“Chocolatito” González continúa en caída libre -Causa asombro y en cierta medida tristeza, lo que le sucede al púgil nicaragüense Román González. Su carrera boxística y, paralelamente su vida en general, han caído por un despeñadero, que parece no tener vuelta atrás desde aquel estrepitoso fracaso por nocaut frente al tailandés Wisaksil Wangek, en septiembre del pasado año.

Ese enfrentamiento, el 9 de septiembre de 2017, marcó para siempre la trayectoria de “Chocolatito” González (46-2-0, 38 KOs), porque además de significar el segundo revés consecutivo ante el asiático, fue por la vía del cloroformo en solo cuatro episodios, cuando todavía el centroamericano estaba en la cima de la ola y considerado uno de los mejores libra por libra del mundo.

Falto de garra, de una defensa sólida, de insuficiente o acertada preparación táctica, González besó la lona en ese fatídico cuarto episodio, víctima de los puños de Wangek, quien al ver “tocado” a su rival, se lanzó a rematarlo y lo consiguió al minuto y 18 segundos, cuando el árbitro Thomas Taylor terminó las acciones, en previsión de males mayores.

Seis meses antes, Wangek, conocido por el pseudónimo de Srisaket Sor Rungvisai, dio la sorpresa al imponerse por fallo mayoritario a González, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York.

Dos de los jueces, Glen Feldman y Julie Lederman vieron ganar al tailandés, otorgando puntuaciones de 114-112, en tanto la neoyorquina Waleska Roldán otorgó 113 unidades para uno y otro.

El descalabro ante Wangek fue el inicio de la situación actual de González, quien se había adueñado de su cuarta corona, la de las 115 libras, por decisión unánime en septiembre de 2016, frente al mexicano Carlos “El Príncipe” Cuadras, quien exponía la faja por séptima vez.

Han transcurrido casi 16 meses desde que Wangek derribó a “Chocolatito” y continúan los males del pequeño boxeador nacido en el barrio La Esperanza, de Managua. Hace pocas horas, la Comisión Atlética de California (CSAC, en inglés) decidió suspender “indefinidamente” al tetracampeón mundial, hasta tanto se someta a pruebas neurológicas.

“Ramón González está actualmente bajo suspensión indefinida y necesitará nuevas pruebas neurológicas para que se levante la sanción”, explicó la CSAC en una nota, que dio a conocer el diario nicaragüense La Prensa. “Con una suspensión médica, el boxeador no puede pelear en ninguna otra parte, hasta que se aclare la situación. Los exámenes deben ser hechos por un médico en Estados Unidos”.

Obviamente, la decisión de las autoridades de California tiene como principal propósito descartar que González presente daños en el sistema nervioso y que puedan afectar su vida posterior, aunque vale mencionar que Román al finalizar el pleito con Wangek fue trasladado a un hospital de la ciudad, donde le realizaron varias pruebas, sin que se detectaran traumas ni complicaciones de ningún tipo, como tampoco ha ocurrido hasta la fecha.

La medida de la Comisión de California coloca un signo de duda sobre las declaraciones de Tom Loefler, presidente de 360 Promotions, quien afirmó que la ausencia de González en la cartelera del 5 de mayo, en la que el kazajo Gennady Golovkin, campeón mundial mediano, noqueó en el segundo asalto al armenio Vanes Martirosyan, se debió a un asunto de visado, dado la convulsa situación que ocurre en Nicaragua desde el mes de abril.

“Todo estaba listo para que él (González) fuera el co-estelar”, expresó Loeffler, horas antes del pleito de “Triple G” Golovkian y “La Pesadilla” Martirosyan, en el hotel Sheraton, de Los Angeles. “Las condiciones estaban dadas a través de su apoderado Carlos Blandón, con el señor Akihiko Honda, pero por un problema de visa no pudo estar aquí”.

Aunque fuentes en Managua, capital de Nicaragua, aseguran que González atraviesa una complicada situación e incluso se encuentra alejado de los entrenamientos, Blandón señaló a ESPN Deportes que el boxeador centroamericano podría regresar al cuadrilátero en septiembre si finalmente se regulariza el asunto de la visa, porque el trámite de la suspensión se resolvería con su visita a los galenos de Estados Unidos, ya que la salud del púgil no presenta ningún signo visible de deterioro a consecuencia de los golpes recibidos ante Wangek.

Pendiente todavía por resolver esos obstáculos, en el ambiente flota la posibilidad de que el próximo compromiso de González sea ante el invicto inglés Khalid Yafai (24-0-0, 15 KOs), monarca súpermosca de la Asociación Mundial (AMB), vencedor por nocaut en el séptimo asalto ante el mexicano David “El Severo” Carmona, el 26 de mayo, en la Arena Save Mart, de Fresno, California.

Eddie Hearn, promotor de Yafai, afirmó después del triunfo de su representado, que ya están en negociaciones con el grupo de “Chocolatito” para efectuar el combate, aunque no descartó que pueda existir un pleito de unificación con el filipino Jerwin “Pretty Boy” Ancajas, dueño del cinturón súpermosca de la Federación Internacional (FIB) y victimario por fallo unánime del también filipino Jonas “El Zorro” Sultan, en la misma cartelera que Yafai se impuso a Carmona.

“Kal (Yafai) hizo un comunicado en el que expresa que está listo para buscar la unificación, pero también le gustaría enfrentarse a ´Chocolatito”, añadió Hearn a Sky Sports. “De cualquier forma, se avecinan momentos trascendentales para Kal en el futuro inmediato. Estoy seguro de eso”.