Freddie Roach asegura que Viktor Postol derrotará a Terence -Freddie Roach es uno de los más avezados y exitosos entrenadores de los últimos años. Y también uno de los técnicos más polémicos, que defiende a ultranza a sus discípulos, sin importarle el riesgo que toma, ni las consecuencias de sus palabras.

Como ha hecho en el pasado en pleitos trascendentales, Roach ahora aseguró que el ucraniano Viktor Postol (28-0-0, 12 KOs) derrotará al estadounidense Terence Crawford (28-0-0, 20 KOs) el 23 de julio, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde el ganador ostentará las coronas de la Organización Mundial (OMB) y del Consejo Mundial (CMB) de las 140 libras.

“El Cazador” Crawford, de 28 años, expondrá la faja de la OMB, en tanto “El Hombre de Hielo” Postol, de 32, someterá la del CMB, que conquistó por sorpresivo nocaut ante el argentino Lucas “La Máquina” Matthysse, el 3 de octubre pasado, en el StubHub Center, de Carson, California.

“Aunque resulta casi desconocido en Estados Unidos, Viktor es un gran boxeador, un gran deportista y estoy convencido que él ganará este combate”, dijo Roach vía telefónica desde su gimnasio, el Wild Card Boxing Club, en Hollywood, California.

“No tengo la menor duda que será un pleito muy fuerte y exigente”, añadió Roach, quien al igual que el recién fallecido Muhammad “El Más Grande” Alí padece del Mal de Parkinson, una enfermedad que no ha logrado impedirle que se mantenga completamente activo en la disciplina. “Estoy muy emocionado por la pelea contra Crawford, pero vamos a conquistar la victoria”.

Muy fuerte y con gran resistencia física, Postol, de 32 años y radicado en Los Angeles, California, viene de aplicar el cloroformo en el décimo capítulo al argentino Lucas “La Máquina” Matthysse, igualmente reconocido por la potencia de sus puños y que partía como favorito para apropiarse del título por la vía del sueño, pero fue “El Hombre de Hielo” Postol el que puso fin al combate a través de sus impactos.

Vale señalar que resultó un enfrentamiento de muchos agarres, en el que Postol se aferró estrictamente a su plan: mantenerse en la larga distancia, pegar con el jab y agarrarse para obstaculizar los sólidos impactos de Matthysse.

Una potente derecha recta de Postol hizo que Matthysse cayera de rodillas en el décimo asalto y escuchara sin levantarse la cuenta del árbitro Jack Reiss, quien decretó la victoria del europeo cuando habían transcurridos 2:58 minutos de la fracción.

Sin embargo, “El Cazador” Crawford, señalado por un buen número de expertos como el mejor súper ligero del momento, parte con la balanza a su favor para salir con el brazo en alto, gracias a su mejor boxeo, rapidez en los desplazamientos e indiscutible fortaleza en ambos puños.

Los tres triunfos de 2015, todos antes del límite, ratifican ese reconocimiento. Las tres víctimas fueron el guyanés Thomas Dulorme (tko-6), al haitiano Dierry Jean (tko-10) y el estadounidense Henry Lundy (tko-5).

Singular fue el triunfo de Crawford versus “Hammerin” Lundy, el 27 de febrero, en el Madison Square Garden, de Nueva York, pues el derrotado habló hasta por los codos e incluso había asegurado que noquearía al ídolo de Omaha, Nebraska.

“Me agarró con un buen golpe”, dijo Lundy al finalizar la reyerta. “Me conectó encima de la cabeza, me sacó fuera de equilibrio y no me pude recuperar. Otros me han dado más duro y siento que (el árbitro) no debió detenerla (la pelea)”.

Peleador de gran pegada, movilidad y cambios constantes de guardia hacia ambas manos, para Crawford significó la segunda defensa del título súper ligero, que había conquistado en abril del pasado año por nocaut técnico en el sexto asalto ante Thomas Dulorme, nacido en la Guayana Francesa, pero radicado en Puerto Rico.

“Terence es muy rápido y eso es precisamente lo que necesitamos para derrotarlo”, afirmó Roach. “En el gimnasio nos hemos enfocado en esa característica de nuestro rival y aunque no hay dudas que es muy buen boxeador, estoy convencido que Viktor será el ganador esa noche”.

El combate lo transmitirá la cadena HBO bajo el sistema de pague-por-ver (PPV, en inglés).