Berto Vence Ortiz 2 4a756

Gracias al poder de sus puños, Andre Berto se desquitó convincentemente del revés que le había propinado Víctor Ortíz por fallo unánime hace cinco años y ahora lo anestesió en el cuarto asalto, el 30 de abril, en el StubHub Center, de Carson, California.

 Una poderosa derecha en gancho de Berto, que entró como un fulminante rayo hacia el rostro de su coterráneo Víctor “Vicio” Ortíz al inicio del fatídico cuarto episodio, fue el comienzo de lo que segundos después se convirtió en victoria del también estadounidense de raíces haitianas Berto.

 Después que el zurdo Ortíz (31-6-2, 24 KOs) se levantó y el árbitro Jack Reiss le hizo la cuenta protectora, Berto (31-4-0, 24 KOs) salió como tromba en busca del derribado. Una avalancha de golpes que impactaron en la anatomía de Ortíz lo llevaron nuevamente a la lona.

 Ortíz se encontraba visiblemente mareado y Reiss decidió detener el combate para evitarle una golpiza innecesaria, pues no respondía con precisión a las órdenes del tercer hombre sobre el cuadrilátero.

 “Cuando él cayó, sabía que la pelea estaba terminada. Sentí que lo había lastimado, por eso fuí sobre él y ya no pudo asimilar el poder de mis puños”, expresó Berto con evidente satisfacción por el resultado. “Me sentí de lo mejor, es un regreso victorioso para mí”.

 El primer asalto resultó de estudio casi absoluto con Berto avanzando hacia su rival y Ortíz en pleno retroceso, ambos tomando distancia, sin arriesgar demasiado. Tres minutos de poca acción, solo alterado en los finales por un cabezazo accidental, que hizo aparecer la sangre en la cabeza de Ortíz.

 En la siguiente fracción se incrementaron ligeramente los intercambios sin llegar a convertirse en duelo violento, pero con algunos golpes fuertes por los dos lados. A escasos segundos del campanazo, Ortíz conectó un recto de izquierda al rostro de Berto y éste cayó sentado sobre el cuadrilátero que no tuvo mayores consecuencias, porque se levantó en buenas condiciones y quedaba poco tiempo del parcial.

 “No estaba lastimado cuando me derribó en el segundo asalto”, dijo Berto al concluir la pelea. “Estaba molesto conmigo mismo, por haber permitido que me conectara”.

 Más animados salieron ambos en el tercero, Berto pegó con fortaleza con su mano derecha, aunque también recibió impactos que no llevaban suficiente potencia como para minar la resistencia del haitiano-estadounidense.

 El 11 de abril de 2011, “Vicio” Ortíz se impuso unánime a Berto en un duelo de constantes intercambios –y caídas-, que se convirtió en candidato a “Pelea del Año” y le permitió al ganador adueñarse de la corona welter del Consejo Mundial (CMB) en poder del vencido.

 En aquella ocasión, Berto besó la lona en el primer asalto, Ortíz en el segundo y ambos cayeron por la acción de los golpes de su adversario en el sexto. También el ganador fue sancionado con un punto en el décimo por pegar en la parte posterior de la cabeza de Berto.

 Unos meses después, Ortíz conquistó el título de la Federación Internacional (FIB) al imponerse por abandono en el quinto asalto al esloveno residente en Alemania Jan Zaveck, a quien el médico de turno no le permitió continuar por falta de visión en el ojo derecho, en Biloxi, Mississippi.

 “He mejorado mucho desde la primera vez que me enfrenté a Ortíz”, explicó Berto antes de la revancha a ESPNDeportes. “Yo era un peleador joven, que no tomó esa pelea con seriedad, subestimé a mi rival, ahora soy un peleador más maduro”.

 Ahora con 32 años, Berto venía de sufrir una revés unánime ante el retirado Floyd “MoneyMan” Mayweather Jr., el 12 de septiembre del pasado año, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde disputaron la faja de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y el regular del Consejo Mundial (CMB), en las 147 libras.

 “Vicio” Ortíz, por su parte, sumaba dos triunfos, el más reciente por nocaut técnico en el octavo capítulo ante Gilberto Sánchez, el 12 de diciembre pasado, en el AT&T Center, de San Antonio, Texas. Convincente resultó el desempeño de Ortíz, que derribó a su rival en el primero y el tercer asaltos.

 Tras imponerse a Berto, Ortíz sufrió tres fracasos consecutivos ante Floyd Mayweather Jr., Josesito López y Luis Collazo, todos antes del límite.

 El traspié ante “MoneyMan” Mayweather ocurrió debido a una ingenuidad de Ortíz, quien debido a un cabezazo, fue penalizado con un punto en el cuarto asalto por el árbitro Joe Cortéz. Instantes después de la sanción, Ortíz se acercó con la guardia baja, lo que aprovechó el hábil Mayweather Jr. para propinarle un derechazo que lo puso fuera de combate.

 Quizás tan dramática como aquella resultó la siguiente derrota, pues Ortíz se vio obligado a abandonar el combate en el noveno asalto ante Josesito López, consecuencia de una fractura en la mandíbula en el cuarto round.

 “Sentía un dolor terrible y le dije a mi esquina que necesitaba detener la pelea”, explicó Ortíz, todavía con cierta molestia por la respuesta de sus preparadores. “Ellos dijeron que estaba mintiendo y no quisieron parar el combate. Así que después de otros cinco episodios decidí no continuar peleando. ¿Puedo ser criticado por eso?”.

 Contra el zurdo Collazo, ex campeón mundial de la Asociación Mundial (AMB), Ortíz fue sorprendido por un gancho de izquierda en el segundo round, que lo anestesió totalmente y obligó al árbitro Benjy Estévez a concluir las acciones.

 Después del fracaso, Ortíz tomó un período de 11 meses de descanso y en el regreso venció por nocaut en el tercer asalto al estadounidense Manuel Pérez, en diciembre de 2014. Casi un año más tarde, aplicó también la anestesia en el octavo asalto al mexicano Gilberto “Látigo” Sánchez.

Comenta sobre este articulo