Wade vs Golovkin 086dd

De acuerdo con el criterio generalizado, el estadounidense Dominic Wade (18-0-0, 12 KOs) tiene pocas probabilidades de mantener imbatido su récord cuando enfrente al múltiple campeón kazajo Gennady Golovkin, el sábado 23 de abril, en El Forum, de Inglewood, California. Expertos y fanáticos estiman que Wade será la víctima 22 consecutiva por la vía del sueño de Golovkin, uno de los mejores púgiles de la actualidad.

Un detalle revelador es que las apuestas favorecen 16-1 a Golovkin (34-0-0, 31 KOs), quien defenderá la corona de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), las regulares de la Federación Internacional (FIB) y la Organización Internacional (OIB), así como la interina del Consejo Mundial (CMB).

Pero, ¿realmente Dominic Wade es un adversario con credenciales suficientes para enfrentar a “GGG” Golovkin? Sin dudas, la respuesta es un NO rotundo.

Resulta necesario explicar que Wade, de 26 años, rivalizará casi por accidente con el potente pegador kazajo, ya que otros púgiles con mayores méritos pusieron pies en polvorosa o buscaron excusas para no aceptar el peligroso reto.

En su intento por unificar títulos, Golovkin y sus representantes hicieron una propuesta económica al recién coronado británico Billy Joel Saunders, pero éste indignado rechazó la oferta monetaria, alegando que merecía más dinero.

El estadounidense Tureano Johnson (19-1-0, 13 KOs), primero en la clasificación de la FIB y retador obligatorio de Golovkin, se asegura que sufrió una lesión en el hombro durante los entrenamientos y es muy posible que tenga que pasar por el quirófano para corregir el trauma, que lo invalida de un pleito cercano versus el astro europeo.

Días antes de conocerse la presunta lesión de Johnson, este expresó que no le temía a Golovkin como él asegura le ha ocurrido a todos los rivales del kazajo antes de escalar el cuadrilátero.

Ante ese panorama, la FIB dio el visto bueno a Wade (18-0-0, 12 KOs), tercero de la clasificación de las 160 libras, ya que Johnson ocupa la primera posición y la siguiente se encuentra vacante.

“Nadie me da la más mínima posibilidad de ganar, pero estoy muy motivado y les digo a todos que ni lo más conocedores pueden saber lo que ocurrirá en un combate de boxeo”, dijo Wade con evidente optimismo, a través de una conferencia telefónica.

Wade expresó que es consciente de la extraordinaria calidad de Golovkin, pero están subestimando lo que él puede hacer sobre el encordado y “esa noche voy a demostrar mis verdaderas cualidades”.

En su más reciente presentación, Wade se impuso por controvertido fallo dividido al veterano australiano Sam “King” Soliman, el 26 de junio último, en Shelton, Washington, donde el derrotado recibió cuenta protectora en el cuarto round.

Ex campeón del orbe, precisamente de la FIB en las 160 libras, Soliman, de 42 años, es el único oponente de relevancia en la trayectoria de Wade, quien debutó con triunfo por nocaut en el primer episodio, frente a Chris Davis, el 14 de marzo de 2009, en Tunica, Mississippi.

Pero Golovkin, también como “El Asesino con Cara de Niño”, no ha llegado al límite de los asaltos programados desde junio de 2008, cuando el retirado francés Amar Amari logró cumplir el recorrido completo, pero cayó en forma unánime e inobjetable.

La última víctima de Golovkin, de 33 años y nacido en Karaganda, Kazajstán, pero con residencia actual en Los Ángeles, California, fue el canadiense David Lemieux, anestesiado en el octavo rollo, el 17 de octubre, en el Madison Square Garden, de Nueva York.

“No sé mucho de Wade”, dijo Golovkin hace pocos días durante un receso en su campo de entrenamiento en el gimnasio Summit Gym, de Big Bear, California. “Pero este combate, como todos, es muy importante para mí, por lo que estaré listo y enfocado para salir vencedor”.

Un revés sería desastroso en la carrera de Golovkin. Pero ese resultado es tan poco probable, que no figura en la mente de ningún conocedor. Porque Wade, diga lo que diga, no es rival para el astro nacido en Karaganda, Kazajstán y residente actual en Los Ángeles, California. Incluso sería una gran sorpresa si llega de pie hasta el límite de los 12 asaltos.

Comenta sobre este articulo