Deontay Wilder da jaque mate a Alexander Povetkin -Como si fueran avezados expertos en el juego-ciencia, el púgil norteamericano Deontay Wilder y sus asesores legales hicieron las movidas precisas. De lado opuesto del “tablero”, el ruso Alexander Povetkin y su grupo trataron de encontrar una respuesta que emparejara la partida. Pero fue en vano.

Un jurado de Nueva York “detuvo el reloj” y decretó “jaque mate” favorable a “El Bombardero de Bronce”, quien recibirá 4,5 millones de dólares que era el pago estimado para el norteño y otros $ 715 mil de una bolsa adicional en forma de bono para el ganador de un pleito programado a mediados del pasado año.

WILDER FRENTE A POVETKIN EN UN JUZGADO DE MANHATTAN

Aunque todavía hay una demanda por difamación, interpuesta por Povetkin y sus abogados, la primera parte de la historia favoreció al Wilder, campeón del Consejo Mundial (CMB) en la división pesada.

Los dos mastodontes y los respectivos cuerpos legales se presentaron la pasada semana ante una corte federal de Manhattan para resolver la demanda por violación de contrato presentada por Wilder, luego que Povetkin diera positivo a meldonio en una prueba antidoping efectuada el 27 de abril, que obligó a cancelar el enfrentamiento el 21 de mayo pasado, en Moscú.

La parte de Povetkin intentó convencer a los nueve integrantes del jurado –seis hombres y tres mujeres- que la utilización del meldonio fue antes del 1 de enero de 2016, cuando la droga fue prohibida y que aparecieron rastros en el chequeo sorpresivo de mayo, porque la sustancia se mantiene en el organismo por varios meses. Igualmente, señalaron en sus argumentos que el meldonio puede descubrirse en algunos tests y en otros no.

Pero el jurado después de tres días escuchando las alegaciones de las dos partes, desestimó las versiones del grupo europeo y en un veredicto que solo tomó ¡23 minutos”, dio la razón al campeón Wilder.

“Ganamos y es un precedente importante en casos de esta naturaleza cuando una pelea es cancelada por el uso de sustancias prohibidas”, dijo DiBella a ESPNDeportes. “Deontay estaba listo para pelear y se cancela justo antes de la fecha. Es desmotivante para cualquier boxeador que intente obtener cualquier ventaja deshonesta”.

DEMANDA DE POVETKIN

Tras el positivo de Povetkin, emitido por la Agencia Mundial Antidoping (AMA), el combate fue cancelado el 12 de mayo, nueve días antes de la fecha señalada para que los dos gigantes cruzaran guantes. Entonces el promotor Lou DiBella, en representación de Wilder, interpuso la demanda contra Povetkin y su promotor, el también ruso Andrey Ryabinsky, quien tenía la responsabilidad de organizar la reyerta.

Pocos días después, Ryabinsky movió sus fichas legales en un intento por neutralizar la acción de Wilder y su promotor Lou DiBella. Mostrando una supuesta indignación, el ruso hizo una contrademanda por difamación y cancelación de contrato, alegando que ellos habían suspendido el pleito de forma unilateral, incluso antes que el Consejo Mundial (CMB) tomara cartas en el asunto y anulara el compromiso.

“Los jurados en el juicio estaban contra nosotros”, aseguró Ryabinsky enfático en las redes sociales, al comentar lo ocurrido en los tribunales.

Por su parte, DiBella elogió el sistema de justicia en Estados Unidos, que según sus palabras, otorga la razón al que expone la verdad. También resaltó que tiene confianza en que sea desestimado el caso de difamación que presentó su contraparte.

“La difamación se basa en que yo dije Povetkin es un tramposo”, reconoció DiBella. “Y el jurado con su decisión respaldó que es un tramposo. Creo que dice mucho, que el jurado deliberara por no más de 30 minutos”.

PROXIMA PELEA DE DEONTAY WILDER

Después de la cancelación del combate frente a Povetkin, quien ocho meses después dio positivo nuevamente a meldonio, Wilder concertó un pacto con el polaco Andrzej Wawrzyk para el próximo 25 de febrero, en la Legacy Arena, de Birminghan, Alabama, donde expondría por quinta ocasión la faja del Consejo Mundial (CMB).

Para complicar el asunto, el 15 y 16 de enero Wawrzyk (33-1-0, 19 KOs) dio positivo a estanozolol en par de pruebas aleatorias efectuadas por la Asociación Voluntaria Antidoping (VADA), lo cual obligó al estadounidense a buscar un rival de última hora que permitiera salvar la velada del 25 de febrero.

Moviéndose con vertiginosa rapidez y después de algunas negativas, los representantes de Wilder, de 31 años, encontraron eco positivo en Gerald Washington 18-0-1, 12 KOs), vencedor por nocaut en el cuarto round del veterano de 46 años, Ray Austin, el 16 de julio, también en la Legacy Arena, donde coincidentemente esa noche Wilder anestesió en el octavo a Chris “Pesadilla” Arreola, durante la cuarta defensa del título.

“Cometió un gran error al elegirme como rival y va a tener una sorpresa, al igual que todos los boxeadores que me enfrentan”, dijo Washington al sitio BoxingScene.com. “(El resultado) será muy humillante para él”.