Las tristes y dolorosas muertes de 2016 -Expiran las últimas hojas del almanaque de 2016 y junto a reconocer las figuras y hechos más sobresalientes del boxeo, es deber periodístico ofrecerle merecido reconocimiento a los que fallecieron, dejando un legado imborrable en el Arte de Fistiana.

En este pequeño homenaje de Zona de Boxeo, exponemos a nuestros queridos lectores los nombres de algunos de esos destacados púgiles o entrenadores que dijeron adiós en los pasados 12 meses.

MOHAMMED  ALI

Nacido el 17 de enero, de 1942, en Louisville, Kentucky, el estadounidense Mohammed Ali, quien para muchos es el más grande boxeador de todos los tiempos dijo adiós a los 74 años, en un hospital de Phoenix, Arizona, donde estuvo internado durante los últimos días de su existencia.

Campeón mundial de la división pesada, Alí sufrió de complicaciones con problemas respiratorios, que se agravaron con el Mal de Parkinson que padeció por más de tres décadas y que muchos críticos del pugilismo afirman surgió consecuencia de los fuertes golpes que recibió en su carrera.

Su paso hacia la fama la inició en los Juegos Olímpicos de Roma-60, donde conquistó la medalla de oro en la división semicompleta. Cuatro años después al convertirse al Islám decidió cambiarse el nombre de Cassius Clay, con el que sus padres lo inscribieron, por el de Mohammed Alí.

Debido a su rapidez de movimientos, estilo elusivo y pegada, Alí estampó una frase que reflejaba su forma de combatir: “flotar como mariposa y picar como abeja”.

Ultima foto de Ali

HOWARD DAVIES JR.

El adiós al estadounidenseHoward Davis Jr., en las últimas horas de 2015, resultó doblemente doloroso, porque además de sus méritos sobre el encordado falleció a los 59 años víctima de un cáncer de pulmón, cuando nunca hizo causa común con las drogas, ni siquiera inhaló elhumo procedente del cigarrillo.

Howard Davis Jr. alcanzó la gloria en los Juegos Olímpicos de Montreal-76 alderrotar en la final de la división ligera al rumano Simion Cutov, también fallecido tempranamente en 1993 a los 41 años, por una fulminante cirrosis hepática.

Además de la medalla dorada en la ciudad canadiense, Davis Jr. obtuvo el reconocimiento al mejor boxeador  (premio Val Barker), aunque igualmente tuvieron suficientes méritos para recibir el galardón los renombrados Teófilo Stevenson (Cuba), los hermanos estadounidenses Michael Spinks (75 kgs) y Leon Spinks (81), y Sugar Ray Leonard (63,5).

DOGOMAR MARTINEZ

Icono del pugilismo en la historia deportiva de Uruguay, a los 86 años falleció Dogomar Martínez, quien con solo 18 años participó en los Juegos Olímpicos de Londres, en 1948.

“Luego de varios días internado, falleció el uruguayo que protagonizó la pelea más famosa. Fue en 1953 ante el campeón mundial de medio pesado, Archie Moore, a quien le resistió los 10 asaltos. Fue héroe pese a la derrota”, escribió el diario El País, al dar a conocer la lamentable noticia.

Nacido el 30 de junio de 1929, “Dogo” Martínez se inició a los 12 años en el deporte de los puños y tres años después conquistó el título nacional. En los dos siguientes ocupó la cima en el torneo rioplatense y el sudamericano, respectivamente.

Martínez fue campeón en 18 certámenes amateurs: 3 Novicios, 4 de Montevideo, 3 Nacionales, 4 Rioplatenses e igual cifra de Latinoamericanos.

ALEX DE JESUS

El 3 de abril, el boxeo puertorriqueño sufrió una gran conmoción, cuando Alexander “El Pollo” de Jesús, integrante del equipo olímpico a Atenas-2004,  falleció el después de recibir varios balazos por desconocidos.

Con marca profesional de 21 triunfos, 13 antes del límite y dos derrotas, De Jesús, de 33 años, perdió por nocaut ante Joseph Elegele, el 31 de enero, en Florida y tras el fracaso había decidido colgar los guantes definitivamente.

OLIVARITO MORALES

En medio de las exequias del astro Mohammed Ali, el mundo del boxeo recibió otro mazazo con la muerte a los 60 años del entrenador mexicano José Olivares, quien sufrió un derrame cerebral y tres semanas después falleció por complicaciones pulmonares en Tijuana, Baja California.

“Olivaritos” Morales nació el 3 de diciembre de 1955 en San Miguel Allende, Guanajuato, pero desde 1974 fijó residencia en Tijuana, donde por sus logros en la disciplina fue exaltado al Salón de la Fama.

Forjador de campeones, Olivares guió a su hijo “El Terrible” Morales a cuatro títulos del orbe en divisiones diferentes (supergallo, pluma, superpluma y superligero), con lo que se convirtió en el primer mexicano en alcanzar esa hazaña.

MOROCHO HERNANDEZ

Complicaciones de salud segaron la vida a los 77 años de quien se mantendrá por siempre como el primer campeón mundial venezolano de boxeo: Carlos “Morocho” Hernández.

También conocido en sus inicios por el pseudónimo de “Kid Helicoide”, Hernández (60-12-4, 44 KOs) ganó por fallo dividido frente al también desaparecido estadounidense Eddie Perkins, en pelea revancha disputada el 18 de enero de 1965, en Nuevo Circo, Caracas, Venezuela, donde el local conquistó los cinturones de las 140 libras, correspondientes al Consejo Mundial (CMB) y de la Asociación Mundial (AMB).

Casi cuatro años antes, Perkins había vencido a Hernández por puntos en 10 asaltos, cuando el sudamericano efectuaba su vigésimocuarta pelea profesional y exhibía récord invicto de 21 triunfos y tres empates.

Hernández defendió con éxito ambos títulos ante el colombiano Mario Sossito y el jamaiquino Percy Hayles, pero después de un tercer triunfo sin que estuvieran en juego las coronas, cedió el reinado por decisión  mayoritaria en 15 asaltos ante el zurdo italiano Sandro “Alessandro” Popopolo, el 29 de abril de 1966, en el Palacio de los Deportes, de Roma, Italia. Lopopolo falleció en 2014 a la edad de 74 años.

JOSE BECERRA

Con honda tristeza los mexicanos le dieron el último adiós al boxeador José Becerra, monarca mundial en 1959, quien falleció el 6 de agosto en su natal Guadalajara, capital del estado de Jalisco, tras luchar durante los últimos años con problemas renales.

Señalado como uno de los peleadores más queridos en la historia del pugilismo azteca, Becerra murió a los 80 años, después de un procedimiento infructuoso para intentar mantenerlo con vida.

Con cinco pies y cinco pulgadas de estatura, Becerra (68-4-3, 42 KOs) hizo el debut a los 17 años con victoria por nocaut en cuatro asaltos ante su coterráneo Ray Gómez, el 30 de agosto de 1953, en la ciudad de Guadalajara.

Después de 28 triunfos consecutivos, Becerra cayó por puntos en 10 asaltos versus el también azteca Cachorro Martínez, el 18 de febrero de 1956, igualmente en la mayor ciudad  del estado de Jalisco.

El 8 de julio de 1959 es una fecha de gran trascendencia para el boxeo mexicano, pues esa noche Becerra se alzó con el título gallo al noquear en el octavo episodio al argelino radicado en Francia Alphonse Halimi, en la Sports Arena, de Los Angeles, California, donde el europeo hacía la primera defensa del cinturón de las 118 libras.

BOBBY CHACON

Afectado por una demencia prematura que le arrebató la vida, falleció a los 64 años el estadounidense Bobby Chacón, doble ex campeón mundial estadounidense y Salón de la Fama del Boxeo Internacional, según informó el Consejo Mundial (CMB).

“Con profunda tristeza conocimos que nuestro querido campeón Bobby Chacón falleció esta mañana”, dijo entonces el presidente del CMB Mauricio Sulaimán en su cuenta de Twitter.. “Ahora está con Dios. Descanse en paz”.

Oriundo de Pacoima, en el extremo norte del Valle de San Fernando, en California, Chacón conquistó la faja pluma con solo 22 años, al anestesiar en el noveno round al venezolano Alfredo Marcano, el 7 de septiembre de 1974, en el Auditorio Olímpico, de Los Angeles.

En 1982, ocho años después de obtener el primer título, Chacón, a quien aposaban “El Colegial”, conquistó la corona súper pluma del CMB, al imponerse unánime en un espectacular pleito de 15 asaltos, al mexicano Rafael “Bazooka” Límón, en el Memorial Auditorio, de Sacramento, California.

EL GORDO BRACAMONTE Y MORITO FERNANDEZ

Dos entrenadores, de amplia experiencia y gran repercusión en el boxeo en sus respectivos países, fallecieron casi en forma simultánea en sus respectivos países: Ricardo Bracamonte, de Argentina, y Juan Fernández, de Cuba.

“El Gordo” Bracamonte, de 69 años oriundo de la ciudad de Mendoza, perdió su batalla el sábado 17 de septiembre, al agudizarse los problemas respiratorios, aunque dos años atrás sufrió un par de accidentes cerebro-vasculares, que obligaron a intervenirlo quirúrgicamente y mermaron su fortaleza física, aunque no que continuara en la actividad que amaba y le ofreció toda su vida: el deporte de los puños.

“Braca”, como también lo llamaban,  comenzó su labor en el pugilismo como ayudante de Francisco “Paco” Bermúdez y luego del retiro de éste, se erigió como su continuador y una verdadera leyenda en su natal Mendoza, en la que fue mentor de tres campeones mundiales: Pablo “El Relámpago” Chacón, Juan Carlos “Cotón” Reveco y Jonathan “Yoni” Barros, monarcas pluma, minimosca y mosca, y pluma, respectivamente.

Algunos días antes y con idéntico pesar, los cubanos despidieron al afamado hacedor de la cantera de campeones en la occidental provincia de Pinar del rio, Juan Fernández González, quien falleció a los 73 años, víctima de un agresivo cáncer.

“Morito” Fernández, como se le conocía, dedicó más de 40 años al boxeo y gracias a su experta pupila y conocimientos surgieron campeón olímpicos y mundiales amateurs oriundos del territorio, así como otros encumbrados en Copas del Mundo, Juegos Panamericanos y Centroamericanos.

En colaboración internacional, logró que un púgil de Perú clasificara a los Juegos Olímpicos de Atlanta-96 e igualmente con el equipo obtuvo el primer lugar en los Juegos Bolivarianos-97, tras conseguir ocho medallas.

Nacido el 28 de junio de 1943, Fernández también ofreció asesoría en Argentina, desde donde tuvo que regresar a Cuba para atenderse el mal que tras semanas de tratamiento, le arrancó la vida.

AARON “EL HALCON” PRYOR

Nuevamente en el décimo mes del año, el mundo del boxeo se estremeció con el deceso del doble ex campeón mundial estadounidense Aaron Pryor, a quien los amantes del pugilismo conocían como “El Halcón” por su precisión para colocar los golpes y envidiable rapidez, aunque también pudo ser “El Miura” debido al poder de sus puños y agresividad.

A punto de cumplir 61 años, – nació el 20 de octubre de 1955 en Cincinnati-, Pryor falleció el 9 de octubre, tras una larga lucha contra problemas cardíacos, en un hospicio de la propia ciudad que lo vio convertirse en peleador extra clase y llegar hasta la cima de las 140 libras.

Pryor obtuvo 35 de sus 39 victorias por la vía del cloroformo y solo perdió una, ante el estadounidense Bobby Joe Young, igualmente antes del límite en el séptimo asalto, el 8 de agosto de 1987, en Fort Lauderdale, Florida.

Pero casi siete años antes, el 2 de agosto de 1980, Pryor demolió en el cuarto asalto al colombiano Antonio Cervantes, en el Coliseo Riverfront, de Cincinnati, Ohio, donde arrebató al conocido “Kid Pambelé” la corona súper ligera de la Asociación Mundial (AMB), que exponía por séptima ocasión.

De ahí en adelante, Pryor hizo ocho defensas exitosas del cinturón de las 140 libras, dos de ellas ante otro extraordinario púgil: el triple monarca mundial nicaragüense Alexis Argüello, a quien demolió en el decimocuarto episodio, en 1982, y en el décimo un año más tarde durante la revancha, en Miami y Las Vegas, respectivamente.

ARNULFO OBANDO

La muerte cerebral del entrenador Arnulfo Obando se convirtió en el golpe más fuerte que ha recibido el púgil nicaragüense Román “Chocolatito” Gónzalez, pues ambos crearon un binomio de relevantes triunfos mundiales, además de una profunda amistad, solo comparable al amor que siente un padre con su hijo.

Operado de un aneurisma el miércoles 2 de noviembre, después de sufrir un derrame cerebral dos días antes, a Obando, de 54 años, le fue dictaminada muerte cerebral, en el hospital metropolitano Vivian Pellas, de Managua, capital de Nicaragua.

Obando y “Chocolatito” iniciaron juntos su exitoso tránsito por el mundo del pugilismo hace siete años, cuando el gladiador ya poseía la corona de peso mínimo de la Asociación Mundial (AMB), que obtuvo por nocaut técnico ante el japonés Yutaka Niida, el 15 de septiembre de 2008, en la ciudad nipona de Yokohama.

Pero bajo las orientaciones del “profesor Obando, el astro nacido en el Barrio La Esperanza, en Managua, se adueño de otras tres fajas: la minimosca de la AMB, así como las correspondientes al Consejo Mundial (CMB), en las categorías mosca y súpermosca.

ADOLFO HORTA

Conocido por sus habilidades como “el hombre del boxeo total”, falleció en Cuba a los 59 años, Adolfo Horta debido a un derrame cerebral. Había nacido el 3 de octubre de 1957 y a los 7 años se trasladó a la oriental provincia Camagüey para vincularse al pugilismo.

No pudo ganar el oro olímpico en Moscú 1980, pero gracias a su velocidad de manos y rapidez en los desplazamientos, conquistó más de 300 victorias en tres categorías diferentes, entre ellas los campeonatos mundiales de Belgrado (1978), Munich (1982) y Reno, Estados Unidos (1986). Combatió en las divisiones de 51, 54, 57 y 60 kilogramos.

YERANDY FUENTES

Aunque la noticia impactó a los que presenciaron la muerte del joven púgil cubano Yerandy Fuentes, transcurrieron más de dos semanas para que las autoridades locales informaran oficialmente del deceso del joven de 19 años, integrante de la preselección nacional desde 2013.

Según los que presenciaron el pleito el 4 de junio, Fuentes falleció tras desplomarse súbitamente mientras participaba en el torneo internacional en recordación del también muerto en un accidente de tránsito Roberto Balado, campeón de la división pesada y reconocido como el Mejor Boxeador de los Juegos Olímpicos de Barcelona-92, además de triple medallista dorado en lides mundiales amateurs.

Tras varias jornadas de incertidumbre, los funcionarios deportivos del archipiélago cubano dieron a conocer lo que fue un secreto a voces durante muchos días y se había divulgado en el exterior mediante detalles suministrados por Jesús Mateo Martínez, primo del fallecido, quien presenció la pelea y tomó un vídeo que se convirtió en viral en las redes sociales.