Canelo Álvarez, suspendido en Nevada por seis meses por uso de drogas
En una decisión que se considera favorable para el infractor, la Comisión de Atletismo del Estado de Nevada acaba de aprobar por votación unánime la suspensión del mexicano Saúl “Canelo” Álvarez durante seis meses para el ejercicio del pugilismo en ese estado, y por consiguiente, en todos los estados y países que tienen convenio de reciprocidad con ellos.

Apenas se acababa de conocer la noticia de la realización del combate entre Gennady Golovkin y Vanes Martirosyan para el próximo 5 de mayo, y ya llegaba a nuestros oídos la noticia que hubiese causado la cancelación total de esa fecha si es que el mundo del boxeo decidía esperar a que Canelo llevara adelante su pedido de audiencia para aclarar las razones por las cuales dio positivo en dos pruebas de drogas consecutivas.

En lugar de eso, Golovkin expondrá su título mediano ante el armenio Martirosyan en California, esperando que Canelo se recupere de su reciente operación en la rodilla y que su suspensión expire para probablemente reanudar su carrera en agosto con vistas a una revancha en septiembre próximo, cuando ya se cumpliría un año del primer choque entre ambos.

Álvarez tenía pensado disputar el resultado de las pruebas de drogas, aduciendo que su consumo de clembuterol en niveles muy bajo era coherente con su consumo de carne vacuna de origen mexicano, un país donde esa droga es comúnmente usada como complemento hormonal del ganado en pie. Pero finalmente decidió atenerse a las sanciones que le impusiera la poderosa comisión estadounidense y aprovechar el tiempo muerto para operarse de la rodilla y recuperarse completamente antes de la esperada revancha tras el memorable empate que ambos protagonizaron en septiembre pasado.