Gonzalez Golpea Arroyo 6ecdc

 Hay victorias pírricas, cuyo resultado enaltece más al derrotado que al vencedor. Pero hay otras en las que el mejor hombre sobre el ring gana con total claridad, sin discusión, y el derrotado también se lleva las palmas del respetable por ser un digno rival frente a un púgil que lo aventaja en nivel, experiencia y resultados.

 Este fue el caso del combate entre el nicaragüense Román González, campeón mundial mosca del Consejo Mundial (CMB) y el puertorriqueño McWilliams Arroyo, en pelea de respaldo, efectuada el 23 de abril, en El Forum, de Inglewood, California, donde el monarca obtuvo con toda justeza una amplia e inobjetable decisión unánime.

 Pero hay detalles que resaltar en el emotivo enfrentamiento, tales como que “Chocolatito” González elevó a 45 los triunfos sin conocer el fracaso en las filas rentadas y se acerca a la marca de 49 con la que se retiró el astro estadounidense Floyd “MoneyMan” Mayweather.

 También que el gemelo Arroyo (16-3-0, 14 KOs) detuvo con su buen desenvolvimiento una racha de 10 victorias sucesivas por la vía del sueño del púgil centroamericano, que además había derribado a 15 de sus 16 anteriores oponentes.

 González, de 28 años, ratificó que su reconocimiento como “Mejor libra por libra” del mundo no es obra de la casualidad, ni un regalo de los que otorgan ese mérito, ni mucho menos que sus representantes le buscan contrarios que le permitan engordar su trayectoria.

 Aunque Arroyo pudo llegar al límite de los 12 asaltos, lo hizo gracias a su excelente preparación y resistencia físicas, porque González ofreció lo mejor de su repertorio: variedad y precisión en el ataque con ambas manos, rapidez y una buena defensa, en la que incluía sus movimientos de torso y desplazamientos laterales y hacia atrás.

 Arroyo tuvo su mejor momento en el primer asalto cuando impactó con repetidas combinaciones a González. Pero el campeón hizo ajustes y a partir del segundo dominó ampliamente las acciones y pegó en mayoría, incluso con sólidos golpes de poder, que no lograron llevar a la lona al boricua, quien cerró el desafío intercambiando violentamente con el oriundo de Managua, la capital pinolera.

 Ubicado en quinto lugar en la OMB y el undécimo de la FIB en las 112 libras, Arroyo venía de un éxito por nocaut en el tercer asalto ante su coterráneo Víctor “Pelón” Rúiz, el 11 de abril del pasado año, pero siete meses antes había sucumbido por fallo dividido ante Amnat Ruenroeng, en Tailandia, donde intentó arrebatarle al local la faja mosca de la Federación Internacional (FIB). Arroyo y su grupo estimaron que la votación no fue justa y que los oficiales se inclinaron más por el entusiasmo del público, que por lo sucedido sobre el cuadrilátero.

Comenta sobre este articulo