Anthony Joshua noquea a Carlos Takam y avanza hacia Deontay Wilder -Se cumplió la predicción: el hercúleo campeón mundial inglés Anthony Joshua noqueó en el décimo asalto al camerunés Carlos Takam, pero el guión del libreto tuvo ajustes sobre el encordado, porque el retador ofreció un digno espectáculo a los 78 mil espectadores que asistieron el 28 de octubre al Principality Stadium, de la ciudad de Cardiff, en Gales, Gran Bretaña.
Más a fondo de lo esperado tuvo que emplearse “AJ” Joshua para obtener su vigésimo triunfo consecutivo por la vía del sueño, porque Takam (35-4-1, 27 KOs), quien radica en París, la capital gala desde ocho años, a pesar de las heridas y del castigo recibido, no se dio por vencido e incluso recriminó al árbitro británico Phil Edwards cuando detuvo la reyerta.
Ciertamente, en el momento que Edwards detuvo el pleito, Joshua había conectado varias fuertes combinaciones al rostro de Takam, pero nada evidenciaba que estaba en malas condiciones, ni mucho menos que no pudiera continuar.

Incluso en el noveno asalto, Takam, de 36 años, había llevado la voz cantante, con fuertes golpes al rostro de Joshua, quien por momentos evidenció cierto cansancio por la asimilación del visitante y su granítica resistencia a los impactos del campeón.
Joshua comenzó utilizando el jab, combinándolo con el gancho de zurda y el recto de derecha. Sin embargo, en el segundo asalto, Takam se lanzó hacia adelante y con la cabeza dio en la nariz del gigante británico, que de inmediato comenzó a sangrar por ambos orificios.
Ya en el cuarto episodio, Joshua conectó varios golpes, entre ellos un preciso gancho de zurda que hizo perder el balance a Takam y lo obligó a poner sobre el tapiz el guante de su mano siniestra. Edwards, el tercer hombre en la refriega, de inmediato le hizo la obligada cuenta protectora.
En ese momento, después de uno de los intercambios, apareció una herida sobre el ojo derecho de Takam, que sangró durante todo el combate e hizo que constantemente se pasara sus guantes por la zona afectada para lograr visibilidad.
En el quinto, Joshua fue con todo hacia su rival para acabar el desafío, pero Takam se mantuvo firme, evidenciando su corazón de guerrero, pues el titular de la división pesada lo aventajaba ampliamente en alcance y estatura.
No le gustó al árbitro el estado del ojo de Takam y pidió que el médico asignado inspeccionara la herida. Pero el galeno dio luz verde a la continuación de la pelea, después de analizar durante varios segundos la lesión.

Después, en el séptimo, Takam aprovechó un ligero cansancio de Joshua y le pegó con ambas manos. Lejos de protegerse, el monarca bajó la guardia, sonrió y exhortó a su oponente a que continuara el ataque. Ese fue el mejor asalto del africano.
Recuperado apareció Joshua en el octavo, pero nuevamente cedió terreno en el noveno, también a la cuenta de Takam, quien impactó con contundencia, aunque sin mayores contratiempos para el astro nacido en Watford, hijo de padre nigeriano y madre inglesa.
Los violentos puñetazos recibidos por Takam a través de los asaltos, provocaron que sangrara en abundancia por encima de sus dos ojos. Y cuando el monarca arreció el ataque en el décimo, Edwards consideró que debía evitar mayor castigo al valiente retador, que no aceptó el fallo del oficial e igualmente fue respaldado por una buena parte del público, que con gritos y silbidos mostró su desaprobación.
“Escuchen, vine a pelear”, dijo Joshua tratando de detener las protestas de los fanáticos. “Takam hizo un buen espectáculo y yo estaba tratando de derribarlo, pero desafortunadamente el réferi detuvo el combate. Los presentes deseaban ver a Takam en el suelo, pero gané el combate y ahora tengo que mirar hacia lo que ocurrirá en 2018”.

Añadió Joshua que el combate contra Wilder “es lo que más deseo para el venidero año y haré todo lo posible porque esa pelea se concrete, aunque prefiero que sea ante el maravilloso público de Gran Bretaña”.
Fue Eddie Hearn, promotor de Joshua, quien detalló sobre el propio encordado lo que se avecina para el flamante campeón de la Asociación Mundial (AMB), la Federación Internacional (FIB) y la Organización Internacional (OIB).
“Anthony dejó claro que quiere pelear contra Deontay Wilder en el Reino Unido”, dijo Hearn mientras el público gritaba en forma delirante por la afirmación. “Wilder habla mucho pero en realidad no tiene un rival que valga la pena. Les prometo que Wilder, Joseph Parker y Tyson Fury son las peleas que vamos a trabajar para el venidero año”.

Hearn explicó que la pelea contra Takam se efectuó de forma obligatoria porque de lo contrario Joshua perdía el cinturón, pero que en lo adelante luchará contra cualquiera de los otros monarcas, aunque el principal objetivo es que sus enfrentamientos se realicen en suelo británico.
El gigantesco grito del público estremeció la instalación cuando Heart afirmó: “Deontay Wilder perderá su título en 2018”, en alusión de que Joshua será el que lo derrote.
Takam entró en escena, después que el búlgaro Kubrat “La Cobra” Pulev, el retador obligatorio, sufrió una lesión en el hombro derecho durante una jornada de entrenamiento, lo cual obligó a cancelar la reyerta.

Vea también: Joshua extiende a 20 su racha de nocauts ante el sustituto Takam

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.