Pacquiao afirma que retendrá el título frente a Horn -Cuando dos púgiles cruzan guantes sobre un cuadrilátero, los talentos de sus respectivas anatomías son los máximas responsables de definir el ganador, aunque en ocasiones jueces y árbitros se conviertan en verdugos inexcusables de lo acontecido, echando por tierra montañas de esfuerzos, sudor y sacrificios.

Villano reciente del mundillo boxístico es el réferi Tony Weeks, con una larga trayectoria en impartir justicia, pero que se hizo de la vista gorda en el controversial triunfo del estadounidense Andre Ward, quien en repetidas ocasiones pegó en zona francamente ilegal frente al ruso Sergei Kovalev, el 17 de junio, en el hotel y casino Mandalay Bay, de Las Vegas.

Resultan interminables los fallos injustos, algunos tan descabellados como el empate a 114 que otorgó la defenestrada estadounidense Cinthya J. Ross, en el triunfo mayoritario (unánime sobre el ring) de su coterráneo Floyd Mayweather Jr. y la actual estrella mexicana Saúl “Canelo” Alvarez, el 14 de septiembre de 2013, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

La ceguera de Ross también estuvo presente cuando se inclinó 115-113 por otro de sus coterráneos, Timothy “La Tormenta del Desierto” Bradley, el 9 de junio de 2012, que recibió la complicidad en las boletas de Duane Ford (también 115-113), mientras la honrilla la salvó el otro norteño, Jerry Roth, con idéntica votación favorable al tagalo, pero que no impidió la corona pasara a manos de Bradley.

Estos antecedentes permiten señalar que el favoritismo del legendario filipino Manny Pacquiao será solo un elemento subjetivo a tener en cuenta, cuando choque con el australiano Jeff Horn, el 1 de julio, en el Suncorp Estadio, de Brisbane, Australia, donde se espera que 50 mil almas respalden hasta el delirio al púgil local, aspirante al título de la Organización Mundial (OMB), en la división welter.

Porque en la terna de jueces estará ahora la estadounidense Waleska Roldán, quien por ineptitud – o vaya a saber qué- ofreció veredicto dividido (113-113) en el duelo que destrozó el invicto del nicaragüense Román “Chocolatito” González ante el tailandés Wisaksil Wangek (aliás Sor Rungvisat), el 18 de marzo, en el Madison Square Garden, de Nueva York, donde el centroamericano quedó sin el cinturón súper mosca del Consejo Mundial (CMB).

Claro, peor fue la apreciación de Glenn Feldman y la también dama Julie Lederman, que se inclinaron por el asiático 114-112, quizás impresionados por la caída de “Chocolatito” en el primer asalto o la abundante sangre que manaba de su rostro por los repetidos cabezazos de Wangek, que tampoco recibió las sanciones que correspondían por sus entradas con la testa, del árbitro Steve Willis.

De ahí, que Pacquiao tiene que ganar bien y no dejar margen a las dudas, porque puede ser víctima nuevamente de la presión del público en los jueces, aunque los otros dos debajo de la mesa son el estadounidense Cris Flores y el argentino Ramón Cerdán, que no han estado vinculados a decisiones condenables por falta de objetividad, según lo acontecido sobre el encordado.

Pacquiao, actual senador de Filipinas, hará ante Horn (16-0-1, 11 KOs) la primera defensa del cinturón que obtuvo por decisión unánime ante el estadounidense Jessie “El Implacable” Vargas, el 11 de noviembre pasado, en el Thomas and Mack Center, de Las Vegas.

“Aunque algunas informaciones en Filipinas aseguran que no he entrenado duro, eso no es cierto”, dijo Pacquiao a la radio australiana. “Hicimos muy buen trabajo durante la preparación y voy a demostrar a los fanáticos lo mejor de mí ante Horn”.

Múltiple monarca en varias divisiones, Pacquiao, de 38 años, precisó que saldrá con el brazo en alto ante “El Avispón Horn, a quien considera un fuerte rival, pero carente de suficiente experiencia para poder vencerlo.

“En todos mis años como profesional nunca he estado tan motivado para un combate”, añadió Pacquiao. “Estoy muy contento con el trabajo realizado junto a mi equipo y no tengo dudas que regresaré a casa como campeón”.

Si Pacquiao está en forma competitiva óptima, las posibilidades de Horn de ganar son reducidas. Solo habría que preocuparse, entonces, de que los encargados de impartir justicia lo priven de un merecido triunfo. Lamentablemente no será la primera vez… ni la última.

Pacquiao afirma que retendrá el título frente a Horn