Un Chino fuera de foco, Wilder y su lado salvaje, y más
¿Eres acaso tú, querido lector, uno de esos que critican decisiones deportivas desde la comodidad de su sillón frente al televisor? ¿Disfrutas con un goce digno de mejor causa de creerte más sabio que el mejor de los entrenadores, pero siempre con el diario del lunes en la mano? ¿Sentiste alguna vez el impulso de ventilar tus frustraciones tras otra semana de boxeo en la que los resultados no estuvieron a la altura de tus expectativas? Bueno, es probable que no estés solo, y aquí estamos para probarlo. En esta nueva sección semanal de Zona de Boxeo le echamos una mirada crítica a las peleas y eventos del pugilismo de la semana que termina, y las conjugamos con preguntas y opiniones de lectores (junto a las de selectos invitados) para crear un análisis final de otra semana de boxeo mundial. Sígannos todos los lunes en #EDL y en @Zonadeboxeo en todas nuestras plataformas, y envíen sus comentarios y consultas a
diegomorillabox@hotmail.com

Wilder saca su lado salvaje

La pelea entre Wilder y Stiverne tuvo una tremenda previa, completita con su griterío de machos alfa en celo en las balanzas y todos los condimentos de un desafío de alto vuelo y tratando de sacarse mutuamente de su juego. Pero Wilder llevó todo eso al siguiente nivel luego de anotar la primera caída. Sus manos al nivel de la cintura tratando de desafiar a Stiverne a que lo golpee, sus golpes amplios y casi voleados, y su desafío a las órdenes del réferi Arthur Mercante Jr. (que podrían haberle costado un punto o hasta la descalificación si la pelea hubiese continuado), fueron indicativas de una sola cosa: su frustración por sus numerosas cancelaciones y postergaciones era real, su deseo de darle una  paliza a Stiverne era aún más real, y su desafío al dominio de Anthony Joshua es MUY real después de este combate. Será interesante ver qué es lo que trae el futuro inmediato para el Bombardero de Bronce luego de una actuación tan devastadora, pero es difícil no entusiasmarse ante lo que viene.

¿Cuánto pesa esa cosa?

Se dijo mucho sobre la “ventaja” de más de 17 kilos de Stiverne sobre Wilder (obviamente no hay tal cosa en la división de peso pesado, en la que usualmente más peso implica menor velocidad y viceversa, sin que en ninguno de los dos casos se sacrifique potencia por lo general), pero no se dijo mucho sobre esa deforme morcilla rellena de pelo que le colgaba sobre la nuca durante la pela. Está claro, el peso de una trenza enrollada no será mucho, pero una vez que ese peso comienza a llenarse de transpiración y acumular más peso aún, y comienza a sacudirse con cada golpe, la fuerza centrífuga de ese peso pone un cansancio adicional sobre la nuca y el cuello, además de agregar un factor de riesgo tanto para Stiverne como para su rival (a quien podría golpear en un ojo con ese proyectil y lastimarlo para terminar la pelea). Pecaré de insensible aquí, pero por mucho cariño que le tenga al boxeador y a su estilo de pelo, yo le hubiese cortado esa cosa con un cuchillo antes de subir al ring, y problema resuelto.

Breazeale gana la Batalla de las Panzas 

La división de peso pesado tiene un problema de peso. Los atletas son cada vez más grandes y pesado, y el tamaño físico de los campeones actuales es testimonio de eso. La idea del CMB de crear una nueva división por encima del peso crucero y luego pasar a los boxeadores más grandes a la nueva división de peso súper pesado comenzando en algo así como 112 kilos no es una mala idea, dada la disparidad en algunos casos. Pero tal como mencionamos antes, cuanto más peso se lleva, menos movilidad se tiene. Y ésta es una de las razones para dudar de que haya una razón estratégica para que tipos como Dominic Breazeale y Eric Molina tengan tanto “cuero suelto” en la zona abdominal. Sí, claro, el peso es potencia, pero acumularlo de manera tan poco atlética y natural es demasiado. Si ambos lucen tan fofos como ellos en una pelea entre sí, es posible que no se note. Pero en un combate entre alguno de ellos y un peleador más atlético las diferencias se hacen demasiado grandes, y hasta nos podríamos preocupar por su seguridad física.

Moraleja: manténganse alejados de los postres, por lo menos durante el entrenamiento para una pelea televisada.

Maidana erra el tiro (literalmente) en Instagram

A estas alturas, el hecho ya ha recorrido el mundo y se ha viralizado: durante una visita a Colombia en el marco de la convención anual de la AMB, el ex campeón mundial Marcos Maidana tuvo la pésima idea de sacarse una foto junto a John Jairo Velazquez, alias “Popeye” y uno de los matones a sueldo del narcotraficante Pablo Escobar, responsable por docenas de muertes y recién salido de la cárcel tras una condena de 23 años. En la foto (ya eliminada de las redes sociales por el boxeador, pero viralizadas de todos modos) se lo ve a Maidana sosteniendo dos pistolas mientras abraza a Velázquez y comenta “Visitando al general de la mafia”.

La foto fue borrada prontamente y reemplazada por un video de Velázquez junto a Maidana, ya en un gesto más sombrío y solemne, en el cual Velázquez hace un comentario reivindicando a Maidana y su rechazo a las drogas, y a su propio arrepentimiento de sus viejas mañas.

“Más allá de bromas inoportunas, aquí el verdadero mensaje que quiere dar el Chino”, dijo su equipo de relaciones públicas como introducción a dicho video, pero ya el daño a la imagen de Maidana estaba hecho. Maidana estaba en Colombia para participar en la usual cartelera de la AMB titulada “KO a las Drogas” como previa a su cierre de convención, y había viajado ahí para ver a su hermano Fabián en una pelea en la que derrotó al venezolano Johan Pérez a lo largo de diez laboriosos asaltos, y ahora enfrenta una intensa crítica desde todos los ángulos por su manera de elegir sus comentarios y sus compañías, así como por su floja manera de apoyar, ya sea tácita o explícitamente, las acciones de Velázquez, uno de los colaboradores más cercanos a Escobar durante su reinado de terror.

“Un atleta tiene todas las puertas abiertas para lo que quiera”, dice Velázquez en ese corto video, “pero en la droga solamente hay tres puertas: el hospital, la cárcel o el cementerio”.

Sólo esperamos que Maidana elija la puerta que le corresponde con más responsabilidad de ahora en más.

También en Canal de Boxeo: Fernando Feroz Vargas ahora pelea por el bienestar de los niños

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.