Rigondeaux afirma que dará espectáculo ante Flores -Se puede simpatizar o no con el estilo elusivo del zurdo cubano Guillermo Rigondeaux, pero la gran mayoría de expertos coincide en que “El Chacal” posee todos los atributos para considerarlo una figura excepcional en el Arte de Fistiana.

Sin embargo, la carrera de Rigondeaux (17-0-0, 11 KOs) se ha visto empantanada a través de los años, aunque la casi totalidad de los problemas resultan ajenos al nacido en la provincia de Santiago de Cuba, en el oriente cubano.

Con 35 años cumplidos, Rigondeaux expondrá la faja súper gallo de la Asociación Mundial (AMB) frente al mexicano Moisés Flores (25-0-0, 17 KOs), un fuerte pegador que asegura saldrá victorioso, convencido que la época de oro del caribeño quedó atrás.

El pleito Rigondeaux-Flores formará parte de la velada que encabezan el estadounidense Andre Ward y el ruso Sergei Kovalev, en una esperada revancha, que será transmitida bajo el sistema de pago-por-evento (PPV).

Para el zurdo del archipiélago caribeño es una oportunidad que está obligado a aprovechar, pues su curva de rendimiento máximo debe comenzar a descender en un tiempo no muy lejano, aunque a su favor tiene que ha recibido poco castigo, tanto en las filas amateurs como en las profesionales.

Una convincente victoria versus Flores, con fuertes intercambios incluidos, despejaría el camino de Rigondeaux para tener pleitos de mayor remuneración frente a los mejores de las 122 libras (o las 126) en un futuro no muy lejano.

Para ir calentando el ambiente entre sus seguidores, Rigondeaux efectuó una sesión de entrenamiento en el gimnasio de boxeo del Tropical Park, de Miami, que contó con presencia de varios medios de prensa de la ciudad.

“Todavía no lo creo (que vaya a pelear)”, dijo Rigondeaux al concluir la exhibición, en la que se mostró rápido, preciso y con la maestría que lo caracteriza. “Hasta que no suene la campana, todavía queda un mes y aunque soy optimista, cualquier cosa puede suceder que rompa el hechizo”.

Y es que producto de su indiscutible excelencia boxística, a Rigondeaux le han ocurrido muchas adversidades: rivales que no aceptan enfrentarlo, algunos que se justifican con lesiones inexistentes y otros (incluidos promotores y directivos) que alegan falta de combatividad y por ende que no ofrece un buen espectáculo al público.

“Algunos dicen que no soy entretenido, pero no es mi culpa que una vez que mis oponentes sienten mi poder, comienzan a correr y dejan de tirar golpes”, señaló el monarca de las 122 libras. “Pero ahora voy a darles (a los fanáticos) lo que ellos quieren. Voy a pararme en el medio del ring y a ofrecer un espectáculo”.

En su más reciente reyerta, Rigondeax ganó por abandono al británico James “Jazza” Dickens, el 16 de julio del pasado año, en la ciudad de Cardiff, en Gales, Gran Bretaña, donde el visitante expuso el título de súper campeón de la AMB.

“(Contra Flores) quiero mostrarle al público todo lo que soy y lo que sé hacer”, señaló Rigo. “Cuando no te ven mucho, a veces la gente se olvida por qué uno llegó a ser campeón. Un buen recordatorio no viene mal”.

También tuvo frases de elogio para Flores, por “aceptar el reto, a diferencia de otros boxeadores en la división. Moisés es un tremendo guerrero que traerá fuego a la pelea. Por mi parte, voy a demostrar por qué soy uno de los mejores libra por libra del mundo”.

Ese reconocimiento de ubicarlo como el mejor P4P (pound for pound) en la actualidad lo hizo el propio Ward, quien colocó al cubano en la cima, por delante del estadounidense Terence Crawford y el ucraniano Vasyl Lomachenko.