Sullivan Barrera arriesga el futuro ante un peligroso Dmitry Bivol -Sullivan Barrera lo sabe. Su futuro está en riesgo. Y para que sea halagüeño debe doblegar al peligroso y prometedor kirguizio Dmitry Bivol, actual monarca semipesado de la Asociación Mundial (AMB), a quien intentará arrebatar la corona el 3 de marzo, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Con 36 años cumplidos el 25 de febrero, el cubano Barrera (21-1-0, 14 KOs) se encuentra en una encrucijada porque no existe mañana sin victoria, o al menos está urgido de una actuación relevante que lo estimule a seguir en la disciplina y que simultáneamente motive a promotores a considerarlo para otros pleitos de relevancia.

Consciente que se las verá con un púgil fuerte y otros sobresalientes virtudes, Barrera se ha vinculado en cuerpo y alma al gimnasio. Y esa dedicación le ha reportado mejoras indiscutibles en la técnica, igualmente con notables incrementos en la masa muscular y en consecuencia con la fuerza de la pegada, que será determinante para tener mayores opciones de doblegar al talentoso boxeador europeo.

“Bivol es un peleador muy bueno, que posee velocidad e igualmente puede noquear con un golpe”, dijo Barrera desde Nueva York vía telefónica a una emisora en Miami. “Tengo que adaptarme cuanto antes a sus características y tratar de imponer mi estilo y habilidades porque este será el combate que puede hacer realidad mi sueño de convertirme en campeón del mundo”.

Después de perder unánime (incluida caída en el 3ro) ante el estadounidense Andre “El Hijo de Dios” Ward en marzo de 2016, Barrera acumula cuatro triunfos consecutivos versus el ucraniano Vyacheslav Shabranskyy (KO-7), los también norteños Paul Parker (TKO-5) y Joe Smith Jr. (UD), así como frente al dominicano Félix Varela (UD).

Pero también en esas victorias Barrera ha evidenciado “mentón de cristal”, una debilidad de enorme riesgo ante Bivol (12-0-0, 10 KOs), que carga dinamita en sus puños. Shabanskyy lo derribó en el 2do asalto, en tanto Smith lo hizo en el 5to, como prueba de su pobre asimilación a los impactos.

Al referirse a esos tropiezos, Barrera expresó que “hay cosas que pasan en la peleas, pero cada vez que pasaron, el interruptor se prendió y me levanté cada vez más peligroso. Eso es algo que espero no suceda ante Bivol, pero de cualquier forma a la gente le gusta el drama y las emociones, y eso siempre ha funcionado a nuestro favor”.

Nacido en Tokmak, ex república soviética de Kirguistán, Bivol, de 27 años, exhibe una racha de cuatro nocauts consecutivos, el último en el primer asalto ante el australiano Trent Broadhurst, el 4 de noviembre pasado, en Monte Carlo, Principado de Mónaco, donde se apropió del cetro vacante semipesado de la AMB.

El título había quedado en el limbo por expresa voluntad del sueco Badou “El Destripador” Jack, quien renunció a la corona el 23 de septiembre, tras imponerse por nocaut técnico en el quinto asalto al galés Nathan “Clev” Cleverly, el 26 de agosto, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas.

Asentado en la Ciudad del Pecado, Jack tenía concertado duelo contra Bivol, el 25 de septiembre, pero el pleito fue suspendido por decisión de Jack. Entonces la AMB aceptó que Bivol, puntero del ranking, enfrentara a Broadhurst (11mo), en tanto Barrera, que aparecía en la segunda posición, quedó sin posibilidad de discutir el título.

Aunque la gran mayoría considera que Bivol saldrá con el brazo en alto por la vía más dolorosa, Derik Santos, el actual entrenador de Barrera afirmó que su pupilo ha tenido una concentración excelente, con todos los recursos, que van desde una adecuada nutrición hasta los aspectos del gimnasio, la táctica, la estrategia y el factor psíquico.

Segundo en la esquina del ruso Sergey “El Triturador” Kovalev durante varios años, Santos señaló a un grupo de periodistas en Nueva York, que se insiste mucho en la velocidad y la juventud de Bivol, pero “puedo asegurar que sobre el cuadrilátero él verá cosas que nunca antes había visto. Si no hace los ajustes imprescindibles, tendrá problemas cuando enfrente a Sullivan. Y que Dios lo ampare”.

Al margen de las palabras de Santos, resulta imprescindible darle “al César lo que es del César”, porque Bivol ha demostrado ser un noqueador implacable, que, además de poseer gran asimilación, es rápido y se desenvuelve bien en la corta y en la media distancias. Como complemento, intentará conseguir el ansiado “boleto” hacia un duelo de unificación ante su coterráneo Kovalev, quien en la misma jornada se mide al zurdo ruso asentado en Alemania Igor Mikhalkin, quien tiene una difícil encomienda ante el ahora monarca de la Organización Mundial (OMB) en las 175 libras.

Sullivan Barrera arriesga el futuro ante un peligroso Dmitry Bivol