De La Hoya en Argentina: Si Dios me diera un solo combate más, elegiría a TrinidadOscar De La Hoya visitó Argentina en más de una ocasión, mayormente en su rol de promotor de boxeo. Y en su visita más reciente, el legendario “Golden Boy” también usó su viaje para alentar a su primo Diego en una pelea en la provincia mediterránea de San Luis, donde el joven invicto mexicano-estadounidense finalmente se alzó con una victoria sobre Alan Luques Castillo el pasado 1ro de julio.

En esa ocasión, Oscar conversó con el periodista Cayetano en su programa “Vamos a la Caye”, emitido por DIRECTV Sports, y allí realizó comentarios sobre su paso por los cuadriláteros y el momento en que vive actualmente como promotor.

“Cuando gane la medalla de oro, pensé que había logrado todo lo que tenía que lograr”, dijo Oscar. “La pasión, ese fuego dentro de mí, se apagó. Y, cuando gane la primera pelea profesional, quería más. En ese momento me pregunté: ¿solamente voy a ganar un campeonato mundial?”, se preguntó quien luego fuera múltiple campeón mundial en seis divisiones.

De La Hoya tuvo un especial recuerdo para su madre, su principal inspiradora en el deporte y en la vida.

“En el centro del cuadrilátero, cuando el juez te explica las reglas antes de que suene la campana para pelear, siempre miraba hacia arriba”, recordó De la Hoya y explicó que “nunca le miraba la cara al contrincante para recordar a mi madre en los momentos malos. Pensaba que no estaba ahí para ver la pelea y en todo que había sufrido antes de morir por el cáncer. Eso me encendía “el fuego” para desahogarme con el contrincante”.

Pero en sus declaraciones más relacionadas con el boxeo, el ex medallista y campeón mundial usó su espacio ante los micrófonos para ventilar una vieja frustración que acumula desde aquel fatídico 18 de septiembre de 1999 en lo que fuera su primera derrota profesional y, aparentemente, la más dolorosa que él pueda recordar.

“Si viniera Dios y me dijera de pelear nuevamente un solo combate, elegiría la pelea con (Félix “Tito”) Trinidad”, dijo Oscar, en referencia al ex campeón y de los mejores de Puerto Rico.

Video de las declaraciones:

“Hasta el día de hoy, me duele no haberlo noqueado en los últimos asaltos. No fue una pelea fácil pero tampoco se me complicó porque tenía una estrategia perfecta: saltaba con las puntas de mis pies, no corría, estaba frente a él y era superior con golpes y combinaciones. No sé cómo y por qué, pero la pelea se la dieron a él”.

Lea más en Zona de Boxeo