Liborio Solís y Jamie McDonnell quieren saldar una deuda -En controvertida decisión, el inglés Jamie McDonnel salió con el brazo en alto. Y el venezolano Liborio Solís cayó derrotado. Pero los dos están insatisfechos con su actuación del pasado año, en la Sala de las Estrellas, de Monte Carlo, Principado de Mónaco, escenario también de la revancha, el sábado 4 de noviembre, cuando el británico efectuará la sexta defensa del cinturón gallo de la Asociación Mundial (AMB).

“La Maquinita” Solís, de 35 años, afirma que en el pleito anterior dominó los primeros asaltos e hizo méritos suficientes para recibir el fallo de los oficiales, y en consecuencia debió ser premiado con la corona que retuvo el oriundo de la ciudad de Doncaster, en el condado de Yorkshire del Sur.

Sin embargo, es consciente que “cometí un gran error en la pelea pasada, pues me conformé con la ventaja que había obtenido, bajé las revoluciones, pensé que estaba cómodo y me costó la derrota”, reflexionó Solís a un medio panameño. “Debía mantener el patrón del combate para evitar lo que sucedió”.

Solís aceptó que su rival posee aventaja física, pues lo supera ampliamente en estatura (5´10 por 5´4), pero asegura que está muy motivado y dará lo mejor de sí “como siempre” para revertir la situación y regresar con la corona del orbe.

Nacido en la ciudad de Maracay, estado venezolano de Aragua, pero con residencia en Panamá, Solís explica que ha mejorado en los elementos físicos e igualmente en la defensa, a lo que suma un entusiasmo renovado por tratar de ser nuevamente monarca del orbe.

“Desde que me mudé a Panamá cambió mi concentración y también el compromiso con el entrenamiento”, añadió Solís. “Acá no falto ni un día y tengo varios entrenadores que me ayudan a corregir lo que hago mal”.

Monarca mundial súper mosca en 2013, cuando derrotó por decisión mayoritaria al japonés Kohei Kono, el púgil sudamericano estima que su experiencia frente a rivales de mucho nivel será otro elemento que le ayude a arrebatarle el cinturón a McDonnell.

Insistió en que bajo la asesoría técnica del panameño Eduardo Mena ha corregido muchos errores, principalmente los que lo condujeron al fracaso ante el zurdo nipón Shinsuke Yamanaka, el 4 de marzo de 2016, en Kyoto, donde el local hacía la décima defensa del título gallo (118 libras), del Consejo Mundial (CMB). En el pleito, Yamanaka derribó a Solís en el 2do y 9no asaltos, en tanto el sudamericano le aplicó idéntica medicina al asiático en la tercera fracción.

“Contra Yamanaka fue una pelea difícil, pero hay que pasar la página”, expresó Solís. “Pero ahora me enfrento a McDonnell, un campeón fuerte que tiene un estilo parecido al mío y siempre va hacia adelante. Eso permitirá que los dos hagamos una pelea muy buena para el público. Esta vez yo no sé dónde se va a meter McDonnell y le recomiendo que lleve mejores condiciones que la vez pasada, pues voy con todo, en busca de lo que él tiene”.

Pero la estatura de McDonnell no será el único obstáculo que tendrá que salvar Solís. El europeo respalda la solidez de su desenvolvimiento sobre el cuadrilátero, con una racha de 21 triunfos en línea, desde marzo de 2008, cuando cayó por puntos en ocho rounds ante su coterráneo Lee Haskins, en la ciudad inglesa de Yorkshire.

Y ese fue el segundo fracaso consecutivo de McDonnell, que había cedido por fallo dividido ante el también inglés Chris Edwards, quien un año antes se adueñó de la faja vacante británica de la división súper mosca, en Wigan, Lancashire.

McDonnell, de 31 años, reconoció que Solís es un rival de mucha convicción, consecuencia de los combates que ha tenido frente a adversarios de reconocida calidad, principalmente ante Yamanaka, al que lo obligó a rendir el máximo para llevarse la victoria. “Aunque sufrió dos caídas y perdió unánime, se comportó a gran altura”, explicó el monarca británico.

Frustrado porque la reyerta ante Solís será la segunda pelea de este año, McDonnell argumentó que “ha sido una larga espera y no he combatido tanto como quisiera. Pero estamos haciendo planes para que el próximo año ocurran grandes cosas”.

Nuevamente, McDonnell precisó que entre sus objetivos inmediatos está rivalizar ante el estadounidense Rau´shee Warren, súper campeón de la misma categoría, en duelo que se frustró en las negociaciones, por la negativa del norteño a efectuarlo en territorio europeo.

“(Warren) es el oponente que he tenido en mente durante los últimos meses”, reiteró McDonnell. “Me preparé muy fuerte para luchar contra él, porque además de campeón es un boxeador que ha participado en tres olímpiadas y no podía tomar el reto a la ligera. Pero él puso excusas y se frustró la pelea. De todas formas, espero que podamos pelear el próximo año”.

McDonnell igualmente dijo que le gustaría buscar la revancha contra Lee Haskins, para vengar aquel fracaso de 2008 y recuperar el título de la Federación Internacional (FIB), en su poder en 2013 y ahora en manos de “Play Boy” Haskins.

“Tendré una gran satisfacción si se concreta el enfrentamiento ante Haskins y tampoco pondré objeciones a pelear con Warren en los Estados Unidos”, señaló McDonnell. “Además, estamos analizando combatir frente a reconocidas figuras de las 122 libras, pues creo que tengo muchas opciones en ambos pesos”.

Pero McDonnell insistió en que su mayor interés radica en eliminar cualquier duda sobre su triunfo precedente frente a Solís. “Estoy deseoso de que llegue el momento de escalar el cuadrilátero, porque quiero demostrar de una vez por todas que soy el mejor de los dos. Los fanáticos de Monte Carlo serán testigos de mis palabras”.

También en Canal de Boxeo: “Chino” Maidana afirma que su motivación de hoy es su familia

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.