Golovkin y Jacobs se ven las caras -Después de intensas negociaciones que imposibilitaron que la pelea se efectuara el pasado mes de diciembre, como originalmente se anunció, el kazajo Gennady Golovkin y el estadounidense Daniel Jacobs finalmente se medirán el próximo 18 de marzo, en el emblemático Madison Square Garden de Nueva York, considerado por muchos la Meca del boxeo profesional.

Será un combate de unificación de títulos, pues ambos ostentan cinturones avalados por la polémica Asociación Mundial (AMB) en la división mediana. Gennady Gennadyevich Golovkin, alias Triple G, defenderá además de la condición de supercampeón de la AMB en las 160 libras, los máximos cetros legitimados en esta categoría por el Consejo Mundial (CMB) y la Federación Internacional (FIB), así como el menos relevante que concede la Organización Internacional (OIB). Jacobs es actualmente dueño del trono regular de la AMB.

El de Kazajistán, considerado uno de los púgiles más temidos del presente, con un record perfecto en 36 trifulcas, 33 nocauts, y el más alto porcentaje de oponentes anestesiados en la historia de los medianos (91,7 %) partirá como claro favorito. El medallista de plata olímpico (75 kg) de Atenas 2004 estará además a la caza de su vigesimocuarta victoria consecutiva por la vía del cloroformo, una racha que comenzó en fecha tan lejana como noviembre de 2008.

En la esquina opuesta estará un Jacobs que se beneficiará, si de algo le sirve, con el hecho de pelear en su ciudad natal. El neoyorquino exhibe balance de 31 triunfos (29 KOs) y un solitario revés, y es conocido como el Hombre del Milagro, por haberse recuperado satisfactoriamente de un cáncer óseo que lo dejó parcialmente paralítico en 2011. Daniel venció la enfermedad y retornó triunfal a los cuadriláteros luego de un año y medio sin ver acción.

Esta será, sin duda, la reyerta más importante de su carrera, y así lo hizo saber en la conferencia de prensa promocional que ambos concedieron ayer martes, en la misma sede que acogerá su duelo ante las cámaras de HBO, en una transmisión televisada por el sistema de pago por evento (Pay Per View) que ha sido bautizada como “Middleweight Madness” (locura en los pesos medianos).

“Esta es la pelea que siempre quise, este es el pináculo, el punto más alto que uno puede alcanzar para considerarse el mejor”, afirmó el retador en su turno frente a los micrófonos. “Le profeso el mayor de los respetos a Gennady y su equipo, y considero que él es el mejor boxeador mediano del momento, por lo que yo tengo que demostrar al mundo, tengo que sacudir el planeta y hacerle ver a todos que yo soy el mejor.”

“En lo más profundo de mi ser, considero que después de todos los infortunios y tribulaciones que he afrontado en mi vida, el creador no me ha dejado llegar tan lejos para fracasar. Me siento 100 por ciento preparado física y mentalmente. Habrá un nuevo campeón del mundo unificado en la división mediana.”

Previo a la consecución de este emparejamiento con Jacobs –y su complejo mánager Al Haymon–, Gennady y su promotor, Tom Loeffler, atravesaron por el calvario de siempre para concretar un compromiso con un púgil de primer nivel. En los intervalos que han mediado entre los desplantes del mexicano Saúl “Canelo” Álvarez y su sobreprotector padrino, Óscar de La Hoya, el kazajo ha intentado rivalizar, entre otros, con los británicos Billy Joe Saunders, campeón de las 160 libras avalado por la Organización Mundial (OMB), y Chris Eubank hijo.

Pero la respuesta siempre ha sido la misma, mucho ruido y pocas nueces: incesantes alardes de valor y confianza que contrastan más tarde con la exigencia de un salario desmedido, y todo porque (perfectamente entendible) aceptar el reto que supone Triple G equivale a asumir riesgos para los que muy pocos boxeadores están preparados. No es un cuento de caminos: la pegada del kazajo con ambos puños tiene un efecto devastador.

“Realmente considero que Daniel está listo para este combate, porque yo poseo cuatro cinturones y eso es un sueño; ciertamente un sueño para él y cualquiera”, fueron las palabras de un Golovkin que raras veces busca la confrontación con sus contrincantes en estos eventos. “Es muy importante para nosotros dejar claro quién es el número uno del mundo, el número uno de la división mediana; hacerlo hoy, en este momento, no mañana o en un futuro: (determinar) ahora mismo quién es el número uno.”

El oriundo de Brooklyn sabe muy bien lo que es enfrentarse fuera del ring a uno de los contrarios más letales del ser humano contemporáneo: el cáncer. Jacobs venció un osteosarcoma que se ha cobrado la vida de muchos de sus congéneres, y completó el milagro al retomar contra todo pronóstico médico su pasión, el boxeo, una profesión que exige a sus practicantes encontrarse en óptimas condiciones físicas y mentales.

A punto de cumplir los 30 años a inicios de febrero (Golovkin tiene 34), Daniel es ya un símbolo de tenacidad para muchos de sus compatriotas y, en general, para todos aquellos aficionados que conocen ese capítulo de su vida. Ahora, tras rubricar el contrato con el rey indiscutido de los medianos, merece todavía más respeto y admiración como atleta, considerando cuántos en su lugar han preferido esconderse entre pretextos y evasivas.

Defensivamente, el de Kazajistán ha mostrado no ser una fortaleza inexpugnable, pero esa carencia o temeridad la suple con un mentón de granito y los referidos bombazos que dispara a diestra y siniestra. El estadounidense ha insistido en que nadie de los que ha impactado esa mandíbula tenía su pegada y, precisamente, por la duda que suscita esa afirmación es que no puede descartarse por completo una sorpresa en el Madison Square Garden.

Pero si es preciso un pronóstico imparcial, puramente boxístico, echando a un lado las simpatías que provoca una persona como Jacobs, la respuesta es casi unánime: Triple G agrandará el mito sobre su imbatibilidad y Canelo Álvarez volverá a pedirle que posponga su invitación y pruebe una vez más con Saunders u otro kamikaze al estilo del inglés Kell Brook.

Vea el video completo de la conferencia de prensa aquí en Canal de Boxeo:  Gennady Golovkin vs Daniel Jacobs Conferencia de Prensa NY

Golovkin y Jacobs se ven las caras