Expertos del Diario del Lunes – 9 de abril: Reflexiones sobre otra semana de boxeo -En esta sección semanal de Zona de Boxeo le echamos una mirada crítica a las peleas y eventos del pugilismo de la semana que termina para crear un análisis final de otra semana de boxeo mundial. Sígannos todos los lunes en #EDLenZDB , @Zonadeboxeo y en todas nuestras plataformas

Maidana se lanza como promotor… lanzando alfajores
La escena quizás pasó desapercibida en el resto del mundo, pero no en Argentina. Allá por el 3 de mayo de 2014, justo después de su fallido intento de agenciarse el título mundial en manos de Floyd Mayweather Jr. en el MGM Grand in Las Vegas, el ex campeón Marcos Maidana abrió un pequeño paquete y sacó una galleta recubierta de una sustancia blanca azucarada, y procedió a comerla frente a un comentarista exageradamente enojado por la situación mientras era entrevistado en vivo para todo el mundo, sosteniendo en su mano el empaque metalizado de color azul y crema de la golosina en cuestión.

Ese momento (que curiosamente fue el punto culminante de una cartelera llamada “El Momento”) fue uno de los mayores ejemplos de “PNT” (publicidad no tradicional) en la historia argentina. Ese “alfajor” (tal el nombre del producto en cuestión) cubierto en crema blanca y que Maidana devoró con tanta pasión ya es uno de los bocadillos más populares en kioskos y tiendas de dulces de todo el país. Pero en este caso en particular, las ventas de esta marca en particular se dispararon de la noche a la mañana, forzando al dueño de la fábrica Néstor Hugo Basilotta a incrementar su producción y tomar órdenes de todo el mundo, impulsadas por cientos de personas que querían probar el milagroso alimento que llevó al “Chino” a estar tan cerca de ser el primer boxeador en superar al mejor púgil del planeta.

En su nueva vida como promotor de boxeo, la cual tuvo su comienzo este pasado viernes 6 de abril en una cartelera en la ciudad de Quilmes, Maidana continuó lanzando al mundo la marca Guaymallén (aún hoy visible en su tradicional parche amarillo sobre los pantalones de boxeadores tales como Jesús Cuellar y otros), y esta vez lo hizo de la manera más literal posible. Con Basilotta a su lado, y con los parches amarillos de Guaymallén orgullosamente luciéndose en las esquinas y los aparejos del ring al igual que lo hiciera Maidana en sus propios pantalones durante su carrera profesional, Maidana “hizo llover” alfajores sobre la audiencia presente, lanzando varias docenas de paquetes de varios colores con la ayuda de su primo y compañero de aventuras, “Pileta” Gómez, en lo que constituyó su primera acción oficial como promotor de boxeo profesional.

El video que acompaña a la nota es más que elocuente. Si escribo más, toda esta columna podría transformarse en un “PNT” en sí mismo, pero no quiero robarle ese compromiso a Maidana, quien probablemente hará ese trabajo con la misma felicidad y gratitud con la cual lo hizo en aquel histórico “momento dentro de El Momento” allá por el 2014. – Diego M. Morilla

Erislandy Lara dio espectáculo ante Jarrett Hurd, pero ¿le convino?
El estadounidense Jarrett Hurd le prometió al cubano Erislandy Lara una “tormenta” cuando se vieran las caras el 7 de abril sobre el encordado del hotel y casino Hard Rock, de Las Vegas. Y “El Sueño Americano” no tuvo reparos en responderle que le aplicaría su misma medicina, señal de que estaba dispuesto a intercambiar golpes con un rival más joven, alto, musculoso y con hambre para llevarse a casa las coronas de súper campeón de la AMB y la Organización Internacional (OIB), en poder del zurdo caribeño, junto a la suya de la Federación Internacional (FIB), todas en las 154 libras. El duelo, con abundantes golpes de principio a fin, hizo las delicias del público asistente y también de los decenas de miles que lo siguieron a través de Showtime. La justa y apretada victoria del invicto “Swift” Hurd (22-0-0, 15 KOs) sobre Lara (25-3-2, 14 KOs) es señalada ya por expertos como aspirante a las mejores peleas de 2018, gracias a la intensidad de fuego de ambos gladiadores, quienes pusieron todo el ímpetu para acabar con su oponente, en detrimento de la defensa.

Para la voluminosa humanidad de Hurd (no es descabellado que salte a la división mediana en corto plazo) era vital la batalla de intercambios, que gustosamente y para su beneficio aceptó Lara. Pero, ¿le convino al cubano? Obviamente, NO. Lara es un boxeador técnico, contragolpeador, rápido, elusivo, que aplica con vehemencia y sin resquicios el plan táctico elaborado por sus estrategas. Y salta la pregunta: ¿fueron los preparadores los que conminaron a Lara a batirse de tú a tú con Hurd? O el radicado en Houston, Texas, quiso demostrar que también puede liarse a golpes y salir con el brazo en alto? En modo alguno defraudó Lara. Lo evidencia la votación dividida de los jueces, dos de ellos (Dave Moretti y Glen Feldman) con boletas de 114-113 hacia el estadounidense, en tanto Burt Clements otorgó la misma puntuación en respaldo de Lara. La victoria pudo haber cambiado de bando, de no ocurrir el conteo que propinó Hurd a Lara faltando 37 segundos para que finalizara el pleito, consecuencia de una combinación, con cierre de gancho de zurda. Desde 2015, el nacido en la oriental provincia de Guantánamo no recibía una cuenta protectora y fue a manos de Alfredo “El Perro” Angulo. Sin dudas, en el combate hubo acción, dramatismo … y espectáculo. Lara por momentos, sobre todo al principio, evidenció superior dominio técnico y el mejor boxeo. Pero no la consistencia de Hurd ni el volumen de impactos. Se decidió a pelear en territorio enemigo y pagó las consecuencias. – J.J. Álvarez

“Chunky” DeGale desea enfrentar al “Santo” Groves
Casi cuatro meses después de perder el cinturón súpermediano de la Federación Internacional (FIB), el inglés James “Chunky” DeGale (24-2-1, 14 KOs) regresó “de sus cenizas”, como la mitológica Ave Fénix, y se impuso unánime al que resultó su verdugo en diciembre pasado, el estadounidense Caleb “Golden” Truax (29-4-2, 18 KOs), quien tuvo que lidiar con una dura crítica tras aquella victoria mayoritaria (115-112, 116-112 y 114-114) en territorio inglés, a tal punto que fue considerada por los medios británicos la “peor decisión de los jueces en 2017”. Ahora la revancha tuvo un resultado diferente, pues los tres oficiales dieron su veredicto al británico, con boletas de 117-110 y 114-113 (2), en el hotel y casino Hard Rock, de Las Vegas, escenario sin dudas desfavorable para el nacido en Harlesden, un barrio en el norte de Londres, la capital de Inglaterra.

Previo a este segundo duelo, DeGale precisó que se encontraba completamente recuperado de la intervención quirúrgica, que le causó algunas limitaciones en el revés anterior. Dijo que con total vehemencia, que el resultado sería diferente, lo que refutó Truax con idéntica pasión. Y el pleito del este 6 de abril comenzó con indiscutible dominio del británico en los dos primeros episodios. Pero un cabezazo fortuito puso una cuota de dramatismo inesperada: un peligroso corte sobre el ojo derecho de DeGale, que propició abundante sangre durante el resto del enfrentamiento. “No podía ver”, explicó el ganador todavía sobre el tapiz, después de reconquistar la corona. “Mostré que tengo corazón y que no me limitan las dificultades”. Tampoco eludió reconocer la labor de su oponente, porque “le doy todo el crédito a Caleb, que por derecho propio hay que incluirlo entre los mejores (de las 168 libras)”. Al exponer su objetivo inmediato, DeGale, de 32 años y monarca olímpico en Londres-2012, precisó que es consciente le restan quizás un par de años en el boxeo y antes de colgar los guantes desearía chocar contra su coterráneo George “El Santo” Groves (27-3-0, 20 KOs), finalista de la Súper Serie Mundial (WBSS) y adversario del también británico Callum “El Mundo” Smith, en pleito que inicialmente estaba pactado el 2 de junio, en Londres, pero será pospuesto, pues Groves sufrió una dislocación de su hombro en febrero, cuando se impuso unánime al también inglés Chris Eubank Jr., en la ronda semifinal de ese certamen. – J.J. Álvarez

“JRock” Williams triunfa en guerra ante “No Problem” Gallimore
Además de una batalla campal sobre el cuadrilátero, y varias excentricidades del derrotado, también hubo una guerra de palabras previa al combate entre el estadounidense “JRock” Williams (25-1-1, 15 KOs) y el jamaiquino asentado en Chicago Nathaniel “No Problem” Gallimore (20-2-1, 17 KOs), quien había asegurado que además de vencer, despedazaría al norteño. No se cumplió ese presagio, porque pegando un mayor volumen de golpes, Williams recibió votos favorables de 117-110 y 116-112, en tanto la jueza Patricia Morse otorgó empate a 114, que no se corresponde con la sucedido sobre el ring, pues Williams pegó casi el doble que su rival, aunque justo es señalar que fue una pelea muy competitiva, de sólidos y constantes cruces de metralla por uno y otro. Consecuencia de los fuertes impactos de Williams, Gallimore estuvo a punto de ser noqueado en el undécimo, cuando recibió un gran barraje de impactos y estaba al límite del cansancio. Pero el árbitro Tony Weeks permitió que concluyeran los tres minutos reglamentarios, que el caribeño pudo transitar a duras penas. Ahora Williams ganó el derecho de chocar contra el estadounidense Jarrett “Swift” Hurd, quien ostenta la corona de la FIB, además de la correspondiente a súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), que arrebató en la misma cartelera al zurdo cubano Erislandy Lara. – J.J. Álvarez

“El Matador” Mayorga debe retirarse
Como parte de la vida, el boxeo tiene su ascenso, clímax y curva descendente. Es un proceso al que nadie, absolutamente nadie, escapa. Y es lo que debe asimilar de una vez por todas el nicaragüense Ricardo “El Matador” Mayorga(32-11-1, 26 KOs), una estrella de la disciplina, quien está exponiéndose a un final traumático, de imprevisibles consecuencias, tras 25 años recibiendo impactos en su anatomía y ahora solo impulsado por necesidades económicas. Mayorga, con 45 años cumplidos el 10 de marzo, cayó por nocaut en el octavo asalto por el mexicano Rodolfo “La Cobrita” Gómez (13-4-1, 9 KOs), el 7 de abril, en la Energy Arena, de Laredo, Texas, donde el árbitro consideró que el peleador nicaragüense no deseaba seguir peleando, pues se encontraba carente de reservas físicas para continuar en la lidia. Vale señalar que “La Cobrita”, 17 años más joven que Mayorga, en modo alguno mostró superioridad técnica o atributos boxísticos para merecer el triunfo e incluso fue el veterano ex campeón mundial, el que llevó las riendas del combate, aunque sin una preparación adecuada, que al final le pasó factura para verse obligado a no seguir en la reyerta.

Tan pobre fue el desenvolvimiento del mexicano, que incluso el público – su público – respondió en forma atronadora que prefería una pelea entre Mayorga y Antonio Margarito, que verlo de nuevo versus Gómez, nacido en Nuevo Laredo, Tamaulipas y asentado en la ciudad de Laredo, del lado estadounidense. “Todo hombre quiere el nocaut, pero no pude lograrlo”, dijo Mayorga visiblemente agotado y con sentidas palabras después del pleito. Allegados al peleador pinolero, aseguran que se ha mantenido en activo presionado por la necesidad de ganar dinero, consecuencia de una mala administración de los millones de dólares que ganó en su época de esplendor. Pero el quinto campeón mundial nicaragüense debe colgar los guantes definitivamente. Ya no tiene condiciones para seguir boxeando. De continuar exponiéndose, podría tener secuelas graves para su salud. La vida, que es lo más importante, sigue después del boxeo. – J.J. Álvarez