Leo Santa Cruz vs Abner Mares: guerra garantizada en Los Ángeles -Cuando rivalizan dos mexicanos, como ocurrirá en los próximos días cuando se enfrentan en la revancha Leo Santa Cruz y Abner Mares, los fanáticos tienen garantizados un gran espectáculo, en el que habrá permanentes intercambios hasta el final, sin que ninguno de los dos ceda o saque bandera blanca de rendición ante los ataques del adversario.
Ahora con la faja de súper campeón pluma de la Asociación Mundial (AMB), “Terremoto” Santa Cruz (34-1-1, 19 KOs) intentará defender por segunda ocasión el título que conquistó por fallo mayoritario, también en un segundo pleito, ante el norirlandés Carl “El Chacal” Frampton, el 28 de enero del pasado año, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Muy disputada resultó también la segunda confrontación Santa Cruz-Frampton. La votación de Dave Moretti y Glend Feldman coincidió en un 115-113, en tanto Burt A. Clemens estimó que cada uno había llevado la mejor parte en seis asaltos y entregó boleta de 114-114.

Para Santa Cruz, de 29 años, nacido en Huetamo, Michoacán de Ocampo, y asentado desde hace varios años junto a su familia en Rosemead, California, el triunfo le permitió recuperar la corona de las 126 libras, que Frampton le había arrebatado seis meses antes, igualmente con fallo mayoritario, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York.

Precisamente, Santa Cruz se apropió del título en poder de Mares -en otra decisión mayoritaria-, el 29 de agosto de 2015, en el Staples Center, de Los Angeles, California, donde tendrá lugar el 9 de junio la venidera disputa, que los dos guerreros aztecas prometen convertir en una guerra campal hasta el cierre de las acciones, si es que ambos llegan al límite de los 12 asaltos programados.

En esa oportunidad, dos de los jueces estimaron ganador a Santa Cruz con boletas de 117-111 conferidas por Steve Morrow y Jesse Reyes, mientras Max De Luca no dio ni vencedor ni vencido: 114 puntos para cada oponente.

Casi tres años después de aquel enfrentamiento, Santa Cruz asegura que en estos momentos es un boxeador mucho más completo que la vez anterior y que ha aprendido a hacer ajustes durante los combates. “Soy mejor que cuando peleé con Mares en 2015 y eso me ayudará para que luzca incluso en forma superior cuando estemos frente a frente”, afirmó Mares durante una sesión de entrenamiento en Los Angeles.

En octubre último, Santa Cruz anestesió en el octavo episodio al estadounidense Chris “El Sicario” Avalos, en el StubHub Center, de Carson, California, donde el árbitro Thomas Taylor detuvo las acciones, después que habían transcurridos 1:34 minutos de esa fracción.

Al referirse a su rival, Santa Cruz afirmó que Mares “Ha lucido mejor en las peleas más recientes”, pero no tanto como para considerar que ha alcanzado un nivel tan elevado, que resulte imposible de derrotar. “Mostró cierta mejoría, pero yo me he desarrollado mucho más”, expresó Santa Cruz.

Mares, de 32 años, suma par de victorias, después del revés ante Santa Cruz. En el más reciente éxito, doblegó en 10 asaltos al mexicano Andrés “Jaguarcito” Gutiérrez, en el StubHub Center, durante la la misma cartelera en que Santa Cruz se impuso a Chris Avalos. Esa fue la primera defensa del cetro “regular” de la Asociación Mundial (AMB), correspondiente a las 126 libras, que había obtenido ante el argentino Jesús “El Jinete” Cuéllar, en diciembre de 2016.

Bajo la avezada pupila del entrenador mexicano Robert García desde 2016, Mares dijo a The Informer que “llevo dos años con él y he cambiado mucho, he crecido tanto en lo personal como en el boxeo. La evolución se ha visto en mis dos últimas peleas. Entrenar con García ha dado muy buenos resultados”.

Mares precisó que en la anterior reyerta frente a Santa Cruz tuvo varios fallos en la aplicación del plan táctico y en sentido general hizo la pelea equivocada. “No he visto todo el combate, pero recuerdo los errores que cometí y aún así el resultado fue cerrado. Imagínense si hago los ajustes necesarios. Creo que la pelea hubiera sido a mi favor y más fácil. Así que ahora habrá dos o tres cambios. Utilizaré más movimientos, un poco más de ángulos, cosas así, pero al final del día, el entrenador es quien lleva ese rol y yo soy el alumno”.

García reconoció que “éste será el combate más grande en la carrera de Abner e igualmente desde que se unió a mi equipo. Sabemos que no será fácil, pero en la forma en que ha entrenado, el nivel actual que tiene, y si es capaz de seguir las instrucciones, esos factores marcarán la diferencia para que el 9 de junio haya un resultado diferente en esta revancha”