La guerra entre Adonis Stevenson y Badou Jack terminó en empate -Ninguno de los cumplió su promesa. Porque ni Adonis Stevenson noqueó a Badou Jack, ni éste le arrebató la corona mundial semicompleta del Consejo Mundial (CMB), que el haitiano-canadiense expuso por novena ocasión, el 19 de mayo, en el Air Canada Centre, de Toronto.

Al margen de alardes y exageraciones pre-combate, “Superman” Stevenson (29-1-1, 24 KOs) y “El Destripador” Jack (22-1-3, 13 KOs) ofrecieron un animado choque, que pudo finalizar antes del límite, porque ambos arriesgaron la anatomía por llevarse el triunfo y tuvieron momentos alternos para conseguirlo a lo largo de los 12 asaltos. Los oficiales Guido Cavalieri y Eric Marlinski votaron el pleito 114-114, en tanto Jesse Reyes otorgó ventaja de 115-113 al sueco, radicado en Las Vegas.

Y como era de esperar en un duelo de constantes intercambios de principio a fin, ambos consideraron que merecían la victoria, la que no le otorgaron los jueces.

“Es un boxeador hábil, pero mantuve la presión sobre él”, dijo Stevenson, quien había conquistado la faja de las 175 libras, al noquear en el primer asalto al estadounidense Chad “El Malo” Dawson, el 8 de junio de 2013, en la misma sede donde enfrentó ahora a Jack, “Usé las dos manos, lo golpeé fuerte con la derecha y al final él estaba fatigado. No tengo dudas que gané la pelea”.

Impactos de uno y otro desde el campanazo inicial y hasta el mismo cierre, presagiaban un cierre anticipado por la vía del cloroformo. Pero los dos resistieron estoicamente el poder de fuego del adversario, lo que convirtió en manicomio el Bell Centre, sobre todo cuando Stevenson llevaba la iniciativa.

Stevenson llevó la mejor parte en los primeros compases del duelo y quizás hasta el sexto asalto, pero Jack estuvo más activo y sumó más cantidad de golpes en la segunda fracción del enfrentamiento. Los números estadísticos también reflejan la superioridad del europeo del sexto al décimo: 114 impactos por solo 40 de Stevenson, quien pegó un derechazo que estremeció a Jack en el décimo. En el siguiente, nuevamente el local lideró la reyerta y ambos cerraron a todo tren en un intento postrero para inclinar la balanza a su favor.

“Definitivamente gané la pelea”, aseguró Jack, quien sumaba seis victorias y un empate en sus últimos siete compromisos. “No tengo idea de por qué los jueces ofrecieron esa votación. Soy uno de los mejores boxeadores (de esta división), pero no puedo hacer nada al respecto. No soy parte del jurado y por eso tengo que respetar la decisión”.

Asentado en la Ciudad del Pecado, Jack se mantiene imbatido desde hace cuatro años, cuando el estadounidense Derek “El León Negro” Edwards le aplicó el cloroformo en el mismo primer asalto, en Verona, Nueva York. Coincidentemente, Edwards había sido víctima de los puños de Stevenson tres años antes, quien lo noqueó en el tercer round, después de derribarlo en par de ocasiones en el segundo.