Narváez noquea a Potapov y buscará su tercera corona -BUENOS AIRES, Argentina.- Por ser local y por su pedigrí como campeón, Omar Narváez era el favorito. Pero nada hacía prever una actuación tan dominante ante un retador joven, invicto y en pleno ascenso como lo era el ruso Nikolai Potapov, quien luego de una pelea de ida y vuelta plagada de emociones terminó sucumbiendo ante los puños del “Huracán” Narváez al comienzo del octavo asalto en una eliminatoria mundialista que le abre las puertas al ya dos veces campeón en igual número de divisiones para agenciarse lo que sería un histórico tercer campeonato mundial.

En el combate, llevado a cabo este pasado sábado 14 de octubre en el Estadio Obras Sanitarias de esta capital, Narváez (47-2-2, 25 KO) traía más dudas que certezas luego de casi 16 meses de inactividad tras su estrepitosa derrota ante Naoya Inoue en Japón, en la que perdió su título de peso super mosca. El largo descanso, la avanzada edad (cumplió 42 años días antes de este combate) y las dudas sembradas por su caída en Oriente pesaban en los pronósticos previos, que de todos modos lo tenían como favorito. Pero fiel a su tradición, Narváez superó todas las expectativas y brindó un espectáculo digno de sus mejores días.

Tras un comienzo dubitativo, Narváez comenzó a tomar control del pleito hacia el cuarto round, luego de tres asaltos de poca actividad marcados por la excesiva cautela del local y el amague constante pero inconcluso del visitante. Narváez tuvo su momento de quiebre en el quinto asalto, cuando colocó certeras combinaciones y exhibió su gran defensa de siempre para frustrar a su oponente, castigarlo con precisión y abrirle un corte sobre la ceja izquierda.

Ya en el sexto round, la agresión de Narváez era la que ponía el ritmo del combate, desnudando la falta de argumentos del visitante. Pero fue el séptimo asalto el más determinante del choque cuando Narváez castigó inmisericordemente a un repentinamente indefenso Potapov (17-1-1, 8 KO), quien sufrió un embate brutal desde todos los ángulos terminando mareado y casi indefenso en las sogas para un round que fácilmente podría ser puntuado en 10-8 a pesar de la ausencia de caídas. En vistas de semejante golpiza, el rincón de Potapov decidió preservar la integridad de su pupilo y no le permitió salir al octavo asalto, desatando la algarabía del público presente.

“El tiempo que no estuve combatiendo sinceramente no lo sentí. Yo estaba confiado en mi preparación, en mi grupo de trabajo, y en mi familia que me apoya día a día y que no me deja bajar los brazos”, sentenció Narváez tras su victoria, dando también algunas claves sobre su notable desempeño ante un rival mucho más joven, alto y corpulento.

“Yo lo noté que salió muy enérgico de entrada, quizás quiso meter presión, pero se llevó la sorpresa porque yo me preparé mejor que nunca. Entonces cuando empecé a llegar con mis golpes me di cuenta de que los golpes al cuerpo le dolieron. Esa fue la clave de que su rincón dijera ´basta’”, afirmó Narváez, quien ahora deberá esperar a que el campeón Zolani Teté haga una defensa opcional ya programada antes de pactar su combate e intentar así agendarse un título de peso gallo luego de haber reinado en los pesos mosca y súper mosca.

De lograrlo, Narváez sería el primer boxeador argentino en reinar en tres categorías diferentes. Algo que sonaba impensado luego de su caída ante Inoue, pero que ahora amenaza en transformarse en una realidad.

En el combate de semifondo, el tucumano Diego “Profeta” Ruiz (15-2-0, 7 KO) defendió su título argentino de peso gallo por nocaut técnico en el quinto asalto al mendocino Silvio Arano (7-4-1, 2 KO), en un combate intenso y de claro dominio del campeón. Luego de un primer asalto competitivo y un segundo round incluso más disputado, Arano comenzó a derrumbarse y tuvo su peor momento en el cuarto asalto, siendo dominado por completo. En el quinto, una furiosa derecha cruzada depositó a Arano en las lonas, y tras el conteo recibió mucho castigo sobre las sogas. Cuando el round ya casi llegaba a su final, el réferi internacional Gustavo Tomás detuvo el pleito para evitar un mayor castigo, y aunque la audiencia recibió el fallo con decepción por ser Arano el protagonista del mejor combate del año 2016 según la prensa local, el final fue más que justificado.

“(Arano) entregó todo y yo también, la pelea fue buena y creo que fui el mejor esta noche”, dijo el ganador del pleito. “Ahora tengo que seguir día a día para mejorar y seguir siendo campeón”.

En el primer combate televisado de la noche, enmarcado en el peso semipesado, Braian Nahuel Suárez mejoró sui marca invicta en 3-0 (3 KO), al superar al duro chaqueño Enzo Orellana (3-3-1, 2 KO) por la vía del cloroformo en el segundo asalto de un intenso combate. Suárez dominó el asalto inicial del pleito pactado a cuatro vueltas con su mejor boxeo de distancia, pero su rival se animó a más en el segundo conectando un uppercut seguido de un gancho que puso a Suárez en modo defensivo. El boxeador bonaerense inmediatamente pasó al ataque y logró conectar con fuerza ante un Orellana que ya estaba cortado y lo sacudió por todo el ring para forzar dos cuentas de protección sin caída. Al término de la segunda, el réferi decidió que Orellana ya no estaba en condiciones de continuar y detuvo el combate.

Previamente, en un choque de peso súper pluma, el ex miembro de la selección nacional Nicolás Paz mejoró su marca a 4-0-1 (2 KO) con un contundente triunfo antes del límite sobre Ángel “Rayo” Aquino (5-1-1, 3 KO) en un pleito pactado a cuatro vueltas. Aquino sufrió un conteo protector sin caída en el primer asalto luego de una andanada de golpes de Paz, y ya en el segundo round fue conectado con un durísimo gancho de izquierda que lo depositó de bruces en las lonas. Segundos después el combate fue detenido por el árbitro cuando Paz castigaba a un indefenso Aquino en el centro del ring.

En el primer combate de la noche se produjo el debut del ex miembro del seleccionado argentino en la WSB, los Cóndores, cuando el peso pesado Kevin Espindola superó a Leandro Robutti (3-3-0, 2 KO) por fallo dividido. Robutti y Espindola se turnaron para dominar los cuatro rounds de la contienda, con el punto culminante siendo un viaje a las lonas por parte de Robutti, cortesía de una durísima derecha en contra saliendo del rincón por parte de Espindola. El zurdo Robutti respondió con un terrible uppercut de izquierda en el tercer asalto pero no fue suficiente, y las tarjetas favorecieron al debutante por 38-37 y 39-38.5, con la tercera siendo un 38-37 para Robutti.

Narváez noquea a Potapov y buscará su tercera corona

Otros resultados del fin de semana: Lara, Charlo y Hurd siguen siendo los reyes de las 154 libras

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.