Claressa Shields aniquila a Nikki Adler en Detroit -Quizás fue la euforia del momento. Posiblemente la obtención de una doble corona mundial entre las damas. O tal vez la osadía verbal de la juventud. De cualquier forma, la jovencita estadounidense Claressa Shields sorprendió con su auto titulado pseudónimo al concluir el pleito: “Soy GWOAT (Greatest Woman of All Time, la mejor de todos los tiempos)”.

Doble monarca olímpica en Londres-2012 y Río de Janeiro-2016, la anteriormente llamada “T-Rex” anestesió en el quinto episodio a la germana Nikki Adler (16-1-0, 9 KOs), quien además de encajar su primer fracaso en las filas rentadas, cedió la faja mediana del Consejo Mundial (CMB), que exponía por tercera ocasión.

También Shields (4-0-0, 2 KOs) se adueñó del cinturón vacante de la Federacíon Internacional (FIB), que convirtió en manicomio el MGM Grand, de Detroit, Michigan, donde cerca de mil espectadores respaldaron la actuación de su coterránea.

Fue un combate de un solo lado desde el principio hasta que el árbitro Michael Griffin en forma misericordiosa detuvo las acciones, transcurridos 1:34 minutos de esa quinta fracción, pues la veterana Adler, de 30 años, solo se limitaba a evitar castigo sin soltar sus puños.

“Trabajé muy duro en el gimnasio, entrené fuerte, comí bien, me fui a dormir temprano todas las noches, estaba muy concentrada”, aseguró Shields a los medios instantes después de ceñirse los dos títulos. “Definitivamente me sentí excelente”.

Las estadísticas tampoco dejaron margen a dudas. Shields conectó 136 golpes de los 340 que salieron de sus manos, en tanto Adler tuvo un pobre desempeño con solo ¡6! de 84, síntoma de que hizo muy poco por el triunfo.

Mientras Shields, de 22 años, golpeaba a su antojo, Adler lucía cansada y sin brújula ya desde el primer asalto. Un fuerte gancho de izquierda a mitad de segundo episodio hizo retroceder hasta las cuerdas a Adler. La historia se repitió en el tercero, cuando la norteña combinó con potencia de ambas manos.

Era solo cuestión de tiempo que el enfrentamiento llegara a su fin, pues una de las contendientes pegaba y pegaba, en tanto la otra solo aguardaba, protegiéndose como podía, por el sonido metálico para acabar con su pesadilla. El cuarto y el quinto no fueron diferentes y Griffin no esperó más en aras de evitar un trauma innecesario a la germana.

“¿Quién es mejor que yo?”, preguntó Shields mientras el público la vitoreaba. “Y si encuentro a alguien que lo crea, estoy lista para sacarla (de su error)”.

Su reto fue directo a la kasaja-alemana Christina Hammer (21-0-0, 9 KOs), dueña de los cinturones del Consejo Mundial (CMB) y la Organización Mundial (OMB), también en la categoría mediana, que se encontraba entre los asistentes.

El resultado del posible pleito entre Shields y Hammer lo ofreció la misma Adler: “Ahora que enfrenté a Claressa Shields puedo decir sin temor a equivocarme que Hammer no puede vencerla”.

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.

Vea también: Paul Malignaggi furioso abandona campamento de McGregor