En el Canelo-Golovkin hubo un ganador y un derrotado -Es un hecho irrevocable: el Golovkin-Canelo finalizó en empate. Y al margen de las cuantiosas ganancias que aportó la pelea, desde el punto de vista humano sí hubo un ganador y un derrotado: el árbitro Kenny Bayless y la jueza Adalaide Byrd, respectivamente.

Poco o nada se ha comentado del desenvolvimiento de Bayless, pues Byrd, con su desacertada boleta de 118-110 favorable al pelirrojo mexicano, no dejó espacio para el profesional desenvolvimiento de Bayless, exacto y preciso en cada momento que resultó imprescindible participar en la confrontación, disputada el 16 de septiembre, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas.

“Kenny Bayless hizo una magnífica labor”, resaltó Tom Loeffler, director ejecutivo de la compañía K2 Promotions, que representa a “Triple G” Golovkin. “Realizó un efectivo trabajo en una lid entre dos contendientes que lanzan fuertes golpes. Y Kenny los separó correctamente en cada instante requerido sin interrumpir las acciones. Nosotros queremos darle todo nuestro reconocimiento por su desempeño”.

Simultáneamente, Loeffler criticó la actuación de la jueza Byrd: “Anotar el combate de esa forma a favor de ´Canelo´no ayuda a la grandeza de lo que aconteció sobre el cuadrilátero. Francamente, no es bueno para el deporte ese tipo de puntuaciones”.

El directivo también aseguró que Golovkin y todo su equipo están dispuestos a efectuar la revancha en cualquier momento y lugar, incluso en Las Vegas, aunque reconoció que el astro de Kazajastán no tuvo una buena experiencia con el desempeño arbitral en su debut en la ahora llamada “Capital del Boxeo” en el mundo.

“Gennady ha peleado seis veces en el Madison Square Garden (de Nueva York), expuso Loeffler. “Allí siempre se ha sentido muy cómodo. Y cuando estábamos negociando con Oscar (De La Hoya, presidente de Golden Boy Promotions), le dije que solo se preocupara de su entrenamiento. Estoy seguro que al margen del sitio acordado, él tendrá la misma actitud para la revancha, aunque analizaremos con lupa los jueces propuestos”.

Mientras corrían las negociaciones previas, los ejecutivos del histórico Madison Square Garden y Jerry Jones, dueño de los Dallas Cowboys, mostraron interés en ser sede de la primera pelea entre Gennady Golovkin y Saúl Alvarez. Pero los representantes del MGM Resorts Internacional, copropietarios de la T-Mobile Arena, hicieron la mejor oferta a las partes involucradas y finalmente consiguieron la aprobación.

A pesar de ello, la revancha se convertirá nuevamente en un proceso largo y de innumerables inconvenientes para su concreción. Refiriéndose al tema, “Canelo” respondió en una rueda de prensa posterior al combate contra Golovkin que “ahora mismo solo deseo descansar. Cualquier cosa que deseen los fanáticos, lo haré. Saben que ese es mi estilo. Quién sabe si en mayo o en septiembre (de 2018). Pero una cosa es segura: esta es mi era, es la era de Canelo”.

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.