Acuña supera a O’Connell, Bermúudez y Benavídez empatan en revancha -Dos de las mejores boxeadoras argentinas se presentaron este fin de semana, y ambas tuvieron que exigirse a fondo para retener sus respectivos títulos en dos peleas emocionantes y llenas de acción.

El viernes 16 de junio, Marcela Acuña, la primera boxeadora profesional del país en poseer una licencia local y todavía activa a sus 40 años, tuvo que hacer gala de toda su experiencia para derrotar a la australiana Shannon ‘Shotgun’ O’Connell (15-5-1), en el C.E.D.E.M. No. 2 de Caseros para así retener su título de la FIB del peso super gallo.

Acuña (46-6-1, 19 KO) fue llevado al límite en varios asaltos ante O’Connell, de 34 años y oriunda de Brisbane, quien complicó el plan de pelea del campeón con su gran movilidad y extraordinario nivel atlético. De hecho, luego de un soberbio primer round ganado por la visitante, Acuña entendió de inmediato que la tarea requeriría de toda la sabiduría boxística que ella pudiese desplegar.

Desde ese momento en adelante, Acuña tomó el control de las acciones durante los siguientes cuatro rounds, anotando con potencia cada vez que O’Connell le daba la oportunidad de contragolpear. En el quinto asalto, el mejor momento de Acuña fue ligeramente alterado por un cabezazo accidental que creó una enorme hinchazón en el lado izquierdo del rostro de O’Connell. La púgil de Oceanía respondió ganando el siguiente round en una recuperación a puro corazón, y estuvo peligrosamente cerca de adjudicarse los dos rounds siguientes con sus combinaciones bien ubicadas y unos breves cambios a la posición zurda que confundieron brevemente a la campeona.

O’Connell devolvió la lesión a Acuña en el noveno cuando logró abrir un pequeño corte sobre su ojo izquierdo, pero el daño fue poco y llegó demasiado tarde como para afectar la marcha de la ídola y pionera local hacia la victoria en los rounds de campeonato, donde logró cimentar un fallo unánime en su favor por guarismos de 97-93 (coincidiendo con el puntaje de The Prizefighters) y dos excesivas tarjetas de 99-91.

Previamente, una pelea que se esperaba fuese relativamente fácil para la campeona argentina de peso súper pluma Brenda Carabajal (11-3-1, 8 KO) no resultó tal como se esperaba porque su rival Gloria “India” Yancaqueo (3-8-3) presentó batalla desde el inicio en lo que se transformó en un intenso choque a seis asaltos.

Yancaqueo salió con furia desde las gateras, llevando el combate hacia la más alta y experimentada Carabajal, lanzando golpes salvajes pero conectando con potencia y frecuencia suficiente como para mantener la pelea bien cerrada. Un round final a puro intercambio feroz hizo la tarea de los jueces aún más difícil, especialmente ante la presencia del siempre incómodo medio punto característico del sistema argentino. Las tarjetas marcaron 57.5-57.5 en la primera, 59-57 para Carabajal en otra y 58-58.5 para Yancaqueo en la restante, para decretar un empate que frena levemente el impulso de Carabajal hacia mayores desafíos.

En choque de revancha, Bermúdez y Benavídez empatan en otra confrontación clásica

El sábado 17 se esperaba una dura revancha entre dos excelentes boxeadoras jóvenes, y eso mismo es lo que se vio en el pueblo de Arroyo Seco, donde la campeona súper mosca OMB Daniela “Bonita” Bermudez (21-3-3, 6 KO) hizo la cuarta defensa de su faja al forzar un empate con su vieja rival y ex miembro del seleccionado nacional Paola Benavídez (7-2-2) en una extraordinaria revancha de su altamente disputado choque a ocho asaltos de mayo del 2016, en el que se impuso Bermúdez sin títulos en juego.

Los jueces le otorgaron una victoria inmerecidamente amplia a Bermúdez en aquella ocasión, pero ofrecieron guarismos mucho más cerrados en esta pelea de revancha. Benavidez salió decidida a arrasar con su rival desde el primer asalto, conectando desde todos los ángulos y dominando los espacios del cuadrilátero durante el primer round. En el segundo round, la campeona tomó la inusual decisión de cambiar a la postura de zurda para imitar la postura de su oponente, y continuaría peleando desde ese ángulo durante el resto del pleito. Por alocado que parezca, la táctica de Bermúdez logró su efecto, porque le negó a Benavídez las ventajas de velocidad y movilidad al permitirle pegarse a ella y combatir cuerpo a cuerpo para contrarrestar la traslación continua de la retadora y conectar golpes de potencia desde todos los ángulos.

El extraordinario cuarto asalto fue el momento más destacado del pleito, pero solamente fue superado por un fantástico décimoo asalto en el cual Bermúdez, sangrando por un corte producido en el sexto round y enfrentando la posibilidad de una humillante derrota frente a su gente, remontó su actuación para anotar con potencia y precisión ante una Benavídez que perdió repentivamente la efectividad, siendo incapaz de conectar con la misma eficacia del resto del pleito y pagando el precio máximo al permitir que el combate se le vaya de las manos a último momento.

Una tarjeta marcó tablas en 95-95, y las otras dos fueron de 96-94 pero distribuídas en una por lado para dos rivales que ahora estarán encaminadas a un tercer pleito que, a pesar de la ventaja de Bermúdez en los resultados oficiales, tendrá todas las características de un choque de desempate final. The Prizefighters la vio en 96-94 para Bermúdez.

En el comienzo de la velada, Evelin Bermúdez, hermana menor de Daniela, no tuvo inconvenientes en mejorar su registro a 4-0 (1 KO) cuando anotó una decisión unánime ante la debutante Marianela Ramírez en un combate de peso mosca, con tres tarjetas de 40-37.

Mira la pelea de Acuña vs O´connell