Kovalev deja plantado a Ward en rueda de prensa -Despojado de sus coronas por un fallo que puede catalogarse carente de objetividad, es comprensible, hasta cierto punto, la animadversión y disgusto que siente el ruso Sergey Kovalev por su victimario, el estadounidense Andre Ward, ahora flamante triple monarca semipesado de la Asociación Mundial (AMB), la Organización Mundial (OMB) y la Federación Internacional (FIB).

Pero lo que resulta totalmente injustificado y carente de ética profesional es que “El Triturador” Kovalev (30-1-0, 28 KOs) deje plantado a “El Hijo de Dios” Ward (31-0-0, 15 KOs) y a todos los que asistieron a la rueda de prensa, el jueves 16 en el hotel y casino Mandalay Bay, de Las Vegas.

Durante su corta intervención en la tribuna, Kovalev agradeció a los organizadores, a los directivos del hotel, a los que guían promocionalmente su carrera, y también a su equipo directo de trabajo, a todos por llevar a vías de hecho combate.

“Quiero agradecer al Mandalay Bay y a Richard Sturn, a la Comisión, a HBO por el PPV, a mi equipo por todo lo que tengo hasta ahora”, expresó Kovalev en un rudimentario inglés. “Llegó el 17 de junio y ya hablamos mucho”. Acto seguido se viró hacia donde se encontraba sentado Ward y le espetó: “Es mejor que estés bien preparado”.

Sus palabras son parte tradicional de los encuentros con los medios, en los que ambos púgiles se encaran, se ofenden y hasta se van a las manos en algunas ocasiones, pero lo que hizo Ward de abandonar abruptamente la sala, rompe cualquier protocolo y se enmarca en un total irrespeto a todos los presentes.

Horas antes, Egis Klimas, manager de Kovalev, había intentado dar una explicación sobre otro incidente con varios periodistas “El (Kovalev) es como un tigre, está muy estresado y vino aquí a pelear, no a hablar”.

Si reprochable es la actitud de Kovalev, quien ahora reside en Los Angeles, más aún lo es de Klimas y del entrenador John David Jackson, al retirarse también de la instalación junto al peleador, sin que pudiera tomarse la foto de los dos contendientes como es usual al final de discursos y que se enmarca dentro de la promoción del pleito.

Kathy Duva, presidente de la compañía Main Events, que representa a Kovalev, tuvo que afrontar sola el tenso ambiente en el recinto y principalmente intentar justificar la ausencia de Kovalev.

“(El, Kovalev) estará en el cuadrilátero el sábado. Lo prometo”, aseguró Duva con el propósito de despejar cualquier duda relacionada con un plantón el día de la pelea. “Aunque está enojado, su desempeño será espectacular y tendremos fuegos artificiales. Por favor, no se lo pierdan”.

Ward, por su parte, señaló que la inexplicable actitud de Kovalev ni nada de lo que ocurra podrá distraerlo de lo que debe hacer y hará sobre el ring cuando enfrente al ruso, quien no parte con la etiqueta de favorito.

“Vengo con dos objetivos, glorificar a Dios y defender los títulos que gané el pasado noviembre para regresar a casa y besar a mis hijos”, afirmó Ward, que en el anterior compromiso recibió triple votación de 114-113, aunque besó la lona en el segundo episodio y el resto de la reyerta estuvo muy cerrada.

Antes del duelo previo, Ward, de 33, venía de un éxito unánime ante el colombiano Alexander Brand, el 6 de agosto del pasado año, en la Oracle Arena, de Oakland, California, donde disputaron la faja vacante Internacional de la OMB.

Kovalev, de 34 años, exhibía 16 nocauts, un triunfo por decisión (ante Bernard Hopkins) y un empate en sus últimos 18 combates, el más reciente triunfo unánime ante el malawí radicado en Johanesburgo Isaac Chilemba, al que derribó en el tercer minuto de la séptima fracción, pero no logró rematarlo.

Y como su oponente no estaba presente para la foto de rigor, Ward posó junto al zurdo cubano Guillermo “El Chacal” Rigondeaux, que es promovido por Roc Nation, y enfrentará en la misma velada al mexicano Moisés “Chucky” Flores, en un duelo en la que el caribeño expondrá la faja de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) en las 122 libras.