Manny Pacquiao en brazos de la incertidumbre -La indeterminación domina el presente del púgil filipino Manny Pacquiao. Porque en su futuro puede transitar caminos diametralmente opuestos. Mientras su cerebro le indica una trayectoria, su corazón se aferra a otros derroteros. Como muchos deportistas en la recta final de su carrera, “Pacman” se encuentra atenazado por la incertidumbre de qué hacer.

Senador de Filipinas y recién derrotado unánime por el australiano Jeff Horn en controvertida decisión, el zurdo tagalo, de 36 años, duda si lo mejor es ampararse en el contrato y solicitar la revancha ante el desconocido que hizo añicos los pronósticos el 2 de julio en la llamada “Batalla de Brisbane”, o colgar los guantes definitivamente, como ha sugerido su preparador Freddie Roach.

Tras el revés, que le otorgó a su rival el título welter, autoridades filipinas solicitaron a la Organización Mundial (OMB) una revisión del resultado, convencido de que Pacquiao fue víctima de la ceguera arbitral para favorecer al peleador anfitrión, que estuvo respaldado por más de 50 mil coterráneos en el Suncorp Stadium, de Brisbane.

Sin embargo, la Junta de Juegos y Diversiones de Filipinas hizo la petición de revisar la reyerta, bajo el argumento de salvaguardar la integridad del boxeo, pero sin utilizar ningún argumento ofensivo contra los jueces.

Aunque en principio se informó que no existiría revisión del caso, la OMB se hizo eco de la demanda, escogiendo cinco colegiados de diferentes países – no ha revelado sus nombres – para analizar el pleito y determinar si hubo o no injusticia en las boletas.

De acuerdo con el sistema que utilizaron los oficiales independientes para analizar cada uno de los asaltos, “El Avispón” Horn se impuso en siete (1ro, 2do, 4to, 6to, 7mo, 10mo y 12mo), en tanto Pacquiao ganó los otros cinco restantes (3ro, 5to, 8vo, 9no y 11mo).

Según estos análisis, Jeff Horn fue el ganador de la final”, informó la OMB en un comunicado, aunque de cualquier forma, la decisión de los oficiales resultaría inalterable y el único objetivo era efectuar una valoración independiente que permitiera acallar las múltiples manifestaciones de descontento.

La terna debajo del cuadrilátero se inclinó por Horn con boletas de 115-113, evaluadas por el estadounidense Chris Flores y el argentino Ramón Cerdán. La otra, que resultó más escandalosa y alejada de lo ocurrido sobre el encordado, la otorgó la jueza Waleska Roldán con puntuación de 117-111.

“Esto (la evaluación independiente) me da evidencias que puedo utilizar ahora”, dijo Horn a la prensa de Brisbane al conocer el comunicado de la OMB. “Definitivamente es agradable que esto haya quedado finalmente en un papel“.

Al margen de todo, a Pacquiao lo domina la indecisión: ¿la vida política o regresar a los extenuantes entrenamientos con el propósito de enfrentar a Horn en la revancha, que está registrada en el contrato previo al duelo anterior?

Según fuentes cercanas a los dos púgiles, se especula que uno y otro ve con buenos ojos un segundo duelo en noviembre. Pero todo depende de Pacquiao y su proyección de futuro.

Lea también: “Nacho” Beristáin ve con buenos ojos pelea Márquez-Horn