La Máquina Matthysse busca corona ante desconocido tailandés Tewa Kiram -Después de un frustrante fracaso en 2015, incluida una lesión ocular que estuvo a punto de obligarlo a colgar los guantes, la vida, ese tren rodante de alta velocidad que no nos permite volver atrás, le ha dado una nueva oportunidad de ser campeón mundial al argentino Lucas Matthysse.
Pegador nato, de esos que cargan dinamita en cada puño y hacen añicos la resistencia de los rivales, “La Máquina” Matthysse (38-4-0, 35 KOs) ahora enfrentará al invicto y desconocido tailandés Tewa Kiram (38-0-0, 28 KOs), el 27 de enero, en Inglewood, California, donde ambos lucharán por la faja vacante welter de la Asociación Mundial (AMB), que estaba en poder de Lamont “Estragos” Peterson, quien la abandonó para tratar de conquistar la que posee el imbatido zurdo estadounidense Errol “La Verdad” Spence Jr., correspondiente a la Federación Internacional (FIB), también en las 147 libras.

Fue el revés en el décimo asalto ante el ucraniano Viktor “El Hombre de Hielo” Postol quizás el peor de los cuatro en la exitosa carrera de Matthysse, quien en par de ocasiones ha intentado convertirse en monarca del orbe sin conseguirlo.

El traspié ante Postol le asestó una puñalada casi mortal en su afán de mantenerse en este viril deporte, al que entonces había dedicado 11 años en las filas rentadas, desde aquel debut en el que noqueó en el segundo asalto a su coterráneo Leandro “La Lepra” Almagro, el 4 de junio de 2004, en el Gimnasio Municipal # 1, de su natal Trelew, provincia de Chubut.

Y no solo porque se le hubiera escapado el cinturón vacante súper ligero del Consejo Mundial (CMB), sino porque tuvo que rendirse debido a una peligrosa lesión en uno de sus ojos. “Me explotó una mano en el ojo, sentí un dolor fuerte y por miedo a que fuera un desprendimiento de retina no me levanté”, explicó Matthysse de lo sucedido el 3 de octubre de 2015, en el StubHub Center, de Carson, California, donde miles de seguidores quedaron pasmados al verlo con su rodilla derecha sobre la lona y no ponerse en pie, mientras el árbitro Jack Reiss decretaba el fuera de combate.

Más de un año estuvo Matthysse en la incertidumbre si era prudente colocarse los guantes nuevamente, o por el contrario debía poner fin a su carrera. Pero como buen guerrero y seguramente motivado de que todavía tenía suficiente amor por la disciplina para concretar el sueño de ser campeón mundial, el pasado año decidió lanzarse de nuevo al ruedo. Y lo hizo por todo lo alto, al noquear en el quinto asalto al estadounidense Emmanuel “Transformer” Taylor, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, donde se hizo del título Intercontinental de la Organización Mundial (OMB) y el Internacional de la Asociación Mundial (AMB), ambos en las 147 libras. Como recordatorio de su alto poder de fuego, el chubutense derribó al norteño en el tercero y quinto asaltos.

La actuación lo catapultó hacia el tercer peldaño de la clasificación de la AMB, en tanto Kiram ocupa el primer sitio, por lo que ese organismo autorizó el enfrentamiento que determinará el nuevo monarca welter.

Sobre el pleito que puede aportarle la todavía esquiva y ansiada corona, Matthysse, de 29 años, expresó que “sé que esta es mi última oportunidad y así la he tomado”, dijo en diálogo con ESPN. “Precisamente por eso le he dedicado mucho esfuerzo y he entrenado más duro”.

Matthysse hizo la parte inicial de la preparación en Argentina y después la intensificó en Indio, California, bajo las órdenes de su nuevo entrenador Joel Díaz. “Hemos estudiado bien al filipino y sabemos que es un buen boxeador, alto, que sabe cómo utilizar su estatura”, añadió Matthyse. “Pero estoy seguro que no habrá sorpresas, porque tengo las armas para contrarrestar a un rival peligroso”.

Oriundo de la ciudad de Buri Ram, unos 410 kilómetros al noreste de Bangkok, la capital de Tailandia, Kiram ha efectuado toda su carrera en territorio nacional, con excepción de un pleito en Vientián, Laos, que ganó por nocaut técnico en el tercer asalto hace casi ocho años. En su más reciente reyerta, Kiram venció unánime al también filipino Ramadhani Shauri, en la ciudad de Ramong. Los tres jueces dieron veredicto idéntico de 118-109.

Al referirse a su venidero compromiso, Kiram señaló que “entiendo que muchas personas no me conocen en Estados Unidos, pero van a tener una gran sorpresa”. Y añadió a BoxingScene. com: “Nunca he sido derrotado y estoy totalmente confiado en que regresaré a Tailandia con el título mundial welter en mi poder”.

Matthysse, por su parte, mantiene fresco el recuerdo de aquella derrota por unanimidad ante el puertorriqueño Danny “Swift” García, el 14 de septiembre de 2013, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde estaban en disputa las fajas de súpercampeón de la AMB y la del Consejo Mundial (CMB) en las 140 libras. En la contienda, el argentino besó la lona en el onceno episodio y a su oponente le quitaron un punto por golpe bajo en un duodécimo.

“Sé que el enfoque ahora es para derrotar a Kiram, pero igualmente si gano vendrán las grandes peleas”, afirmó Matthysse. “Estoy dispuesto a pelear contra cualquiera, pero si tuviera la capacidad de hacer la elección, me gustaría la revancha contra Danny García”.

Entrevista a Lucas Matthysse: Entrevista: Lucas Matthysse con nuevos bríos para conquistar corona ante Tewa Kiram

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.