“Abuela” Tori Nelson convencida que derrotará a Claressa Shields -Aunque salvo sus allegados, casi nadie le otorga opciones de triunfo, la veterana estadounidense Tori Nelson, de 41 años, transpira optimismo por cada uno de sus poros de cara al crucial enfrentamiento ante la talentosa joven Claressa Shields, a quien intentará arrebatarle las fajas súper medianas del Consejo Mundial (CMB) y de la Federación Internacional (FIB), el viernes 12 de enero, en el Turning Stone Resort y Casino, de Nueva York.

Convencida de sus habilidades boxísticas, que le han permitido transitar invicta por la disciplina, “Sho-Nugg” Nelson (17-0-3, 2 KOs) asegura que la experiencia es un importante factor de su lado y que se valora en forma excesiva el amplio margen de edad entre ambas.
“La gente sigue preguntando si me preocupa la diferencia de edad”, dijo Nelson a la sección femenina de ESPN. “Necesitan preguntarle (a Shields) si está preocupada por pelear con alguien mayor y que también la supera en sabiduría. Estoy invicta y a todas las que he enfrentado han sido más jóvenes que yo. Claressa va a recibir los azotes de una abuela”.

Al utilizar el término “abuela”, Nelson respondió en forma indirecta a recientes declaraciones de Shields a una emisora radial de Detroit, en la que descartaba que la retadora pudiera derrotarla: “Tori Nelson es una mujer mayor. Me recuerda un poco a mi abuela. Le permitiré llegar al séptimo asalto para ser respetuosa”.
Madre de dos hijos ya adultos, a los que crió sin ayuda paterna, Nelson todavía combina las grandes exigencias del gimnasio con un empleo de camarera en un comedor, lo que le permite afrontar los gastos, porque son exiguos los ingresos provenientes de sus coronas mundiales.
Fiel a su entereza y determinación, Nelson, que debutó en el boxeo profesional a los 29 años, en sus inicios se vio obligada a realizar labores de chofer en un ómnibus escolar, trabajar de mesera en la misma cafetería que todavía lo hace y levantarse de madrugada para encarar la preparación del boxeo, cuando sus dos descendientes eran pequeños.

Después de un debut sin penas ni glorias, que finalizó en empate en 2010, Nelson conquistó la corona vacante mediana del Consejo Mundial (CMB), al imponerse en el quinto pleito por fallo dividido a su coterránea Lorissa “Lori” Rivas, el 29 de julio de 2011, en Puerto España, Trinidad-Tobago.
Y dos años más tarde sumó el cetro, también vacante, de la Asociación Internacional (AIB), por fallo unánime ante la polaca asentada en Estados Unidos Aleksandra Mgdziak Lópes, el 13 de septiembre de 2013, en el Centro de Eventos Twin River, de Lincoln, en el estado de Rhode Island.
“Nací con dotes innatas para el deporte”, añadió Nelson a la cadena ESPN. “Competí en la escuela en atletismo, baloncesto y sóftbol, y creo que esa preparación en la juventud es la que ha contribuido a mis éxitos en el boxeo”.

Al referirse a su duelo frente a la campeona Shields (4-0-0, 2 KOs), Nelson precisa que ha entrenado en forma agotadora durante seis días a la semana, en un agenda que incluye dieta rigurosa y deslindarse de cualquiera de los placeres de la vida. A su dedicación y sacrificios durante mucho tiempo es lo que atribuye sus frutos en el cuadrilátero.
Pero Nelson tiene una adversaria con trayectoria meteórica desde que saltó al deporte de paga, después de conquistar dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Londres-2012 -con solo 17 años y donde la disciplina debutó entre las damas- y Río de Janeiro-2016.

“Estoy verdaderamente emocionada por esta oportunidad que me permitirá demostrar mi talento ante una oponente de calibre como Tori Nelson”, afirmó Shields igualmente a ESPN. “Sé que el 12 de enero será una gran noche para los fanáticos y el comienzo de un año histórico para mí y para el boxeo femenino.
Dueña de la faja del Consejo Mundial (CMB) y de la Federación Internacional (FIB) en las 168 libras, Shields, de 22 años, triunfó en tres pleitos el pasado año, dos antes del límite. En el primero por nocaut técnico en el cuarto asalto versus la húngara Szilvia Szabados, el 10 de marzo, en el MGM Grand, de Detroit, Michigan, que le aportó el cetro vacante de Norteamérica (NABF).

Tres meses más tarde, el 16 de junio, se impuso por unanimidad a su coterránea Sydney LeBlanc, en el Masonic Center, de Detroit, Michigan, que le aportó el cetro Plata del Consejo Mundial (CMB). Y cerró la temporada con el triunfo más resonante de su joven trayectoria, al anestesiar en el quinto round a la alemana Nikki Adler, el 4 de agosto, también en Detroit, que le permitió adueñarse de la faja vacante de la FIB y la del Consejo Mundial (CMB), que ostentaba la peleadora germana.
Nelson (17-0-3, 2 KOs) viene de doblegar en el segundo asalto a su compatriota Latashia “Tasha” Burton, el 4 de noviembre, en Ashburn, Virginia, que significó el octavo fracaso consecutivo de la derrotada.

“Alguien va a perder el invicto el 12 de enero”, expresó Nelson sonriente y acto seguido enfatizó con absoluta convicción. “Y esa no voy a ser yo”.

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.