Braekhus supera a Farías para defender sus títulos de peso welter y libra por libra -Se suponía que fuese su prueba más dura hasta ahora, un combate ante una campeona legítima que la desafió repetidamente en las redes sociales durante más de dos años y que viajó desde el otro lado del mundo a ponerla a prueba. Pero finalmente, lo que se esperaba que fuese una prueba de fuego para la campeona Cecilia Braekhus terminó siendo un combate relativamente dominante por sobre Érica Farías, a quien superó por amplio margen en las tarjetas tras diez asaltos en Bergen, Noruega, este viernes 9 de junio.

Braekhus (31-0, 8 KO), oriunda de Colombia pero residente de Noruega durante la mayor parte de su vida, dominó los primeros asaltos del combate con relativa facilidad ante Farias (24-2, 10 KO), campeona actual del CMB en el peso súper ligero y oriunda de Argentina, quien se mostró frustrada ante un efectivo jab y algún cruzado ocasional de su oponente. Pero fue sin dudas el desprolijo pero efectivo uppercut de Braekhus el golpe que hizo a la diferencia en la primera mitad de la pelea.

Le llevó a Farías cinco asaltos para finalmente despertar de su letargo y comenzar a armar una ofensiva significativa. Cuando finalmente logró alejarse de la rutina de pegar y amarrar que se transformó en la norma en los primeros asaltos, Farías comenzó a conectar algunos golpes de importancia, siendo una combinación de tres golpes en el séptimo asalto su mejor momento hasta allí.

Farías tomó el control claramente en el octavo con una actuación mucho más clara en sus golpes y notablemente más ofensiva, persiguiendo a Braekhus por todo el cuadrilátero para establecer un breve momento de dominio total. Pero más allá de un final explosivo en el noveno asalto, Farías simplemente dejó pasar ese buen momento que tanto le costó encontrar y terminó permitiendo que Braekhus transforme el último asalto en su giro de celebración.

Dos tarjetas vieron a Braekhus ganar po 99-91 mientras que la otra marcó un 98-92 (en consonancia con la tarjeta de quien esto escribe) para darle el triunfo a la aún campeona welter indiscutida y reina del universo boxístico en los listados libra por libra. Una emotiva Braekhus lloró mientras Michael Buffer leía las tarjetas, finalmente sintiendo que se le quitaba un peso de sus hombros, sobre los que cargó con la responsabilidad de anotar una victoria frente a sus fanáticos locales y la de ser el rostro del boxeo noruego, un deporte que ella se encargó de resucitar casi unilateralmente luego de una prohibición de más de una década en ese país nórdico.

El réferi Frank Michael Maass se mantuvo muy ocupado durante todo el combate, separando a ambas púgiles a lo largo de numerosos amarres para mantener el combate lo más limpio posible. El choque no fue sucio pero hubieron momentos de excesiva aspereza, acentuados por algún golpe aplicado con el hombro o algún empujón durante los breaks del juez de turno. Ninguna de las dos sufrió descuentos de puntos.

“Tuve un accidente en mi mano derecha esta mañana, voy a pedir una revancha ante Braekhus”, dijo Farías después del combate, en una entrevista con el programa radial La Sal del Boxeo. “Las lágrimas de Cecilia al final de la pelea eran porque estaba muy preocupada, siempre me respetó y reconoció que era la número uno pero yo soy la número dos”.

Este triunfo confirma a Braekhus, de 35 años, como la mejor boxeadora femenina del mundo. La ausencia de posibles retadoras de primer nivel es casi total en su peso, con la posible excepción de Layla McCarter, y lo más probable es que deba esperar a que alguna amenaza surja en las 147 libras para continuar su carrera, o incluso ponderar un salto de división.

Farías pide la revancha, pero Esteche la espera

Por su parte, Farías, de 32 años, tiene ahora la posibilidad de volver a su peso de las 140 libras para otro choque de ensueño por toda la gloria, esta vez ante su compatriota Ana Laura Esteche, quien viene de defender sus tres títulos (AMB, FIB y OMB) ante Celeste Peralta en un extraordinario desquite. Un pleito entre Esteche y Farías en Argentina rompería todos los récords y generaría un enorme interés en el país, y le daría a Farías una segunda chance inmediata de alzarse con los cuatro títulos de un mismo peso en una sola pelea.

“Sería un peleón para Argentina, una pelea hermosa. Lo estoy pensando, pero también estoy pensando en la revancha con Braekhus, que ya se la pedí en la conferencia de prensa,” afirmó Farías, en conversación exclusiva con Zona de Boxeo desde Noruega, luego de filmar un video en el que afirma que su dedo fue magullado tras haber sido aplastado por la puerta de la camioneta que la llevó al pesaje del combate.

A pesar de que el combate con Esteche podría redituarle un salto en los listados libra por libra similar al que hubiese logrado de haber superado a Braekhus, Farías afirma estar más enfocada en lograr el desquite con la colombiana-noruega.

“Estoy contenta por la pelea que dí, fue un peleón. Cecilia es una gran peleadora, no le quito mérito bajo ningún concepto. Mi equipo y yo estamos contentísimos con el trabajo que hicimos más allá de haber subido con una mano menos,” afirmó Farías.”Tuve un accidente a la mañana y me rompí un dedo y no pude desplegar todo mi boxeo. Hay que ver con la mano sana cómo hubiesen sido las cosas. Creo que la pelea fue muy pareja, no me avasalló como acostumbra a hacer con sus rivales”.

El choque de revancha ya estaba firmado en caso de haber sido Farías la ganadora, pero ahora ese pleito quedará a voluntad de la campeona, que es también su propia manejadora.

“No importa si es en Argentina o en Bergen, a mí me interesa la revancha porque no subí al 100 por ciento, pero depende de ella y su gente. Mi mente está en esa revancha. Si yo ganaba se iba a dar en diciembre, pero me tocó perder y ahora se la estoy pidiendo yo. Creo que me la merezco”.

De no darse, Esteche está más que dispuesta a levantar el guante y aceptar el reto, tal como lo afirmó tras el combate.

“Estuvo linda la pelea, Braekhus no fue la de siempre, para mí fue un solo round lo que ganó Farías”, dijo Esteche en La Sal del Boxeo ante los micrófonos de Daniel Santibañez y José Valera. “Desde el principio quiero pelear con Farías, ella es una de las mejores y quiero pelear con ella”.

Revancha o no con Braekhus, es posible que Farías también acepte el desafío cuando el momento sea propicio.

“Yo acepto todos los retos, para algo soy boxeadora,” concluyó Farías.”Esto es mi trabajo, mi vida y mi pasión, y para eso estoy, para los desafíos que vengan”.

Declaraciones posterior a la pelea (Fuente Facebook de Erica Farias):