Anthony Joshua frente a Joseph Parker en trampolín hacia Deontay Wilder -En el boxeo casi siempre proliferan más los insultos y las descalificaciones que los hechos. Los púgiles se retan a diestra y siniestra buscando repercusión en los medios de prensa y sitios en Internet, aunque en infinidad de ocasiones se decantan por rivales de poca monta, mientras los fanáticos quedan con la ilusión de aquello que resultó tan solo un espejismo.
Quizás sea el caso de la guerra verbal que ocurre en la división de los mastodontes en estos albores de año. Las figuras de mayor relevancia como el británico Anthony “AJ” Joshua y el estadounidense Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder aseguran que dirimirán la porfía de mejor peso completo del mundo antes que se extinga 2018. Pero la vida en este complejo mundillo obliga a ser cauteloso a la hora de lanzar campanas al vuelo.
Lo concreto, lo inmediato es que Joshua (20-0-0, 20 KOs), monarca de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB) tiene concertado duelo frente al también invicto neozelandés Joseph Parker (24-0-0, 18 KOs), el 31 de marzo, en Cardiff, Gales, en tanto Wilder (39-0-0, 38 KOs) cruzará guantes ante el igualmente imbatido zurdo cubano Luis “King Kong” Ortíz (28-0-0, 24 KOs), el 3 de marzo, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York.
Después de la confirmación del enfrentamiento el domingo 14, dos días después Joshua y Parker ya se lanzaban los primeros trompones salidos de sus enormes gargantas, en una rueda de prensa para promover el pleito. Y allende los mares, Wilder lanzaba alaridos retando al inglés, aunque un juez de Tuscalosa, Alabama, le dio un recto al mentón al condenarlo a 30 días de servicios comunitarios y dos años de libertad condicional, debido a un delito menor por posesión de marihuana, lo que no significará un obstáculo en la asistencia al gimnasio de cara a la riña ante Ortíz.
Joshua, quien viene de noquear en el décimo asalto al camerunés radicado en Francia Carlos Takam, ha señalado en múltiples entrevistas que el africano es solo un trampolín para su gran objetivo: el norteño Wilder, quien en forma temeraria y peligrosa también le resta importancia a su reyerta ante Ortíz.
“Comprendo que primero debo vencer a Parker, pero mi plan es pelear después contra Wilder en Las Vegas”, señaló Joshua ante los periodistas. “Él (Wilder) ha hablado muchísimo y le voy hacer tragar las palabras cuando lo derrote ante su propio público allá en Estados Unidos”.
Durante su exposición, Joshua dijo que en tres ocasiones ha sido derribado, pero de ellas ha aprendido, porque ahora “ningún ser humano podrá detenerme”. Explicó que la primera vez que besó la lona fue en el campeonato europeo cuando era un novato. Después, ante David Price en una sesión de guanteo y la última frente al ucraniano Wladimir Klitschko, en abril del pasado año, aunque finalmente se impuso por nocaut técnico en 11 asaltos, en el Wembley Stadium, de Inglaterra.
Nacido en Watford, de padre africano y madre británica, Joshua, de 28 años, refutó que la caída que le propinó Klitschko en el sexto episodio haya sido un truco para darle más relevancia a su victoria. “He recibido muchas críticas por haber sido tumbado por Klitschko, pero eso es parte de la enseñanza y de la adversidad que me ha posibilitado seguir creciendo. Ahora no existe rival en este mundo que pueda vencerme”, enfatizó.
Parker, de 26 años y 6,4 pies de estatura -dos menos que Joshua-, se impuso por fallo mayoritario al británico Hughie Fury, el 23 de septiembre pasado, en Manchester. donde dos jueces lo vieron ganar fácilmente 118-110 y el otro dio empate a 114.
“He visto a Joshua durante mucho tiempo y sé de sus fortalezas y debilidades”, dijo Parker durante su intervención en la rueda de prensa. “Estoy ansioso porque llegue el momento de la pelea, que será muy física, pero también un desafío mental”.

Wilder, por su parte, ha reiterado que nada de lo que ha visto de Joshua le impresiona y que el triunfo del británico ante Klitschko fue resultado de que el ucraniano tenía un prolongado período de inactividad, además de su avanzada edad (41 años).
“(Joshua) tú no eres un campeón”, expresó Wilder al diario británico The Guardian a finales del pasado año. “Sabes que soy un riesgo muy grande y quieres seguir ganando dinero con fáciles rivales. “Realmente estás llevando tu carrera como un negocio. Si tienes valor, pelea, o dame los cinturones”.

Anthony Joshua frente a Joseph Parker en trampolín hacia Deontay Wilder

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.