Lemieux convencido que derrotará al campeón Saunders en Canadá -Aunque en el papel a simple vista las opciones lucen parejas y una buena parte de expertos se inclina mayoritariamente por el triunfo del monarca, el retador canadiense David Lemieux está convencido que posee las armas para destronar al inglés Billy Joe Saunders, campeón de la división mediana, cuando se enfrenten el 16 de diciembre, en Quebec, Canadá.
En el pleito, señalado en la Place Bell, de la ciudad de Laval, perteneciente a la periferia norte de Montreal, el zurdo “SuperB” Saunders (25-0-0, 12 KOs) someterá a prueba, además de su inmaculada trayectoria profesional, por tercera ocasión el título mediano de la Organización Mundial (OMB), que conquistó por fallo mayoritario ante Andy “El Irlandés” Lee hace dos años, en Manchester, Inglaterra.

Al margen de la trascendencia del combate por estar en juego la corona de las 160 libras, tanto Lemieux como Saunders se han lanzado insultos de todo tipo, práctica muy extendida en el pugilismo, en ocasiones como forma aleatoria de publicidad, en otras producto de una animadversión carente de sentido, pues para unos y otros el boxeo en última instancia -que a no dudarlo es la primera- resulta la forma directa de ganarse la vida y sostener sus familias.
Y para no variar, Lemieux (38-3-0, 33 KOs) y Saunders intercambiaron metralla verbal en el tradicional encuentro con los medios, como preámbulo de lo que acontecerá en el cuadrilátero dentro de pocas horas, cuando finalmente se definirá quién es el mejor entre los dos.
“Seré su mayor pesadilla y le aseguro que vivirá un infierno real en el ring”, dijo eufórico Lemieux durante su exposición. “”Hemos hecho todo lo necesario en el campamento y a lo largo de la preparación, por lo que estoy listo y convencido que derrotaré a Saunders”.

Para Lemieux, de 28 años igual que su contrincante, será la oportunidad de convertirse en monarca del orbe por segunda ocasión, la anterior cuando se impuso por unanimidad al camerunés, nacionalizado en Francia, Hassan N´Dam N´Jikam, el 20 de junio de 2015, en el Bell Centre, de Montreal, donde estaba en juego la faja vacante de la Federación Internacional (FIB).
La euforia por tener en su poder el cinturón ecuménico solo le duró cuatro meses a Lemieux, pues en octubre de ese mismo año fue anestesiado en el octavo asalto por el kazajo Gennady Golovkin, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York. En la reyerta también se disputaron las coronas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y la menos reconocida de la Organización Internacional (OIB), ambas en la cintura del europeo.
Obviamente, Lemieux no puede olvidar aquel descalabro ante “Triple G” Golovkin, por aquellos tiempos un depredador boxístico que debido a la potencia de sus puños, lo convirtió en su vigésima víctima consecutiva por la vía del sueño.

“He aprendido, he madurado y ahora soy un boxeador completamente diferente al que enfrentó a Golovkin”, afirmó Lemieux en un intento por establecer una diferencia sustancial entre aquel que no pudo con el astro de Kazajastán y el que se cruzará guantes con el británico Saunders.

Al responder a preguntas de los medios, Lemieux insistió en que su preparación ha sido la mejor de su carrera, que está muy motivado para el cercano enfrentamiento y que ahora es un peleador mucho más agresivo que en el pasado.
“(Saunders) es un hablantín y en pocas ocasiones he visto boxeadores que hablen tanto como él”, dijo Lemieux. “Espero que durante la pelea mis puños le cierren la boca el sábado por la noche. Veremos entonces qué dirá”.

Después del descalabro ante Golovkin, Lemieux, suma cuatro victorias consecutivas, la más reciente por unanimidad frente al mexicano Marcos “El Dorado” Reyes, el 6 de mayo, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, donde el azteca fue sancionado con un punto por pegar después de la campana.
Saunders, por su parte, ha expresado que Lemieux posee fuerza en los puños, pero tiene un boxeo deficiente, por lo que está seguro lo vencerá antes de los 12 asaltos programados. “El no es un buen boxeador para ser considerado en estos momentos en la élite de la división. Escaló hasta la cima en el pasado, pero falló. Y sabe que tiene que ganar nuestro combate para estar nuevamente entre los mejores, pero eso no sucederá. Lo acabaré antes que finalice el octavo round”, vaticinó al diario The Montreal Journal.

El nacido en Hertfordshire recalcó que los triunfos de Lemieux carecen de brillantez, porque los consiguió “ante vagabundos y noqueó a puros viejos, pero no pudo con (Marco) Rubio. ni tampoco con Golovkin, a quien no le ganó ni un asalto hasta que lo aniquiló. No exhibe nada especial. Solo ha mostrado potencia en sus manos frente a púgiles de escasa calidad como Curtis Stevens, que no es un boxeador de mucha clase”.

También en Canal de Boxeo: Salido recapacita y volverá para nuevas batallas

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.