Verón y Barrionuevo chocan en busca de ser el próximo gran welter argentino – Hasta ahora eran dos de los más promisorios pesos welter en un país en que la vara en ese peso fue puesta en lo más alto por nombres como Marcos Maidana, Diego Chaves y Lucas Matthysse, entre otros. Pero con el anuncio de su inminente choque con revancha garantizada, tanto Adrián Verón como Miguel Barrionuevo tendrán la chance de poner su nombre en esa lista si producen el tipo de choque explosivo que todos esperan.

La mesa de apuestas está abierta, y los boxeadores mismos se encargaron de poner las primeras fichas en el paño con sus desafiantes declaraciones en redes sociales antes del anuncio oficial del combate.

“Nunca la busqué. Se dieron las casualidades así,” dijo Verón, poniendo la iniciativa del desafío en manos de su rival. “Él salió a decir que yo lo había desafiado pero yo nunca lo desafié, quería pelear con los mejores, y como él es el campeón argentino lo incluí a él. Y de ahí en más se dieron unos cruces y no los dejamos pasar. Es una pelea importante que para nosotros nos sirve mucho. Me tengo mucha fe, y por eso la agarramos”.

La fe de Verón es superada, al menos en los comentarios previos, por las certezas de Barrionuevo.

“Va a ser una pelea intensa una buena prueba para los dos, una pela interesante y áspera”, augura Barrionuevo. “Quiero que sea un buena pelea y que sus seguidores y los míos y la gente que le gusta el box quede satisfecha”.

El combate no tiene sede aún, aunque se espera que se realice en algún lugar de la provincia de Buenos Aires, a medio camino entre la norteña provincia de Catamarca que vio nacer a “La Joya” Barrionuevo (32-3-2-1 ND, 22 KO) y las tierras patagónicas de Santa Cruz de las cuales es nativo el “Chucky” Verón (21-1, 13 KO).

Ambos peleadores son promovidos por empresas diferentes, y por eso ambos han firmado desde ya una revancha sin importar el resultado del primer combate, que tiene como fecha tentativa el próximo sábado 7 de octubre desde las 21:30 hs y será transmitido por TyC Sports.

La idea es que el vencedor de este doble duelo genere interés en el extranjero como para agenciarse una chance de campeonato mundial en un futuro cercano, pero la magnitud del desafío en sí mismo ya es suficiente como para que ambos boxeadores se centren completamente en este pleito antes de poner su atención en lo que vendrá después.

“En cuanto a salir a pelear afuera estoy esperando que mi manejador me dé esa pelea que esperamos ya hace rato y poder salir afuera para construir un camino a nivel internacional”, indica Barrionuevo, mientras que Verón indica que “todavía no hay ninguna oferta concreta para nadie, para ninguno de los dos. La pelea se dio así, la aceptamos los dos, y es para el bien del boxeo argentino. Estamos ahora a la espera de la pelea y después del resultado veremos qué es lo que sigue para cada uno”.

La pelea servirá para dar impulso a las carreras de ambos si es que dan un buen papel, pero el trámite no promete ser sencillo ni mucho menos, y ambos boxeadores lo saben muy bien.

“Me imagino una pelea difícil, siendo que somos dos de los mejores pesos welter del país”, asegura Verón. “Será una pelea dura, una buena pelea, y creo que vamos a salir victoriosos porque me considero el mejor, y vamos a entrenar muy duro por la jerarquía de la pelea y la jerarquía de él, así que estamos metiéndole duro”.

“Tenemos las mejores expectativas. Sabemos que es una de las peleas más importantes del año y hace mucho tiempo que no se hace algo así. Estoy muy contento de ser uno de los protagonistas”, finaliza Verón.

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.

Lea también: Vasyl Lomachenko ofrece excelsa disertación ante Miguel Marriaga