Energúmeno ataca a Uzcátegui al concluir pelea con Dirrell -¡Energúmeno! Es el calificativo más decente y moderado para la vil acción de Leon Lawson, tío y entrenador del púgil Andre Dirrell, que atacó al venezolano José Uzcátegui, al finalizar el pleito el 20 de mayo, en la MGM National Harbor, en Oxon Hill, Maryland.

“Bolivita” Uzcátegui (26-2-0, 22 KOs) había derribado a “El Resurrecto” Dirrell (26-2-0, 16 KOs) en la octava fracción, pero el árbitro Bill Clancy dio por terminada la pelea al considerar que el golpe decisivo había llegado después de la campana. En la reyerta estaba en juego la corona interina súper mediana (168 libras), correspondiente a la Federación Internacional (FIB).

Casi de inmediato de detenerse el combate, Lawson escaló al cuadrilátero e inesperadamente, mostrando total alevosía, atacó al sudamericano con un potente golpe de mano izquierda, que dejó perplejo a todos los presentes, incluido el agredido y sus colaboradores.

El atacante se dio a la fuga casi de inmediato y su sobrino Dirrell hizo lo que correspondía a un profesional con ética: disculparse por lo sucedido. Por su parte, la policía de la ciudad busca a Lawson para iniciar un proceso judicial en su contra.

“Me disculpo por lo que mi entrenador ha hecho”, expresó Dirrell a la cadena ESPN. “Mi entrenador es mi familia, mi tío. Estaba preocupado porque me ama. Por favor, perdónenlo”.

Al evaluar el combate, Uzcátegui dijo a una emisora de radio de Miami que “di el golpe que tumbó a Dirrell mientras los dos tirábamos” y señaló que no hubo tiempo de detener las acciones porque “en ese instante sonó la campana”.

Añadió que horas después del enfrentamiento, cuando disminuyó la adrenalina en su cuerpo, comenzó a sentir molestias en el ojo derecho y en la zona de la mandíbula, por lo que será visto por especialistas para determinar si sufrió lesiones que requieren tratamiento.

El mexicano Fernando Beltrán, director de Zanfer Promociones, la compañía que promueve la carrera de Uzcátegui, precisó que tomaran acciones legales contra Leon Lawson, porque hechos como ese no se puede permitir que se repitan sin llevarlos a los tribunales.

Antes del enfrentamiento, Uzcátegui, de 26 años, sumaba cuatro nocauts consecutivos, en tanto el zurdo Dirrell, de 33, ahora tiene dos triunfos en línea.

“Ya pedimos la revancha”, afirmó Uzcátegui a la emisora del sur de Florida. “Es lo justo y la FIB está analizando el video de la pelea para confirmar que mi golpe a Dirrell no fue resultado de una actitud antideportiva”.