golovkin y el estadounidense Dominic Wade, en el que el europeo expondrá sus títulos de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB) y los regulares de la Federación Internacional (FIB) y la Organización Internacional (OIB), así como el Interino del Consejo Mundial (CMB), todos en la categoría mediana (160 libras).

Comenta sobre este articulo