Dorticós-Gassiev y Briedis-Usyk: duelos con dinamita en Súper Serie Mundial -Si apeláramos a un análisis estrictamente culinario, la semifinal de la división crucero de la Super Serie Mundial (WBSS) posee todos los aderezos para convertirse en una cena apetitosa que provocará enorme interés entre los seguidores de la disciplina: poder en los puños y en consecuencia altos promedios de nocauts, coronas del orbe en disputa y un cuarteto de púgiles que se pavonea por las filas rentadas sin conocer el amargo sabor del fracaso.

Las estadísticas conjuntas de los cuatro peleadores son de otra galaxia. Entre todos suman 83 victorias, sin la sombra del revés, y 68 de ellas antes del límite, para un impresionante 82 por ciento de promedio, lo que presagia, sin temor a equivocaciones, un desenlace anticipado en cada uno de los dos compromisos.
Único representante del continente americano en ese selecto grupo, el cubano Yunier Dorticós (22-0-0, 21 KOs) afrontará el mayor reto de su trayectoria boxística, al tener que viajar hasta la ciudad balneario de Sochi, a orillas del mar Negro, para vérselas con el ruso Murat Gassiev (25-0-0, 18 KOs), siete años más joven, bajo la tutela del experimentado Abel Sánchez, y con el valor agregado del apoyo unánime del público a su favor, y la temperatura exterior cercana al punto de congelación, otro elemento adverso para alguien acostumbrado a las casi siempre tórridas ciudades como La Habana y Miami.

En el pleito, señalado el 3 de febrero en el Bolshoy Ice Dome, “El Dr. del KO” Dorticós, de 31 años, expondrá la faja crucero de la Asociación Mundial (AMB), que ya defendió con éxito en su anterior presentación en cuartos de final de la WBSS, en la que sorpresivamente anestesió en el segundo asalto al ruso Dmitry Kudryashov, el 23 de septiembre, en el Alamodome, de San Antonio, Texas.
Pero el cubano, radicado desde hace varios en el sur de la península de Florida, se siente muy optimista -quizás en exceso- para el difícil pleito ante Gassiev, quien haciendo gala de enorme fortaleza física y envidiable potencia en los puños, se adueñó de la corona de la Federación Internacional (FIB) en la categoría de hasta 200 libras, al vencer a su coterráneo y también peleador con guardia siniestra, Denis Lebedev, el 3 de diciembre de 2016, en la Arena Megasport, de Moscú.

“¿Que si compré analgésicos para Gassiev como prometí?”, dijo Dorticós con ínfulas de verdugo, a un grupo de periodistas en la sede del combate. “Claro que los compré porque lo golpearé tanto y estará tan herido que los va a necesitar para recuperarse”.
A renglón seguido y un tanto más comedido, Dorticós añadió que en ningún momento ha expresado algo irrespetuoso, ni existe ninguna inquina personal, porque tiene buenas relaciones con Gassiev. “Solo he dicho que intentaré noquearlo, algo que afirman todos los boxeadores antes de sus peleas”.

En su combate precedente en cuartos de final, Gassiev, nacido hace 24 años en Vladicáucaso, en la república de Osetia del Norte-Alania y ahora radicado en Big Bear, California, aplicó el cloroformo en el tercer asalto al veterano polaco Krzysztof “El Diablo” Wolodarczyk, el 21 de octubre, en Newark, Nueva Jersey.
“Seguramente será un gran combate”, dijo el avezado técnico Abel Sánchez, al referirse al cercano enfrentamiento de su discípulo. “Dorticós ha probado que es un fuerte pegador, como también lo es Murat. Es un pleito entre los dos de mayor potencia en sus puños y posiblemente los dos mejores del torneo”.
Sánchez -también preparador del kazajo Gennady “Triple G” Golovkin- precisó que como es lógico el entrenamiento para este desafío frente al cubano resultó diferente al que hicieron para el combate ante Wlodarczyk, porque se trata de dos púgiles con estilos y características totalmente diferentes.

Con inocultable satisfacción en su mirada, Sánchez afirmó a los periodistas que “hace un año y medio dije que Murat sería el próximo Golovkin que saldría de mi gimnasio y al parecer la vida me está dando la razón. Sigo pensando igual, pero veremos ahora ante Dorticós si se ratifica ese criterio”.
El ganador del Dorticós-Gassiev avanzará a la final de la Súper Serie, en la que debe rivalizar con el que se imponga entre el ucraniano Oleksandr Usyk (13-0-0, 11 KOs) y el letón Mairis Briedis (23-0-0, 18 KOs. El primero ostenta la faja de la Organización Mundial (OMB) y el otro, la correspondiente al Consejo Mundial (CMB).

El zurdo Usyk, de 30 años, y Briedis, de 32, chocarán el 27 de enero, en la Arena Riga, en Letonia. La final de la división crucero de la WBSS, está señalada en mayo, en Jeddah, Arabia Saudita, donde el ganador se embolsará $ 10 millones y el trofeo Muhammad Alí, que de hecho lo convertirá en la principal figura de las 200 libras.

También en Canal de Boxeo: Chávez Jr. sin oferta formal para enfrentar a “Perro” Angulo

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.