El Triturador Kovalev elogia al desconocido Igor Mikhalkin -Los elogios del ruso Sergey Kovalev a su coterráneo y próximo rival Igor Mikhalkin levantan suspicacias, porque su antiguo compañero en la etapa amateur es un desconocido en el mundillo boxístico, que, además, tendrá su “bautismo de fuego” en el añorado Madison Square Garden, de Nueva York.

¿Tiene el zurdo Mikhakin (21-1-0, 9 KOs) las virtudes que le atribuye “El Triturador” Kovalev (31-2-1, 27 KOs), o se trata de una maniobra promocional para que los fanáticos respalden la compra de boletos en la histórica instalación, en la que también cruzarán guantes el invicto kirguizio Dmitry Bivol (12-0-0, 10 KOs) y el cubano Sullivan Barrera (21-1-0, 14 KOs), en un duelo que ha despertado gran interés y tendrá como incentivo la faja semipesada de la Asociación Mundial (AMB), en poder del europeo.

“Es un buen boxeador”, dijo Kovalev, acompañando sus palabras con una sonrisa ante un grupo de periodistas que lo rodeaban en la sede del pleito. “Mikhalkin tiene la misma mentalidad que yo. No entra al ring para dar un paso atrás y vendrá a luchar con intensidad para conquistar el título”.

El título que hace referencia Kovalev es el semipesado de la Organización Mundial (OMB), que obtuvo cuando se encontraba vacante, al anestesiar en el segundo asalto al ucraniano Vyacheslav Shabranskyy, el 25 de noviembre pasado, también en el emblemático Madison Square Garden, de la Ciudad de los Rascacielos.

Casi un año antes de doblegar a ShabranKovalev, Kovalev perdió ese cinturón, así como los correspondientes a la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB) por controvertido fallo unánime frente al estadounidense Andre “El Hijo de Dios” Ward, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, donde las tres boletas de los oficiales mostraron idénticos números: 114-113.

Siete meses después, las dudas quedaron atrás cuando Ward se impuso inobjetablemente por nocaut técnico a los 2:29 minutos del octavo asalto, en el hotel y casino Mandalay, de Las Vegas, donde retuvo las fajas que había arrebatado al europeo en la confrontación anterior.

Ahora bajo la guía técnica de su compatriota Abror Tursunpulatov, Kovalev afirma que “le he entregado las riendas absolutas y estoy bajo su control al ciento por ciento, de acuerdo con su plan de entrenamientos, que incluye todos los detalles de mi vida, comenzando por la hora en que me despierto y me acuesto, los alimentos que debo ingerir y cualquier aspecto que me permita elevar mi rendimiento”.

El astro nacido hace 34 años en Cheliabinsk, en la vertiente oriental de los Montes Urales, que vivió muchos años en Fort Lauderdale, Florida y ahora está asentado en Los Angeles, California, aseguró que no desea poner excusas que permitan malinterpretarlo, pero las dos derrotas ante Ward “fueron la lección de mi vida, porque en los dos últimos años mi agenda deportiva había estado muy afectada, con viajes de ida y vuelta a Rusia, que provocaron bruscos cambios en el metabolismo, así como deficiencias en los entrenamientos e igualmente una dieta deficiente”.

No obstante, Kovalev precisó que no fue por falta de esfuerzos ni tampoco compromiso con su labor en el gimnasio, sino un conjunto de detalles, que ahora trata de maximizar bajo la tutela de Tursunpulatov con el propósito de tener un rendimiento superior.

Kovalev expresó que está muy motivado para el combate contra Mikhalkin y durante la preparación ha hecho varias sesiones de guanteo frente a peleadores de la mano siniestra. “Me siento ahora mucho mejor y más cómodo frente a los zurdos. Espero ofrecer un buen espectáculo ante él”.

Oriundo de la ciudad rusa de Irkustk y asentado en Hamburgo, Alemania, Mikhalkin suma 10 victorias sucesivas, cinco de ellas por unanimidad, la más reciente ante el francés Doudou Ngumbu, a quien venció también en par de choques anteriores. Su único fracaso se lo propinó por fallo unánime, el ruso Aleksy Kuziemski, el 22 de mayo de 2010, en la ciudad germana de Rostock.

“Es un gran honor para mí pelear en Estados Unidos”, dijo Mikhalkin, de 32 años, a través de un traductor. “Será sin dudas el combate más trascendental de mi carrera y frente a Kovalev, el boxeador más fuerte de esta categoría. Por ello quiero demostrarle a los fanáticos estadounidenses que soy un gran competidor”.

Mikhalkin estuvo en negociaciones para enfrentar al invicto zurdo estadounidense Marcus Browne, pero los intercambios se interrumpieron cuando surgió la oportunidad de vérselas ante Kovalev, lo que significaba mayor ingreso monetario y un ansiado título del mundo por medio.

“Sé que soy un desconocido, pero esta es la chance de mi vida”, añadió Mikhakin. “Siempre entrené duro y en esta ocasión he puesto un extra a mi esfuerzo. Kovalev es muy peligroso, está en un nivel superior y de ahí que he hecho todo lo que está a mi alcance para derrotarlo en la Meca del Boxeo. Estoy muy optimista y emocionado con este combate”.

El Triturador Kovalev elogia al desconocido Igor Mikhalkin