Srisaket Sor Rungvisai: un enigma que Chocolatito se apresta a desvelar -Tan o más enigmático que su nombre resulta para el aficionado regular al pugilismo profesional el verdadero nivel boxístico del tailandés Srisaket Sor Rungvisai (41-4-1, 38 KOs). Muy pocos se habrán tomado el trabajo de buscar sus peleas en los archivos de internet (YouTube) y la mayoría de los seguidores de este deporte lo verá por primera vez calzando los guantes este sábado.

Rungvisai, cuyo nombre real es Wisaksil Wangek, se estará enfrentando la noche sabatina al púgil que en la actualidad ostenta el simbólico honor de encabezar el ránking libra por libra, el nicaragüense Román “Chocolatito” González (46-0, 38 KOs). El de Managua, campeón del mundo supermosca, estará aceptando su reto en un combate que tendrá lugar nada menos que en el Madison Square Garden, en la ciudad de Nueva York.

La primera defensa que Chocolatito hará de un cinturón que avala el Consejo Mundial (CMB) será además transmitida en vivo por la cadena de televisión HBO en su sistema de pago por evento o Pay Per View, como parte de un cartel en el que la pelea estelar correrá a cargo del monarca del mundo mediano Gennady Golovkin (Kazajistán) y el retador Daniel Jacobs (EE. UU.). El escenario y el rival no pueden ser más exigentes y así lo ha reconocido el boxeador del Reino de Tailandia en una entrevista para RingTV.com.

“Me siento increíblemente”, señaló Rungvisai a través de su promotor Thainchai Pisitwuttinan, en esta ocasión en funciones de traductor. “Ha sido siempre mi sueño pelear en Estados Unidos, especialmente en una sede legendaria como el Madison Square Garden. Todos quieren hacerlo ahí. Sé que todos los púgiles de primer nivel convertidos en celebridades desean boxear ahí. Este es un sueño hecho realidad.”

“Esta es la oportunidad para demostrarle al mundo que tengo corazón y talento. Pelear por el título mundial del CMB y hacerlo en HBO es el sueño de cualquier boxeador en cualquier rincón del planeta. Estoy muy emocionado por esta pelea.”

No es ningún regalo el que está recibiendo el peleador asiático, aunque por su poca fama algunos piensen que se trata de una trifulca elegida por Chocolatito y su equipo para calibrar motores en una contienda que es tan solo su segunda en las 115 libras. El tailandés es el retador obligatorio de esta categoría por el CMB desde hace casi dos años (28 de mayo de 2015) cuando ganó el derecho al noquear (TKO-4) en casa al mexicano José “Sugar” Salgado (35-3-2, 28 KOs).

Un año antes, en mayo de 2014, había viajado hasta México, específicamente a Iztacalco, para medirse con el ídolo local Carlos “El Príncipe” Cuadras (35-1-1, 27 KOs). Rungvisai, que llegaba en poder del título de las 115 libras que ahora posee Chocolatito, perdió ante el azteca por decisión técnica (TD-8), cuando el referí decidió detener la reyerta por una cortada sobre el ojo izquierdo del anfitrión que se había producido por un cabezazo accidental.

El zurdo tailandés sumó entonces la cuarta derrota de su carrera, coincidentemente todas en ultramar (las otras tres en Japón, en sus inicios como profesional, pues debutó cayendo frente al conocido nipón Akira Yaegashi y, en sus 5 primeros pleitos, amasó un poco promisorio récord de 1 triunfo, 1 empate y 3 reveses). Pero todavía considera que estaba en condiciones de remontar aquel duelo y eso, sumado a lo nivelada que resultó la batalla campal de Chocolatito y El Príncipe el pasado septiembre, le hace confiar más en sus opciones contra al pinolero.

“Román es uno de los grandes, pero no es intocable, especialmente en la división supermosca”, dijo a la versión digital de la llamada Biblia del boxeo. “Todos lo comprobamos en su pelea contra Carlos Cuadras cuando Román pasó apuros y quedó lastimado. Yo puse en malas condiciones a Cuadras al punto que Román no pudo hacerlo. Mi pelea con Román será definitivamente muy competitiva y llegaré a ella con la mejor preparación de mi vida.”

Será una velada de reencuentros para este trío, porque aunque tocará esta vez a González y Rungvisai ocupar las esquinas opuestas, su conocido en común, El Príncipe Cuadras, estará escalando al ensogado del Garden en el acto previo para medirse a su compatriota David “Severo” Carmona (20-3-5, 8 KOs). Carlos, claro está, aspira a verse las caras a finales de este calendario con su verdugo de hace seis meses.

Pero mientras la mayor atención se la roba ese dúo y la aspiración de los organizadores de la velada es condimentar la revancha, Rungvisai pretende arruinar el plan. No pudo haberle pasado por la mente que estaría protagonizando esta historia en Nueva York, cuando con 13 años decidió ir a probar suerte a Bangkok sin dinero alguno, e incluso tuvo que comer de la basura. Mucho ha llovido desde aquellos días amargos y un cambio todavía más radical en su vida podría darlo si sale airoso el sábado.

Ciertamente será el clásico cuento de hadas si el de Tailandia (30 años) consigue obrar el milagro de desbancar al pugilista que por amplia mayoría reconocen en el planeta como el mejor del escalafón sin distinción de peso. Pero hasta tanto eso no ocurra, la afición y los entendidos, casi por unanimidad, lo estarán contando como la víctima 47 del nicaragüense (un pronóstico: TKO-10 en favor de Román).

Srisaket Sor Rungvisai: un enigma que Chocolatito se apresta a desvelar